postre

(redireccionado de postres)
También se encuentra en: Sinónimos.

postre

1. adj. Que es el último. postrero
2. s. m. COCINA Fruta, dulce u otro alimento que se toma al final de las comidas de postre tenemos fresas con nata.
3. a la postre loc. adv. Al fin, en definitiva a la postre, nos quedamos en casa.

postre

 
adj. Postrero.
m. Fruta o dulces que se sirven al fin de las comidas.
A la postre, o al postre. loc. adv. A lo último, al fin.

postre

('postɾe)
sustantivo masculino
dulce o fruta servida después de una comida Ya terminamos de comer ahora puedes servir el postre.
al fin A la postre, tenías razón.
se usa para comunicar que a un hecho negativo le sigue otro peor Perdimos el avión y para postre nos robaron el equipaje.
Sinónimos

postre

sustantivo masculino
Traducciones

postre

nagereg

postre

десерт

postre

postres

postre

dezert, zákusek

postre

dessert, efterret

postre

dessert, magustoit

postre

jälkiruoka

postre

dessert

postre

csemege, desszert, utóétel

postre

ábætir

postre

dessert, pospasto, dolce

postre

スイーツ, デザート

postre

bellaria

postre

desertas

postre

dessert

postre

deser

postre

sobremesa

postre

desert

postre

dezert

postre

sladica

postre

efterrätt

postre

tatlı

postre

甜品, 正餐后的甜食, 甜点

postre

desert, repete

postre

디저트

postre

ขนม, ของหวาน

postre

món tráng miệng

postre

甜點

postre

A. SMdessert, pudding
¿qué hay de postre?what's for dessert?
de postre tomé un heladoI had ice cream for dessert
para postreto cap it all, on top of everything
y, para postre, vamos y nos perdemosand to cap it all o on top of everything, we went and got lost
llegar para los postresto come very late
B. SF a la postrewhen all is said and done, at the end of the day
a la postre, todos defendemos los mismos intereseswhen all is said and done o at the end of the day, we all have the same interests

postre

m. dessert.

postre

m dessert
Ejemplos ?
Cuando llegó la hora de los postres, trajo, como había prometido, la orza de miel, y venía diciendo al traerla: -¡Qué ligera que está la orcita!
A las tres almuerza Cristina, y bebe para alegrarse, para animarse. A los postres pide un frasco de benedictino, del cual solía probar Fernando.
Curval, muy borracho a la hora de los postres, lanzó un plato al rostro de su mujer, que hubiera resultado descalabrada si no lo hubiese esquivado.
Era a los postres de una comida en la posada de la Micaela, en Cebre, donde se sirve excelente vino viejo y un cocido monumental de chorizo, jamón y oreja; los curas habían resuelto dormir allí, y no volver a sus casas hasta el día siguiente, escoltados, porque en la feria rondaba Pepona.
Todo muy bien presentado. Entre los postres figuraban clavos oxidados y trozos de ventanal de iglesia. El anciano Rey mandó bruñir su corona de oro con pizarrín machacado (entiéndase pizarrín de primera); y no se crea que le es fácil a un rey de los elfos procurarse pizarrín de primera.
En esta inteligencia, siguió su camino y llegó a casa del mayorazgo, a quien encontró esperándole para comer. En los postres estaban, cuando un criado apareció en escena, anunciando a un hombre que deseaba hablar con «el señor».
Lo mismo improvisaba un discursito para brindar a los postres el día de la Santa Patrona, la Virgen de la Mimbralera, que enjaretaba un remitido para El Escucha, de Segorbe, o se soltaba con unas décimas sonoras para celebrar el garbo de una muchacha bonita.
Después de este cariñoso desahogo de su majestad retumbante, la reina madre fue por él espléndidamente obsequiada con un regio banquete, donde se sirvieron palominos en abundancia, condimentados con diferentes salsas, y de postres deliciosos y ligeros suspiros de canela.
Un editor se le había reído en la cara. ¿Sus discursitos a los postres? ¿Pues si en Madrid se ganase dinero perorando, ¡qué de millonarios habría!
-A la mesa, que ya está la comida-dijo el gigante;-y a ver si haces lo que hago yo, que me voy a comer todo este buey, y te voy a comer a ti de postres.
Una tarde, a los postres, Rosina gritó con su tono más imperativo y más apasionado y elocuente, con la voz a que yo no puedo resistir, a que siempre me rindo...
Los tres se sentaron a la mesa en un gabinete reservado situado cerca de un gran salón en el que se oía conversar a muchas personas. -Tengo que acabar de contaros mi historia -dijo Alberto apenas les sirvieron los postres-.