pródigo

(redireccionado de pródiga)
También se encuentra en: Sinónimos.

pródigo, a

(Del lat. prodigus .)
1. adj./ s. Que malgasta no le queda nada de la herencia porque es muy pródigo con el dinero. derrochador ahorrador
2. adj. Que se comporta con generosidad y desinterés con sus amigos es muy pródigo en favores. generoso
3. Que produce muchos bienes la naturaleza es pródiga con el hombre. dadivoso

pródigo, -ga

 
adj.-s. Disipador, gastador, manirroto.
adj. Que desprecia generosamente la vida u otra cosa estimable.
Muy dadivoso, que produce o da en abundancia una cosa.

pródigo, -ga

('pɾoðiγo, -γa)
abreviación
1. que otorga cosas con generosidad una mujer pródiga en buenas acciones
2. persona que desperdicia su dinero o bienes inútilmente un hijo pródigo
Sinónimos
Traducciones

pródigo

verloren

pródigo

방탕한

pródigo

/a
A. ADJ
1. (= exuberante) → bountiful
un discurso pródigo en citas bíblicasa discourse rich in biblical quotations
fui tan pródigo en los pormenores queI was so lavish in o with details that ...
la pródiga naturalezabountiful nature
2. (= generoso) → lavish, generous (de with) ser pródigo de sus talentosto be generous in offering one's talents
3. (= derrochador) → prodigal, wasteful
hijo pródigoprodigal son
B. SM/F (= derrochador) → spendthrift, prodigal
Ejemplos ?
Valientes como él son ambos y como él desde la cuna, sin más apoyo en el mundo que su espada y su bravura; sin más porvenir que el tiempo ni otra hacienda que la tumba, más dignos como él entrambos de más pródiga fortuna.
La naturaleza, especialmente pródiga con este suelo, concentró en el un gran potencial de riquezas agrícolas, mineras y energéticas, en ingente variedad, que lo coloca en el primer lugar entre las naciones del planeta.
Era maliciosa, cruel, libertina, borracha, pendenciera, terca, tan avara en sus infames rapiñas como pródiga en superfluos gastos, más mala que un veneno y enemiga declarada del pudor.
Vivan en ti su rápido momento, cual en su breve viaje el peregrino, que no pone su amor ni su contento en las vanas mansiones del camino. Sucediéndose raudos sin medida seres ofrece el universo vasto; mas cuanto cría pródiga la Vida a la Muerte voraz sirve de pasto.
TERCER PRINCIPIO La Naturaleza ha querido que el hombre logre completamente de sí mismo todo aquello que sobrepasa el ordenamiento mecánico de su existencia animal, y que no participe de ninguna otra felicidad o perfección que la que él mismo, libre del instinto, se procure por la propia razón. Porque la Naturaleza nada hace en balde y no es pródiga en el empleo de los medios para sus fines.
Blanquita, que no era pródiga en sus besos, se los daba entusiasmada a aquel maestro tan sabio, tan enterado de todas las cosas de la Virgen María.
«Las ornará la pródiga Escultura de estatuas que parezcan animadas, y de frescos y telas la Pintura que persuadan vivir a las miradas; y se verán do quier con tal hartura estatuas y pinturas derramadas, que parezcan artísticos museos palacios, templos, plazas y paseos.
Aquí a los pies de la Ciudad está el Río Jubones: río nervio y alma del paisaje tropical atrayente, que labra una tierra pródiga y frondosa; que solamente pasa hablando del creciente desarrollo económico; del valor del músculo y del esfuerzo mancomunado órense.
«San Vicente Ferrer es el apóstol de Valencia; ¡cuántas santas leyendas podría referir de su vida! Pero me ceñiré a decir que nacido en 1357, sembró con mano pródiga la semilla del Evangelio en Inglaterra, Alemania y Francia.
Y mientras el Caperuza, después de lavarse como el aseo ordena, vestíase sus prendas de buen tejido y corte un tantico, y un tantico más, achulado, observábalo su amigo con extraña fijeza, como si quisiera enterarse hasta la saciedad de que habíalo dotado Dios o su representante Santa y Pródiga Madre Naturaleza, de gallarda apostura, de cuerpo enjuto y elegante, de pelo negrísimo, como las corridas cejas y el ligerísimo bigote; de ojos grandes y febriles, de tez oscura, fresca y de rojos desvanecidos en las mejillas, de facciones briosas y correctas y de labios gruesos y salientes y de encendido color.
Hemos ya organizado los distritos de temporal, que fundamos al inicio de esta Administración, y conducido nuestra acción a su desarrollo, conscientes de que es allí, aún dentro de un esquema de incertidumbre y sujeción a una naturaleza no siempre pródiga, donde debemos dar la gran batalla por nuestra producción y productividad.
En un momento Arregló sus negocios Conforme al concebido pensamiento, Y a las diez poco más de una mañana Salió sobre una yegua jerezana Más ligera que el viento, Y tres días después desde la altura Del cano Guadarrama De Madrid contemplaba la llanura, Donde sus nieves pródiga derrama.