posteridad


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con posteridad: diseminar, aleccionar, escinde, fastuosa, inexorabilidad, suntuosidad, voracidad

posteridad

(Del lat. posteritas, -atis.)
1. s. f. Conjunto de los seres humanos que viven, han vivido o vivirán después de cierto momento o cierta persona el escritor sabe que sus novelas serán leídas por la posteridad.
2. Tiempo futuro no sabemos lo que sucederá en la posteridad. porvenir
3. Fama después de la muerte.

posteridad

 
f. Descendencia o generación venidera.
Fama póstuma.

posteridad

(posteɾi'ðað)
sustantivo femenino
1. tiempo posterior a una fecha determinada La pintura renacentista influyó en la posteridad.
adquirir una persona o cosa fama eterna o muy larga El cine de Chaplin pasó a la posteridad.
2. conjunto de generaciones posteriores a una fecha determinada Shakespeare legó a la posteridad una obra inmortal.
Sinónimos

posteridad

sustantivo femenino
2 fama póstuma.
Traducciones

posteridad

posterity

posteridad

posteri, posterità

posteridad

postérité

posteridad

nageslacht

posteridad

posteridade

posteridad

απόγονοι

posteridad

потомство

posteridad

后人

posteridad

後人

posteridad

הדורות הבאים

posteridad

後世

posteridad

eftervärlden

posteridad

SF
1. (= futuro) → posterity
2. (Esp) (= culo) → bottom, backside
Ejemplos ?
Por eso se parece al hombre ese mono, posteridad de una generación de hombres construidos, de hombres formados, pero maniquíes, construidos de madera.
El preámbulo de la Constitución Federal dice: "Nosotros, el pueblo de los Estados Unidos,para formar una unión más perfecta, establecer la justicia, asegurar la tranquilidad doméstica, proveer la defensa común, promover el bienestar general y proteger los beneficios que otorga la libertad para nosotros y para nuestra posteridad, ordenamos y establecemos esta Constitución para los Estados Unidos de América".
Para cualquier estado el convertir el sexo en un requisito que siempre debe resultar en privar de derecho al voto a la mitad de la población,es como promulgar una ley ex post facto y, por lo tanto, es una violación de la ley suprema de la tierra. De esta forma los beneficios de la libertad son retirados para siempre de las mujeres y de la posteridad femenina.
Tener en cuenta esto, junto al afán de gloria de los jefes de Estado y de sus servidores, para así orientarles hacia el único medio que puede asegurarles el recuerdo glorioso de la posteridad, nos puede proporcionar por añadidura un pequeño motivo para intentar semejante historia filosófica.
Y lo curioso, y que hasta reglamentario parece, es que toda poetisa anónima, des- pués de dar á luz una composición magistral, rompía la pluma y se daba por difunta, como diciendo á la posteridad: para muestra de mi quincallería intelectual y poética, te dejo un solo botón.
De una familia de situación cultural elevada, entre cuyos más destacados integrantes se hallaba Don José María Roa y Bárcenas, el notable escritor del siglo XIX, la chiquilla graciosa e ingenua fue desarrollando la sensibilidad que la distinguiría en le posteridad.
Cuando se en- tinta la pluma para borronear páginas de historia que han de pasar á la posteridad, el hombre tiene que hacer el sacrificio de sus pasiones de hombre.
¿El paganismo, entregado a todos los desvíos de la razón humana, ha dejado a la posteridad nada que pueda compararse a los vergonzosos monumentos que le ha asegurado la imprenta, bajo el reinado del Evangelio?
Precisamente ese conjunto de circuns- tancias le fué fatal, porque lo arrastró á cometer gravísima falta que, ante la posteridad imparcial, empaña el brillo de su nom- bre.
Dos nombres enlazados por la fatalidad de la historia y que rodarán en la historia de mi patria. Entonces veremos, señor Fiscal, cuál de los dos cargará con la bendición de la posteridad.
Ella, con el tono de un perfecto sofista, me contestó: -No lo dudes, Sócrates, y si ahora quieres reflexionar un poco acerca de la ambición de los hombres, te parecerá poco de acuerdo con estos principios, a menos que no pienses en lo muy poseídos que están los hombres del deseo de crearse un nombre y de adquirir una gloria inmortal en la posteridad, y que este deseo, más aún que el amor paternal, es lo que los lleva a afrontar todos los peligros, sacrificar su fortuna, soportar todas las fatigas y hasta perder la vida.
Y no hay nadie que no prefiera tales hijos a toda otra posteridad si considera y admira las producciones que Homero y Hesíodo dejaron y el renombre y el recuerdo inmortal que esos hijos inmortales proporcionan a sus padres; o bien si se acuerda de los hijos que Licurgo dejó a Lacedemonia, que fueron la salvación de aquella ciudad y hasta diría que de toda Grecia.