poseído


También se encuentra en: Sinónimos.

poseído, a

1. adj./ s. Que está dominado por un estado de ánimo, idea, vicio o pasión está poseído por las drogas; estoy poseído por el miedo.
2. OCULTISMO Se aplica a la persona que padece el apoderamiento de algún espíritu sometieron a la poseída a un exorcismo. poseso
3. Que se comporta con maldad. perverso
4. Se refiere a la persona que se comporta con orgullo o engreimiento. engreído, envanecido

poseído, -da

 
adj.-s. Poseso.
fig.Que actúa dominado por la furia.

poseído, -da

(pose'iðo, -ða)
abreviación
1. persona que está dominada por un impulso o pasión Estaba poseído de ira.
2. persona que está dominado por un espíritu maligno Le practicaron un exorcismo a un hombre que estaba poseído.

poseído, -da


sustantivo masculino-femenino
persona que está dominado por un espíritu maligno Llevaron un poseído ante el sacerdote.
Sinónimos

poseído

, poseída
adjetivo y sustantivo
Traducciones

poseído

possessed

poseído

besessen

poseído

يمتلك

poseído

κατείχε

poseído

拥有

poseído

擁有

poseído

/a
A. ADJ
1. (= poseso) → possessed (por by) (= enloquecido) → maddened, crazed
2. (= engreído) estar muy poseído de algoto be very vain about sth, have an excessively high opinion of sth
B. SM/F gritar como un poseídoto scream like one possessed
Ejemplos ?
De aquí puede inferirse la fiebre de acción de que este hombre extraordinario debió estar poseído en los años de su tempestuosa juventud.
Y él, que pocas horas antes llorara sobre Jerusalén, lloró ahora sobre la humanidad entera, y poseído de angustiosa agonía, la sien bañada de sangriento sudor: -¡Padre!
Después que hubo hablado de esta suerte, le dije, poseído de admiración: -Muy bien, sapientísima Diotime; pero ¿es realmente como dices?
Apenas sonó el canto sagrado, poblando de confusas resonancias el templo, Juncio se echó a reír, poseído de un júbilo irresistible.
Artículo 3º: El territorio de las provincias de Tacna y Arica, que limitan por el norte con el río Sama, desde su nacimiento en las cordilleras limítrofes con Bolivia hasta su desembocadura en el mar; por el sur, con la quebrada y río de Camarones; por el oriente, con la República de Bolivia; y por el poniente con el mar Pacífico, continuará poseído por Chile y sujeto a la legislación y autoridades chilenas durante el término de diez años, contado desde que se ratifique el presente tratado de paz.
Al oir estas palabras, pronunciadas con esa enérgica entereza que sólo pone el cielo en boca de los mártires, Daniel, ciego de furor, se arrojó sobre la hermosa hebrea y derribándola en tierra y asiéndola por los cabellos, la arrastró, como poseído de un espíritu infernal, hasta el pie de la cruz, que parecía abrir sus descarnados brazos para recibirla, exclamando al dirigirse a los que los rodeaban: —Ahí os la entrego; haced vosotros justicia de esa infame, que ha vendido su honra, su religión y a sus hermanos.
Y verdaderamente, si los dioses aprueban lo que se hace por el que se ama, estiman, admiran y recompensan de muy diferente manera lo que se hace por aquel de quien se es amado. En efecto, el que ama es algo más divino que el que es amado, porque está poseído de un dios.
En cuanto a su fuerza, ni la de Marte puede igualársele, porque no es Marte quien posee al Amor, sino el Amor a Marte; del Amor de Venus, dicen los poetas: el que posee es más fuerte que el poseído, y sobrepujar al que sobrepuja a los demás, ¿no es ser el más fuerte de todos?
Un poeta está ligado a una musa, otro poeta a otra musa, y nosotros decimos a esto estar poseído, dominado, puesto que el poeta no es sui juris, sino que pertenece a la musa.
Sin embargo, sería para mí una sorpresa, si tus razones fuesen bastante poderosas para persuadirme de que cuando hago el elogio de Homero, estoy poseído y fuera de mí mismo.
Al oír estas palabras, pronunciadas con esa enérgica entereza que sólo pone el cielo en boca de los mártires, Daniel, ciego de furor, se arrojó sobre la hermosa hebrea y derribándola en tierra y asiéndola por los cabellos, la arrastró, como poseído de un espíritu infernal, hasta el pie de la cruz, que parecía abrir sus descarnados brazos para recibirla, exclamando al dirigirse a los que los rodeaban: -Ahí os la entrego; haced vosotros justicia de esa infame, que ha vendido su honra, su religión y a sus hermanos.
¡Friolera!, añadió el montero en tono de zumba, es el caso que, sin haber nacido en Viernes Santo, ni estar señalado con la cruz, ni hallarse en relaciones con el demonio a lo que se puede colegir de sus hábitos de cristiano viejo, se encuentra, sin saber cómo ni por donde, dotado de la facultad más maravillosa que ha poseído hombre alguno, a no ser Salomón, de quien se dice que sabía hasta el lenguaje de los pájaros.