posromanticismo


Búsquedas relacionadas con posromanticismo: realismo, modernismo

posromanticismo

 
m. Calidad de posromántico.
lit. Movimiento literario de la segunda mitad del s. XIX, en el que se produce una estilización de los temas románticos. En España destacan Bécquer y Rosalía de Castro.
Ejemplos ?
A este posromanticismo se pueden añadir un grupo de bohemios y malditos formado por el ya citado Joaquín Dicenta, Manuel Paso, Pedro Marquina, Florencio Moreno Godino, Antonio Altadill, Pelayo del Castillo, Pedro Escamilla y Roberto Robert.
Por ejemplo, el monólogo dramático es un género de la lírica moderna creado en el posromanticismo del siglo XIX por Alfred Tennyson y consolidado por Robert Browning, y todavía en boga entre los poetas culturalistas.
l posromanticismo es un movimiento cultural, estético e intelectual que nace después y a partir del Romanticismo durante la segunda mitad del siglo XIX.
Como poeta fue un torrencial sonetista (quinientos sonetos incluyen sus Poesías líricas -Zaragoza, 1881- libro temáticamente muy heterogéneo de 820 páginas) que puede encuadrarse dentro del Posromanticismo o Romanticismo tardío, asimilando a la vez el influjo de Bécquer y el de Campoamor; es hábil y correcto versificador, aunque amontonador, sin personalidad, mediocre, prosaico, poco inspirado, nada novedoso y en absoluto diferenciador de lo bueno y de lo malo.
Cultivaron este género en España durante el siglo XIX y primer tercio del siglo XX Ramón de Navarrete, que hizo popular sus pseudónimos "Asmodeo", "Leporello" y "Juan Fernández" en La Época y El Correo y fue tenido en su época como su inventor; Pedro Antonio de Alarcón lo sustituyó durante un tiempo en La Época; Isidoro Fernández Flórez, más conocido como "Fernanflor" en El Imparcial y El Liberal; el poeta del posromanticismo Gustavo Adolfo Bécquer hizo crónica de salones en El Contemporáneo, así como también el gran novelista del realismo Juan Valera, aunque las publicaba anónimas.
Atracción por lo nocturno y misterioso, que situará los sentimientos dolientes y defraudados del en lugares sobrenaturales, pero de conocimiento por parte del artista. Posromanticismo y Bécquer El Romanticismo tardío o Posromanticismo, es el período en el que se data la obra de Bécquer.
Las influencias del Romanticismo, el Costumbrismo y el Posromanticismo consiguen que estas leyendas tomen un tinte más oscuro, provocando así en el lector miedos escondidos que Bécquer intenta despertar.
La segunda generación (posromanticismo alemán) llevó la música al grado más alto de la tradición romántica, entre la tragedia y la épica.
Profundamente influido por la corriente wagneriana que impregnó el fin del siglo, y también por las obras de Johannes Brahms, quien le servía como modelo para teorizar el lugar de la razón en el arte, las primeras composiciones de Schönberg se sitúan en el posromanticismo, y presentan las características propias de esta época: orquestación recargada y composiciones que toman elementos de otros géneros artísticos, a menudo de la literatura (el sexteto de cuerda La noche transfigurada, el ciclo de canciones Gurre Lieder, el poema sinfónico Pelleas y Melisande y la composición coral Paz en la Tierra).
Desde el principio del Barroco (principios del siglo XVII) hasta el final del posromanticismo (finales del siglo XIX) los dos tipos de organización de escalas que se han usado con mayor frecuencia en la música académica occidental son las tonalidades mayor y menor.
Otra corriente de la segunda mitad del siglo XIX es la del posromanticismo, que mezcla, en distintas dosis, realismo y romanticismo.
Su vertiente literaria se fragmentaría posteriormente en diversas corrientes, como el parnasianismo, el simbolismo, el decadentismo o el prerrafaelismo, reunidas en la denominación general de posromanticismo, del cual derivó el llamado modernismo hispanoamericano.