poste

(redireccionado de postes)
También se encuentra en: Sinónimos.

poste

(Del lat. postis, montante de una puerta.)
1. s. m. Madero, piedra o columna que se coloca en posición vertical para servir de apoyo, soporte o señal el huracán derribó los postes de la luz.
2. DEPORTES Cada uno de los palos verticales de la portería de fútbol y de otros deportes.
3. dar poste coloquial Hacer que una persona espere en el sitio convenido más tiempo del normal.
4. llevar poste coloquial Esperar a la persona que falta a la cita.
5. oler una persona el poste coloquial Prever y evitar el daño que podría sucederle.
6. ser una persona un poste coloquial 1. Ser muy torpe o tonto. 2. Estar muy sordo.

poste

 
m. ingen. y constr. Pilar o columna de madera, hormigón, piedra o hierro colocada verticalmente para servir de apoyo o de señal. Díc. esp. de las que sostienen las líneas o cables eléctricos aéreos.
Ser uno un poste. Ser muy lerdo; estar muy sordo.
dep. Cada uno de los soportes verticales de una portería de fútbol y de otros deportes.

poste

('poste)
sustantivo masculino
madero o columna colocada de forma vertical para servir de señal o apoyo un poste de luz
Sinónimos

poste

sustantivo masculino
(deportes) travesaño, larguero.
Traducciones

poste

kůl, tyč

poste

pæl

poste

paalu, seiväs

poste

kolac, motka

poste

柱, 棒

poste

기둥, 장대

poste

paal

poste

post, stolpe

poste

เสา, เสาหลัก

poste

direk

poste

cọc

poste

, 柱子

poste

пост

poste

SM (= palo) → post, pole; (= columna) → pillar; [de ejecución] → stake (Dep) → post, upright
el balón pasó entre los postesthe ball went in between the posts
dar poste a algnto keep sb hanging about
mover los postesto move the goalposts
oler el poste (= peligro) → to scent danger, see trouble ahead; (= algo sospechoso) → to smell a rat
poste de cercafence post
poste de llegadawinning post
poste del tendido eléctricoelectricity pylon
poste de porteríagoalpost
poste de salidastarting post
poste indicadorsignpost
poste telegráficotelegraph pole
Ejemplos ?
La Comisión Mixta colocará en los lugares adecuados, marcos, que deben ser postes, Columnas ú otra marcas perpetuas de, tal modo que la delimitación de la frontera pueda encontrarse clara é inequívocamente en cualquier momento.
Todo se transforma en movimiento, en agitación, cual terremoto. Postes, árboles, casas, edificios, emprenden su carrera veleidosa...
El mercado, es decir, un cobertizo de tejas soportado por unos veinte postes, ocupa por sí solo casi la mitad de la plaza mayor de Yonville.
Quien saliese en busca de un médico, de un sacerdote, o para otra urgencia nocturna, tenía que ir por las calles mal empedradas y llenas de baches, alumbrado a penas por los faroles a petróleo que daban su luz escasa colocados en sendos postes.
Cuando las condiciones técnicas, de seguridad y operación lo permitan, los derechos de vía de las vías generales de comunicación; las torres de transmisión eléctrica y de radiocomunicación; las posterías en que estén instalados cableados de distribución eléctrica; los terrenos adyacentes a los ductos de petróleo y demás carburos de hidrógeno; así como los postes y ductos en que estén instalados cableados de redes públicas de telecomunicaciones, que se hagan disponibles a algún concesionario de redes públicas deberán hacerse disponibles, de igual forma, a otros concesionarios sobre bases no discriminatorias.
El 29 de junio de 1953, Don Ángel Ariadel se hallaba rindiendo homenaje a una pequeña escultura de San Pedro, justo en la fecha de celebración de Celica, don Luis Fernández respaldado de la comunidad, le pidió entonces la donación de esa imagen, hecha la entrega se levantó la capilla en su honor con cuatro postes y un techo de palma, y se comenzaron a programar las fiestas del recién llegado santo patrono, de un caserío que seguía creciendo las que hasta la actualidad se las viene celebrando en la ciudad de La Victoria.
Rudenz enfurecido se lanza a su encuentro; oíamos derrumbarse ya las vigas y los macizos postes..., los clamores de aquella infeliz llegaban hasta nosotros a través de la humareda.
Derrotado Girón, fue conducido prisionero a Lima y colocada su sangrienta cabeza en la plaza Mayor, en medio de dos postes en que estaban las de Gonzalo Pizarro y Francisco de Carbajal.
Viene por correas, que no se ven de lo ligeras que andan. De cuatro filas de postes cuelgan las ruedas de las correas. Alrededor, unidas, están todas las máquinas del mundo, las que hacen polvo de acero, las que afilan las agujas.
Tan grande fue el terror que el famoso bandido llegó a inspirar, que los más poderosos hacendados, para verse libres de un ataque, se hicieron sus feudatarios, pagándole cada mes una contribución en dinero y víveres para sostenimiento de la banda. En vano mandó el virrey colocar en los caminos postes con carteles ofreciendo cuatro mil pesos por la cabeza del Rey del Monte.
Abrir en ella caminos; voltear los gigantes árboles y sacar de ellos los tirantes para los edificios, los postes para los potreros de la hacienda, la leña para los futuros ingenios, el tanino para la curtiduría; y llegar poco a poco hasta la vía fluvial que permitiría llevar con poco gasto los productos agrícolas, ganaderos e industriales hasta los mercados del mundo entero.
Lo que se admiraba sobre todo eran dos largos tejos cubiertos de farolillos, que flanqueaban un estrado donde iban a situarse las autoridades; y había, además, junto a las cuatro columnas del ayuntamiento, cuatro especies de postes, cada uno de los cuales sostenía un pequeño estandarte de tela verdosa, con inscripciones en letras doradas.