Ejemplos ?
Andrew Billen, de The Times, lamentó que Davies había "olvidado que la principal tarea de Doctor Who es mandar a los niños a mirar detrás del sofá mientras entretiene a sus padres con una rara idea filosófica, la referencia clásica ocasional, una broma o dos que probablemente no quieran explicar y un poquitín de bellezas espaciales".
También habló sobre la posibilidad de que Ando obtuviera un poder diciendo que " Lo concibo como un simple mortal ", aunque también mencionó que " Quiero conseguir un poquitín.
El destornillador sónico ha sido objeto de bromas: en El Doctor baila, Jack Harkness se burló de él diciendo, "¿Quién mira a un destornillador y piensa, 'Ooh, esto podría ser un poquitín más sónico'?", y después exclama al Doctor que "¡en caso de emergencia, podría montar algunos muebles!".
Su trayectoria podría explicarse así: En 1980 lanza su primer álbum, "Cualquier tiempo pasado", como parte del dúo Alfonso y Cristina, teniendo como compañera a su hermana. El single que se extrajo del álbum fue "Sueña un poquitín en mí", que gozó de cierta repercusión en la época.
Probablemente no, porque es un hueco que nadie puede llenar. Pero esto parece prometedor: es hábil, rápido, y un poquitín aterrador.
Honestamente, no tiene ni idea de que es un 'poquitín' sospechoso el que recoja a sus hijos en la escuela en un jet o que pode sus matas con un lanzallamas.
Contempla de nuevo con admiración la blanca luz celeste, y a pesar de su afán en terminar su misión, una temeraria curiosidad se apodera de su espíritu. »¡Cómo!, decía; heme aquí en posesión de la belleza de las diosas, y seré tan necia que no tomaré un poquitín para mí.
Se refería a los volcanes que nosotros llamamos Etna y Vesubio. Les pondré un poquitín de blanco, como corresponde; y además les irá bien a los limones y a las uvas -.
gritaba el pobre Colás dando golpes en la puerta. -Nada más que un poquitín, ¡cinco menutos siquiera! Y a la misma cerradura pegaba el pobre la oreja, para escuchar si volvía la su idolatrada Nela.
Los muñecos, el rey y toda la comparsería estaban revueltos, y eran ellos los que así suspiraban, mirando fijamente con sus ojos de vidrio, pues querían que también se les untase un poquitín con la maravillosa pomada, como la reina, para poder moverse por su cuenta.
Y no atinando, pasaron así más de dos meses; y pasando más de dos meses, viendo la moza del pueblo que el pastor no llegaba, alteriósele el pulso con las penas, y al ir a pinchar la fegura un poquitín, fuésele la mano y llegó al corazón con el alfiler...
Ante todo, para vagar hay que estar por completo despojado de prejuicios y luego ser un poquitín escéptico, escéptico como esos perros que tienen la mirada de hambre y que cuando los llaman menean la cola, pero en vez de acercarse, se alejan, poniendo entre su cuerpo y la humanidad, una respetable distancia.