portentoso

(redireccionado de portentosos)
También se encuentra en: Sinónimos.

portentoso, a

adj. Que causa asombro por ser extraordinario ha heredado una portentosa riqueza; fuimos testigos de un hecho portentoso. asombroso, prodigioso

portentoso, -sa

 
adj. Singular, extraño y que por su novedad causa admiración, terror o pasmo.
Prodigioso.

portentoso

(poɾten'toso)
abreviación
que causa admiración y sorpresa por sus cualidades excepcionales un escultura portentosa
Sinónimos

portentoso

, portentosa
Traducciones

portentoso

extraordinary

portentoso

portentoso

portentoso

ADJmarvellous, marvelous (EEUU), extraordinary
Ejemplos ?
Quiero ser labrador de celajes, sembrador de los empíreos huertos, hacedor de las flores galaxiales, constructor de la arboleda cósmica y edificar con sus presencias equiláteras universos de portentos cuadrafónicos, portentosos universos de universos, cuatrocientas voces al silencio, cenzontles destructores de la inercia.
A todos consta que tantos y tan portentosos milagros ha realizado el Maestro, que naturalmente debéis confiar en que hoy mismo practicará uno tan sencillo y de pipiripao como el salir libre y sano del poder de sus enemigos, destruyendo así sus malos propósitos y dejándolos con un palmo de narices, gracias a mí que lo he puesto en condición de ostentar su poder celeste.
Y en vano el cielo los aterra con signos portentosos: nocturnas sombras vagan por el suelo exhalando alaridos lastimosos; rayos sanguíneos las tinieblas aran en pálido fulgor, y por la noche sones terribles de uno al otro extremo de la espantosa bóveda se oyeron; se hiende el monte, el huracán estalla, y es todo el aire un campo de batalla; y en medio de la pompa más solemne las imágenes santas derribadas, -¡qué horror!- del alto pedestal cayeron del incienso sacrílego indignadas.
Y por esta causa hubo esta noche más gente que la pasada; que unos a la fama de la hermosa esclava, que ya se había transformado en señora, y otros, por la hermosura de las damas convidadas, por gozar de la novedad, venían, aunque no sé si muy gustosos, por estar prevenidos de que las desengañadoras, armadas de comparaciones y casos portentosos, tenían publicada la guerra contra los hombres, si bien ellos viven tan exentos de leyes, que no las conocen si no son a sabor de su gusto.
No sabían que quienes vivían en la grande TENOCHTÍTLAN eran herederos de una antigua y enorme tradición de siglos que se remontaba a los fabulosos OLMECAS, a los portentosos TEOTI-HUACANOS y a los gigantescos TOLTECAS.
Las crónicas se encuentran llenas de sucesos portentosos, tales como la conversión en el Cuzco del libertino Selenque que, como el capitán Montoya de la leyenda de Zorrilla, asistió sin saberlo a sus propios funerales; rarezas del terremoto de 25 de noviembre de 1604 en Arequipa, fenomenales efectos de los rayos, resurrección de muertos, arrepentimiento de un fraile cuya barragana dejaba como las mulas las huellas del herraje, apariciones de almas de la otra vida que venían a dar su paseíto por estos andurriales, y pongo punto a la lista que, a seguirla, sería cuento de nunca acabar.
Tú alumbras los recuerdos portentosos De Atenas, de Palmira y Babilonia, Y a par te esperan, de tu lumbre ansiosos, Monstruos de Egipto y cisnes de Meonia.
En vano le buscaréis en aquellos imperios portentosos del Asia, que, cayendo con estrépito unos sobre otros, vinieron todos al suelo con espantosa ruina.
Entonces, aunque estremecido de frío escalase los ventisqueros de los Alpes, me parecería delicioso el viaje yendo con mi amada; con ella osaría atravesar las Sirtes de Libia y desplegar las velas al Noto enemigo; no me asustarían los perros portentosos que ladran en las caderas de la virginal Escila, ni los pérfidos golfos de la costa de Malea, ni las olas que vomita y sorbe por la boca Caribdis, hinchada con las naves que devora.
A la cual en su dolor así se dirigió su nuera: 325 “A ti con todo, oh madre, la belleza arrebatada de una persona ajena a nuestra sangre te conmueve. ¿Qué si a ti los hados portentosos de mi propia hermana te refiriera?
Las calamidades en tierra y mar, la inestabilidad social, las amenazas de guerra, como portentosos presagios, anuncian la proximidad de acontecimientos de la mayor gravedad.
El mismo Vallejo, ya en el plano poético, dio ejemplos portentosos de “arte socialista” con sus " Poemas humanos " y " España, aparta de mí este cáliz ".