Ejemplos ?
¡Desdichado de mí! Mis postreras miradas han visto la ruina de la patria. ¡Por qué llegar a edad tan avanzada para ver morir conmigo todas mis esperanzas!
Corre y lleva a Turno estas mis postreras palabras; dile que me reemplace en la lid y ahuyente de la ciudad a los Troyanos; ¡Y ahora, adiós!
Poco después, Lena, despidiéndose de César, le besó la mano, declarando con las postreras palabras que le había pedido alguna merced para sí.
15 Y las cosas de Roboam, primeras y postreras, ¿no están escritas en los libros de Semeías profeta y de Iddo vidente, en la cuenta de los linajes?
Estas obras son un intento de fusión entre la monumentalidad heredada del ejemplo de Giulio Romano y el pictoricismo de la Escuela veneciana, no siempre logrado del todo. En sus postreras creaciones (Martirio de Santa Degnamerita), India consigue un buen dominio del uso de la luz.
Se trata de un recurso narrativo que de igual modo empleará en algunas de sus obras postreras de composición más compleja, como la Aparición de san Pedro y san Pablo a Constantino del Museo de Valencia.
I No bulle la selva; el campo no alienta. Las luces postreras despiden apenas destellos, que tiemblan. La choza plebeya, que horcones sustentan; la alcoba, que arrean cristales y sedas; al sueño se entregan.
Los chorros de sangre negra y nauseabunda mancharon la límpida armadura, y enardecidos por la agonía del enemigo, todos los vecinos salieron al campo. Hubo algunos que por llegar antes se arrojaron de cabeza desde las murallas, siendo con esto las postreras víctimas del dragón.
Pero con ansia indecible Se apoderaba de aquellas Que escritas en castellano Suministrábanle ideas. Sobre todo ávidamente Devoraba las postreras Que estaban la mayor parte De historias y versos llenas.
Sucedió de la misma suerte que lo había pensado, pues a las postreras palabras de la cláusula siguió un alarido universal y doloroso que lo confundió todo en sentimiento y amenaza enfurecidas.
Entre los compañeros ha venido a ser proverbial esta condición invariable de las armas de Pedro; cuando se quiere significar que una persona o una cosa está en muy buenas condiciones, se dice: Está como las carabinas de Pedro Miranda. Sus palabras postreras fueron: Ya no puedo ...
h novia imposible, tan casta y hermosa, tan pura y tan buena, que tarde por tarde en la muda ventana me esperas y envejeces ansiando que pronto termine mi ausencia, me verás cuando pasen los años, retornar por la mustia vereda y con inquietudes llamar a tu puerta; que en la austera quietud de tu alcoba donde todas las cosas conversan de escenas pasadas, de dichas pretéritas, hallarán sempiterno reposo mis fúnebres penas; y tus manos surcadas de arrugas me darán las caricias postreras...