portazo

(redireccionado de portazos)
Búsquedas relacionadas con portazos: mentirosos

portazo

1. s. m. Golpe dado por una puerta al cerrarse o ser cerrada de forma violenta un fuerte portazo me despertó.
2. Acción de cerrar la puerta con fuerza para demostrar disgusto al irse de un sitio o al despedir a una persona dio un portazo y se fue de la reunión.

portazo

 
m. Golpe recio que da la puerta al cerrarse.
Acción de cerrar la puerta para desairar a uno y despreciarle.

portazo

(poɾ'taθo)
sustantivo masculino
golpe fuerte que da una puerta al cerrarse Se marchó dando un portazo.
Traducciones

portazo

slam, bang

portazo

SMslam
cerrar la puerta de un portazoto slam the door (shut)
dar o pegar un portazoto slam the door
Ejemplos ?
No he querido iniciar una guerra civil para intentar aferrarme a mi puesto. He preferido irme sin gritos, sin portazos. No creo en las relaciones de conveniencia.
El último disparo es un coche de caballos, posiblemente llevando jóvenes niñas a la escuela, que entraba por la puerta, con los portazos detrás de él.
NIEVES LUJAN ACOSTA: Ah, no sé, no, no, porque nosotros sentíamos los portazos, de la reja esa, y después que habrían los calabozos y adentro.
76º.- Los fondos de que por ahora podrán disponer las Juntas son los derechos de pontazgos, y portazos, los bienes y rentas de comunidad de indígenas, en beneficio de ellos mismos, los fondos de las Municipalidades, deducidos sus gastos naturales.
La riqueza acumulada por su padre le permitía darse grandes lujos, ante los reproches de su madre que la insultaba diciéndole inútil burguesa que no se preocupaba por salvar a las mujeres de la brutalidad masculina y se mostraba tan indiferente que su progenitora se quedaba con los gritos ahogados de indignación, mientras ella salía del departamento dando portazos burlones.
Se dice que en la mansión ocurren cosas paranormales, ya que Sarah podía atravesar las paredes como si fuera un espíritu. Se cuenta que se pueden escuchar pasos, portazos y a veces se pueden apreciar las famosas manchas frías.
Cuando se emprendieron obras de reforma en 1998 aconteció uno de los poltergeist más violentos que se han documentado en España: lámparas que se movían, desplazamientos y choques de objetos y estatuas, portazos, ruidos, muebles que se colocaban en el pasillo para impedir el paso, manecillas de reloj que se movían a toda velocidad, e incluso el extrañísimo y raro fenómeno de los aportes, esto es, en parapsicología, materializaciones de objetos, en este caso monedas fuera de circulación, botones, esquirlas de vidrio y trozos de madera quemada que caían del techo a toda velocidad.
A medida que avanza, su canto se vuelve más eufórico y temperamental, hasta el punto de reemplazarlos por gritos guturales y rebuznos. Para promover el ánimo desgarrador de la canción, se agregaron algunos efectos como el uso de portazos.
Durante la comida, que a Castorp le resulta excesiva, hace su aparición un nuevo personaje, Clawdia Chauchat, rusa, que llama la atención de Castorp por su desagradable costumbre de dar portazos.
Durante este período, Castorp empieza también a sentirse interesado por Clawdia Chauchat, que ya el primer día le había llamado la atención por sus ruidosos portazos.
Destaca en su recogía el ritual de los "tres portazos" que se dan a la imagen de la Virgen en recuerdo a aquellos tres que diera la Madre Loreto en los sucesos exaltados de 1936 que evitaron la quema del templo.