pratense

(redireccionado de pratenses)

pratense

adj. Que crece o vive en el prado.

pratense

 
adj. Que se cría o vive en el prado.
Traducciones

pratense

prataiolo
Ejemplos ?
28, 1982, págs. 131-146. Estudio del comportamiento de diferentes especies pratenses frente a factores edáficos y de manejo. I. Gramíneas y leguminosas.
Oliveira Prendes, José Alberto. Utilización agronómica de gramíneas pratenses de la Cordillera Cantábrica. Área de Producción Vegetal.
Produce forraje de buena calidad, mejor que la mayoría de las gramíneas pratenses, pudiendo llegar a alcanzar un valor pratense de 5.
Su producción es inferior en comparación con otras gramíneas pratenses de la zona templada aunque presenta una buena capacidad de rebrote y responde bien a los pastoreos intensivos.
Sin embargo las especies herbáceas y pratenses, estacionales y de pequeño porte son su mayor riqueza, ya que el campo de maniobras no ha sido tratado nunca con herbicidas y está vedado al pastoreo desde su implantación por lo cual varias de las especies presentes son ahora raras o están extinguidas en el hábitat estepario y con ellas las especies animales invertebradas que dependen de ellas (Coleopteros, ortopteros no voladores, lepidopteros).
En los prados viejos suele haber muchas especies de otras familias que, en principio, deben eliminarse de la competencia con las pratenses más productivas; sin embargo, no todas ellas merecen el nombre de malas hierbas, pues parecen tener ciertas virtudes en la alimentación del ganado; en muchas de ellas se ha encontrado un mayor contenido mineral que en las pratenses cultivadas.
La zona mediterránea, y concretamente la península Ibérica, destaca por su riqueza en pratenses leguminosas; además de los géneros citados abundan los Hippocrepis, Coronilla, Astragalus, Hedysarum y Scorpiurus.
Esta climatología favorece el desarrollo rápido de las especies pratenses de excelente calidad presentes en los abundantes prados naturales y pastos existentes en la zona, lo que permite, además de recursos alimenticios basados en forrajes frescos, durante todo el año, un acopio para los días en que las condiciones climatológicas resultan adversas.
No obstante, con la continua extracción de hierba se producen en el prado pérdidas de elementos nutritivos que hay que restituir al suelo; la fertilización periódica es necesaria para asegurar la permanencia y productividad del prado, adelantando además el periodo de crecimiento, ya que a bajas temperaturas se inmovilizan en gran parte los nutrientes procedentes de la actividad de los organismos del suelo; pero ha de tenerse en cuenta: el déficit de elementos que sufra el suelo, la capacidad de asimilación de las pratenses instaladas y la intensidad y forma de los aprovechamientos.
En la implantación de un prado hay que contar con las condiciones para la mecanización rentable de las labores a realizar: preparación del terreno, siembra, enmiendas, fertilización y recolección. Las pratenses se siembran generalmente a muy poca profundidad, sobre todo si el suelo es húmedo y pesado.
A la aplicación de los distintos abonos responderá el prado con la predominancia de unas u otras especies; en general, los abonos fosfatados son esenciales, ya que el fósforo extraído con la hierba no vuelve al prado; favorecen especialmente el desarrollo de las leguminosas y estimulan la formación de renuevos; el potasio aumenta la resistencia de las pratenses al frío y coopera a la formación de reservas; su deficiencia la acusan especialmente las leguminosas en competencia con las gramíneas, que lo asimilan mejor; en regiones lluviosas suelen escasear este elemento y el calcio.
Álvarez M.A., y Morey M.; Ecología de leguminosas pratenses en relación con algunos factores ambientales en la cuenca baja del Narcea (Asturias); Revista Pastos, vol.