postillón

(redireccionado de postillones)

postillón

s. m. GANADERÍA Mozo que iba a caballo delante de las postas para guiar a los caminantes o delante de un tiro para conducir al ganado.

postillón

 
m. Mozo que va a caballo delante de los que corren la posta para guiarlos, o montado en una caballería de las delanteras del tiro de un carruaje, para conducirlo.
Traducciones

postillón

postiglione

postillón

SMpostillion
Ejemplos ?
Los postillones estaban subordinados, no solo al maestro de postas de quien dependían, sino a los demás en cuyas paradas se encontraban, en todo lo que concernía al buen servicio del ramo.
En cualquier caso imprevisto, por el cual se detuviera en camino un correo que fuera de servicio, el postillón que le acompañaba debía conducir los pliegos o correspondencia hasta la parada de postas inmediata y el maestro de ésta debía disponer bajo su responsabilidad que se continuara la conducción sin la menor demora por medio de uno de sus postillones hasta la próxima administración de correos en la cual se abonaría al postillón lo que correspondiera por este trabajo y se arreglaría la continuación del viaje.
La legislación española establecía que el nombramiento de los postillones de número de cada parada debía estar registrado en los libros de la alcaldía del punto donde radicara la posta.
No podían excusarse de servir los viajes que les correspondían, ni estaba permitido que los beneficiaran o cedieran a otros. Los postillones de número estaban exentos del servicio de conducción de veredas y presos.
En España, los postillones de número llevaban en actos de servicio el siguiente uniforme: escarapela nacional, chaqueta y pantalón azul, vuelta y cuello encarnados, con botones en que se hallaba grabada la palabra postas.
El número de postillones se arreglaba al de las caballerías de la dotación de la posta, no pudiendo exceder los de planta, según la legislación española, de cuatro en cada una de las paradas de línea general y de tres en las trasversales de primer orden.
Los postillones que salieran por interés propio de una casa de postas para servir en otra debían llevar una certificación de su buen comportamiento, expedida por su principal y visada por el alcalde del pueblo respectivo.
Por lo común, eran de un hermoso negro y en general, de esta especie de piel es de la que los manguiteros de París echaban mano para los guantes de invierno y forros de las chupas de conductores de diligencias, correos, postillones, etc.
Los postillones tenían prohibido llevar encargos ya fueran acompañando a los correos y viajeros, ya condujeran pliegos del gobierno.
Marco Polo cuenta que el Khan de los tártaros había establecido tal sistema de postas que, por medio de casas situadas a cortas distancias y postillones, siempre con el pie en el estribo, las órdenes caminaban á razón de doscientas cincuenta millas al día.
Uno de los mejores cronistas de la época señaló: A nuestro arribo a Facatativá encontramos la grata sorpresa del establecimiento de la empresa de ómnibus fundada por el progresista caballero don Guillermo París; desde entonces pudieron atravesar la sabana en vehículos relativamente cómodos, salvo tal cual percance por la impericia de los postillones.
La localidad surgió en torno a la ganadería extensiva, que ha sido desde siempre su principal actividad económica, siendo durante el siglo XIX punto de pasaje de postillones, diligencias y de tropas de ganado con destino a los saladeros.