pródigo

(redireccionado de pródigos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con pródigos: dilapida

pródigo, a

(Del lat. prodigus .)
1. adj./ s. Que malgasta no le queda nada de la herencia porque es muy pródigo con el dinero. derrochador ahorrador
2. adj. Que se comporta con generosidad y desinterés con sus amigos es muy pródigo en favores. generoso
3. Que produce muchos bienes la naturaleza es pródiga con el hombre. dadivoso

pródigo, -ga

 
adj.-s. Disipador, gastador, manirroto.
adj. Que desprecia generosamente la vida u otra cosa estimable.
Muy dadivoso, que produce o da en abundancia una cosa.

pródigo, -ga

('pɾoðiγo, -γa)
abreviación
1. que otorga cosas con generosidad una mujer pródiga en buenas acciones
2. persona que desperdicia su dinero o bienes inútilmente un hijo pródigo
Sinónimos
Traducciones

pródigo

verloren

pródigo

방탕한

pródigo

/a
A. ADJ
1. (= exuberante) → bountiful
un discurso pródigo en citas bíblicasa discourse rich in biblical quotations
fui tan pródigo en los pormenores queI was so lavish in o with details that ...
la pródiga naturalezabountiful nature
2. (= generoso) → lavish, generous (de with) ser pródigo de sus talentosto be generous in offering one's talents
3. (= derrochador) → prodigal, wasteful
hijo pródigoprodigal son
B. SM/F (= derrochador) → spendthrift, prodigal
Ejemplos ?
Así cuentan los Arabes sus leyendas, pródigos de las flores de su rica imaginacion, y así he contado yo la de Al-hamar, la cual no es mas que una imitacion de las narraciones y libros árabes.
Me trae a esta Casa —declaro lo que todos sabéis— más vuestra liberal dádiva que mi escurrido merecimiento y pienso que pecaría por omisión si no os advirtiese del peligro que corréis, si repetís vuestras tolerancias, de ser declarados pródigos por la historia.
Ese Dios de cuya mano brotó la creación y en un instante la alumbró con su soplo soberano, ese sol encendiendo rutilante: ese Dios cuyo afán, cuyo cariño paternalmente cuida del imperfecto ser que nace niño sin medios de guardar su débil vida; que el camino señala a los torrentes lo mismo que a los límpidos arroyos, abriendo a sus vertientes sulcos escasos o profundos hoyos; que da a los mares y a los campos galas y exquisitos primores, criando en sus espaldas y en sus senos peces los unos, y los otros flores, perlas aquéllos, nácar y corales, y éstos rosas y pródigos frutales...
Si él fue liberal en prometer, sus cautivos fueron pródigos ofreciéndole de alcanzar la luna del cielo, cuanto más a Leonisa, como él diese comodidad de hablarla.
Y el pueblo de Judea quería esos monises para el tesoro de su nación; y abriría un pozo de siete codos y siete palmos y siete líneas, en siete barrios siete veces más oscuros y más tristes que la noche, y en ellos los sepultaría hasta la venida del Señor. Porque los hijos de Israel son pródigos de verdad.
Por otra parte, es muy frecuente que estos grandes predicadores de la tolerancia sean, en la práctica, estrechos e intolerantes cuando se trata del catolicismo. Los que son pródigos en repartir a todos libertades sin cuento, niegan continuamente a la Iglesia su libertad.
Ninguno de ellos tiene casa o heredad, ni cuidan de ello; dondequiera que llegan, los reciben y sustentan, pródigos de los bienes ajenos y despreciadores de los propios, hasta que con la vejez pierden la sangre, y con ella se reducen a estado de no poder llevar tan áspera y rigurosa virtud.
Los cuatro eran muy tímidos, todavía embarazados, pero, alentados por sus guías, desempeñaron bastante bien sus deberes, y el duque eyaculó. Los otro tres, más reservados y menos pródigos de su semen, se hicieron penetrar tanto como él, pero no pusieron nada del suyo.
XI No quisiera morir, pero el adiós es cierto; adiós a las envidias brutas de pequeños renacuajos políticos de los tormentos; adiós a los rencores mustios, ¡altaneros!, de simplemente cuidapuertas cancerberos; adiós a puñetas morales de gobiernos que luego de pecar se visten de paperos; adiós a los ilusos; adiós los perversos; adiós a los mostrados; adiós encubiertos; adiós los pródigos; adiós los avarientos, agiotistas de su propia caca… hambrientos; adiós a la fealdad; adiós todo lo bello; adiós a lo vital y adiós, adiós lo yerto.
Atentamente miró Rodolfo el retrato, y dijo: -Si los pintores, que ordinariamente suelen ser pródigos de la hermosura con los rostros que retratan, lo han sido también con éste, sin duda creo que el original debe de ser la misma fealdad.
Pues así como Dios, infinitamente próvido, suscitó para defensa de la Iglesia mártires fortísimos, pródigos de sus grandes almas, contra la crueldad de los tiranos, así a los falsos filósofos o herejes opuso varones grandísimos en sabiduría, que defendiesen, aun con el apoyo de la razón el depósito de las verdades reveladas.
En los reservados de restaurantes donde se cena después de medianoche veía a la luz de las velas la muchedumbre abigarrada de la gente de letras y las actrices. Aquéllos eran pródigos como reyes llenos de ambiciones ideales y de delirios fantásticos.