postigo

(redireccionado de postigos)
También se encuentra en: Sinónimos.

postigo

(Del lat. posticum, puerta trasera.)
1. s. m. Puerta pequeña, además de la principal, en una muralla y en algunos edificios.
2. Puerta pequeña abierta en una de las hojas de otra mayor abrió el postigo para ver quién era. portillo
3. Puerta pequeña en una ventana o contraventana. cuarterón
4. CONSTRUCCIÓN Puerta lisa y de una sola hoja.
5. CONSTRUCCIÓN Tablero sujeto con bisagras o goznes en el marco de una puerta o ventana para cubrir cuando conviene la parte encristalada.

postigo

 
m. Puerta pequeña abierta en otra mayor.
Puerta de una sola hoja, la cual se asegura con llave, cerrojo, etc.
Puertecilla de una ventana o puertaventana.

postigo

(pos'tiγo)
sustantivo masculino
puerta pequeña abierta en otra más grande Vio quién llamaba a la puerta abriendo el postigo.
Sinónimos

postigo

sustantivo masculino
1 puerta falsa.
Traducciones

postigo

volet

postigo

imposta

postigo

SM
1. (= contraventana) → shutter
2. (anticuado) (= puerta chica en otra mayor) → wicket, wicket gate; (= portillo) → postern; (= puerta falsa) → side door, side gate
Ejemplos ?
Chusma llamaban al almacenero que pretendía cobrar sus habichuelas, chusma a la tendera a quien habían sonsacado unos metros de puntillas, chusma al carnicero que bramaba de coraje cuando por entre los postigos, a regañadientes, se le gritaba que "el mes que viene sin falta se le pagaría".
Las respiraciones se suspenden y a favor de su silencio se oye los golpes espaciados de las gotas en los postigos de la ventana, como preludios de la lluvia que comienza; lluvia de lágrimas en delicado homenaje a una virginidad sacrificada y doliente, elegía que penetra en el alma de la joven con la melancólica suavidad de un recuerdo lejano....
Un trueno retumbó a lo lejos, y esa extraña incoherencia que envolvía como un velo su cerebro se apartó de él; entonces con numerosas precauciones cogió su perramus, cerró los postigos evitando que crujieran las bisagras, y salió.
Se compró un reclinatorio gótico, y se gastó en un mes catorce francos en limones para limpiarse las uñas; escribió a Rouen para encargar un vestido de cachemir azul; escogió en casa de Lheureux el más bonito de sus echarpes; se lo ataba a la cintura por encima de su bata de casa; y, con los postigos cerrados, con un libro en la mano, permanecía tendida sobre un sofá con esta vestimenta.
La arropo dulcemente con las blancas cubiertas Y protejo del aire sus dos manos divinas; Caminando en puntillas cierro todas las puertas, Entorno los postigos y corro las cortinas.
Las comadres que se esquivaban hasta ahí detrás de las junturas de las puertas, o se asomaban a los postigos de las ventanas, recorrían ahora las calles y aumentaban el tumulto, cual si a la vista del hombre sangriento se hubieran sentido animosas.
La primera claridad circulaba entre los pilares del mercado, y la casa del farmacéutico, cuyos postigos estaban cerrados, dejaba ver en el color pálido del amanecer las mayúsculas de su rótulo.
Me produjeron profundo interés, y quizá mi incipiente delirio fue la causa, aquellos cuadros colgados no solamente en las paredes principales, sino también en una porción de rincones que la arquitectura caprichosa del castillo hacía inevitable; hice a Pedro cerrar los pesados postigos del salón, pues ya era hora avanzada, encender un gran candelabro de muchos brazos colocado al lado de mi cabecera, y abrir completamente las cortinas de negro terciopelo, guarnecidas de festones, que rodeaban el lecho.
El pequeño, que había cerrado tras sí la puerta, avanzó a tientas hacia una de las ventanas y entreabrió uno de los cerrados postigos, apartando a un lado la cortina.
Encontraba en sus mismos sitios las digitales y los alhelíes, los ramos de ortigas alrededor de las grandes piedras y las capas de liquen a lo largo de las tres ventanas, cuyos postigos siempre cerrados se iban cayendo de podredumbre sobre sus barrotes de hierro oxidado.
Todos los días a la misma hora el maestro de escuela, con su gorro de seda negro, abría los postigos de su casa y pasaba el guarda rural con su sable sobre la blusa.
Conseguí abrir los postigos, y vi a muchas personas que corrían y saltaban por el hielo y vi las lindas banderitas y oí los hurras de los chicos y los cantos de los mozos y mozas.