preces


También se encuentra en: Sinónimos.

preces

(Del lat. preces, ruegos.)
1. s. f. pl. RELIGIÓN Versículos tomados de la Biblia y oraciones destinadas por la Iglesia para pedir a Dios socorro en las necesidades generales o particulares.
2. Ruegos, súplicas o peticiones. demanda
3. RELIGIÓN Oraciones que se dirigen a Dios, a la Virgen o a los santos. plegaria
4. RELIGIÓN Súplicas o instancias con las que se pide y obtiene una bula cumplir con el precepto.

preces

 
f. pl. teol. Versículos tomados de la Sagrada Escritura y uso de la Iglesia.
Oraciones dirigidas a Dios, a la Virgen o a los santos.
Ruegos, súplicas.
catol. Súplicas o instancias con que se pide y obtiene una bula o despacho de Roma.

preces

('pɾeθes)
sustantivo femenino plural
oraciones elevadas a una divinidad El sacerdote destinó sus rezos a los evacuados de la catástrofe.
Sinónimos

preces

sustantivo femenino plural
1 plegarias, oraciones, rezos.
2 ruegos, súplicas.
Traducciones

preces

preces

preces

preces

preces

preces

preces

preces

preces

SFPLprayers, supplications
Ejemplos ?
A veces se cree que llora, Y otras, con voz insegura, Preces por bajo murmura, Que son conjuros tal vez; Y a veces, con ira impía, Jura, y maldice, y blasfema, Provocando un anatema De Dios, con su insensatez.
-Sin embargo -añadía- yo no sucumbiré, porque estoy decidido a no declararme a doña Engracia, y ella, es claro que no se atreverá a ser la que envide; porque, como dice el condenado pagano, no hay que esperar que la mujer emprenda el ataque, aunque lo desee: Vir prior accedat; vir verba precantia dicat: Excipiet blandas comiter illa preces.
Y por supuesto que estas actitudes no dejaron de molestar a algunos, sobre todo al zorro humorista que esperaba el momento adecuado para bajarle los humos al vanidoso. Mientras tanto, la animalidad iba por los campos rumbo al monte repitiendo sus preces con devota monotonía: -¿Dios tlacuachito!
No puede más, no puede: aunque la vea todo Medellín llora con ese llanto que no es posible ocultar; recibe a su Dios; eleva su hacimiento de gracias; despídese de su Madre y la pide su bendición con el lenguaje de las lágrimas, que en su emoción no le es dado ajustarse a las palabras consagradas de las preces ni hallarlas por lo pronto.
Tal fue su plegaria. El próvido Zeus atendió las preces del anciano Nelida, y tronó fuertemente. Los teucros, al oír el trueno de Zeus, que lleva la égida, arremetieron con más furia a los argivos, y sólo en combatir pensaron.
Muchedumbre de fieles se desborda en la que fue mezquita de Omar; resuena el órgano como intérprete de tanto corazón; por el dombo anchuroso suben las preces entre gasas de incienso.
En los grandes días de perdón, cuando se despuebla el purgatorio, allá se queda esa alma solitaria. Si vuestras preces no acortan el plazo irrevocable, amenguan, al menos, el fuego blanco de la purificación.
Lo que menos era, el pobre; pero no sólo lo sabían inofensivo, sino que pocos eran, en la vecindad, los que no habían tenido ocasión de ir a buscarlo a su casa, encontrándolo siempre dispuesto a venir, a cualquier hora, a cristianar a un recién nacido, en peligro de muerte, o a rezar, en un velorio, las preces de los difuntos.
Girando y girando devanaron el vals, dieron vueltas algunos en parejas sonrientes; con el paso afectado de un viajante, algunos se acercaron con sigilo al peldaño y con burla sutil y mirar de malicioso servilismo todos ayudaron a decir nuestras preces.
Jesús, que limpio del borrón infausto de la culpa mortal del primer hombre, al viejo mundo de esperanza exhausto, te viniste a ofrecer en holocausto de su maldita descendencia en nombre; Jesús, Hijo de Dios y de María, lluvia del campo, aroma de las flores, vida del universo y luz del día, oye las preces que mi fe te envía desde la tierra, lecho de dolores.
116 A menudo, con el ardoroso ánimo del cazador, inquiriendo cómo canciones podría a ti enviarte del Batíada, con que yo te calmara hacia nos, y no se me intentara enviar disparos hostiles sin fin a mi cabeza, esta labor veo ahora que por mí en vano asumida fue, Gelio, ni nuestras preces aquí valieron.
Arrodilla, arrodíllate en la tierra donde segada en flor yace mi Lola, coronada de angélica aureola; do helado duerme cuanto fue mortal; donde cautivas almas piden preces que las restauren a su ser primero, y purguen las reliquias del grosero vaso, que las contuvo, terrenal.