portahelicópteros

portahelicópteros

s. m. MILITAR, NÁUTICA Barco de guerra destinado al transporte de helicópteros, provisto de una plataforma sobre la que éstos despegan y aterrizan.
NOTA: En plural: portahelicópteros

portahelicópteros

 
m. Buque de guerra destinado al transporte de helicópteros.
Ejemplos ?
(al 2015, el HMS Queen Elizabeth (R08) botado y el HMS Prince of Wales (R09) en construcción), un portahelicópteros, cinco barcos anfibios, cuatro submarinos de misiles balísticos, siete submarinos nucleares, 19 destructores de misiles guiados y fragatas, 59 barcos de patrulla y buques de apoyo, 16 buques auxiliares de la RFA y 33 navíos de desembarco.
Estados Unidos, la más poderosa flota del guerra del mundo cuentan con un número elevado de portaaviones nucleares, portahelicópteros y buques de asalto, razón por la cual se le da esa consideración.
La suma total de la Royal Navy y la Flota Real Auxiliar es de unas 800 000 toneladas de registro bruto (la 4ª del mundo por tonelaje, aunque la 2ª por capacidad de combate gracias a sus dos nuevos portaaviones de la clase "Queen Elizabeth" de 65 000 trb., su portahelicópteros y sus cinco buques anfibios de asalto).
Portaaviones: 1 Clase Invincible: 1 HMS Illustrious (R06) (Como portahelicópteros) Destructores...
Estos destructores Portahelicópteros (DDH) se construyeron alrededor de un gran hangar central capaz de albergar hasta tres helicópteros.
Se emplearon para realizar vuelos de prueba en los portahelicópteros de la armada y en el portaaviones Giuseppe Garibaldi (C 551).
Participó en la Primera Guerra Mundial y fue dado de baja en 1933. Jeanne d'Arc (R 97), crucero portahelicópteros francés. Fue construido en el Arsenal de Brest entre 1959 y 1961.
Este programa permite que los buques portacontenedores puedan ser adaptados como portahelicópteros antisubmarinos para tareas de escolta de convoyes, liberando a las fragatas de esta tarea, o como portaaeronaves de reserva, apoyando a otro portaaviones o buque de asalto anfibio permitiendo transportar un mayor número de aeronaves en la flota.
A finales de los años 1960, después de una demostración del Hawker Siddeley Harrier en el portahelicópteros Andrea Doria de la Marina Militare, se empezó a evaluar la posibilidad de adquirir el Harrier.
Algunos, como el buque italiano Giuseppe Miraglia, permanecieron en servicio hasta la década de 1950, momento en el que fueron desechados o reconvertidos a otros usos, como el de portahelicópteros o buques de reparaciones de helicópteros.
Tras la operación Miguel se resiste a visitarla porque teme que al verle pueda pensar que es feo, por lo que se presenta voluntario para unas maniobras en el portahelicópteros Dédalo.
La general Li y un pequeño grupo de científicos se adentran en el portahelicópteros USS Independence en un intento de encontrar los Yrr y hacer contacto con ellos.