posromántico

(redireccionado de posromántica)

posromántico, -ca

 
adj. lit. Posterior al romanticismo.
Relativo al posromanticismo.
Ejemplos ?
La escuela posromántica deja de lado las demás escuelas europeas, a excepción del influjo que ejerce la obra del poeta alemán Heinrich Heine.
Escribió abundantemente, en muchos géneros, con una técnica refinada que combinaba la armonía posromántica de Strauss y el impresionismo de raveliano, también la explotación de los modos griegos, en un estilo atractivo que poseía mayor homogeneidad que la de muchos de sus contemporáneos griegos.
La homogeneidad de la que gozaba el Romanticismo se transforma en pluralidad en las ideas poéticas. La poesía posromántica, pues, representa la transición entre el Romanticismo y el Realismo.
Su estilo musical atraviesa por una primera fase posromántica-vienesa y evoluciona hacia su característica principal: la mezcla de folclore y armonías complejas del siglo XX, compartida con Béla Bartók.
En cambio, con Dos guitarras (1892), su poesía vuelve a la tradición de la copla y el folclore, como fue habitual en la poesía posromántica de Antonio Trueba, Augusto Ferrán e incluso Bécquer.
Como periodista destacó por un talento indiscutible para el humor, un estilo suelto y colorista y una agilidad narrativa que conservó hasta el fin de su vida, cuando el ABC le abrió sus columnas. Comenzó su carrera de narrador desde la novela sentimental posromántica.
La poesía posromántica, pues, representa, más que una transición, un conflicto insuperable entre el romanticismo y el realismo, por lo que con frecuencia suelen ser interpretados sus autores como románticos descolgados; en filosofía, son decantadamente pesimistas: Philipp Mainländer, Eduard von Hartmann.
Son narradores posrománticos Herman Melville y Thomas Carlyle; la Madame Bovary de Gustave Flaubert es una novela posromántica. Lord Alfred Tennyson y Elizabeth Barrett-Browning y su marido Robert Browning son también poetas posrománticos.
El libro no era «una sucesión de argumentos políticos, sino uno de esos relatos de batallas heroicos, sobre fondo de cartón piedra, a que tan dada fue la literatura romántica y posromántica en toda Europa».
Incluye una parte significativa de su tesis doctoral, que leyó Harvard (1960), con Mallarmé, Yeats y la aporía posromántica y discute la visión contemporánea de la escritura autobiográfica.
Concienciado de la necesidad de hacer del teatro un arte total, el matrimonio convocó en torno a sí un granado equipo formado no sólo por dramaturgos, sino también por compositores como Manuel de Falla, Conrado del Campo, Joaquín Turina, Pablo Luna y Ángel Barrios; un excelente grupo de escenógrafos, entre los que había algunos que venían de la tradición posromántica, como Vilumara y Junyent, y otros de las Vanguardias, como Rafael de Penagos, José de Zamora y Santiago Ontañón, y, sobre todos ellos, la tríada formada por Manuel Fontanals, Sigfrido Burmann y Rafael Barradas y, por descontado, un famoso plantel de actrices y actores entre los que descollaba la ya citada Catalina Bárcena.