popularismo

popularismo

s. m. Tendencia o afición a lo popular en las formas de vida o en manifestaciones artísticas.

popularismo

 
m. Tendencia o afición a lo popular en formas de vida, arte, literatura, etc.
Traducciones

popularismo

colloquialism

popularismo

SMpopularism
Ejemplos ?
El lenguaje visual que Prieto Anguita cultivó en sus publicaciones fue sumamente vario y flexible e iba desde el popularismo ingenuista, el expresionismo y el surrealismo metafísico al realismo político.
Oposición leal y partido de protesta, en 1999. Del popularismo de los antiguos al populismo de los modernos, en 2001. "Siglo XX", tomo V de la Gran Historia Ilustrada de México, en 2002.
Son características de los cuadros de costumbres: acendrado localismo en sus tipos y lengua; color local, énfasis en el enfoque de los pintoresco y representativo; popularismo; sátira y crítica social, con intención de reforma; infiltración del tema político-social; reproducción casi fotográfica de la realidad con escenas a veces muy crudas y vocabulario rudo y hasta grosero; colorido, plasticidad.
La indecisión de los españoles entre éstas dos concepciones hizo que posteriormente se abandonase el término romanticismo y se sustituyera por una especie de popularismo.
El general Terencio Sierra fue electo Presidente de Honduras en las presentes elecciones, su vicepresidente en la formula fue el general José María Reina BustilloEl grueso del electorado era en Honduras en ese tiempo de aproximadamente 45,000 electores, nótese que la forma de elegir al presidente y vicepresidente en papeleta era mediante popularismo, ya que Terencio Sierra obtuvo 36,796 votos y su vicepresidente de campaña José María Reina Bustillo obtuvo 37,546 votos.
El ambiente de popularismo y democracia creado alrededor del corto período presidencial de Guillermo Billinghurst (1912-1914), político provinciano al igual que Valdelomar, tal vez tuvo algún influjo en el surgimiento del cuento criollo valdelomariano, tarea que debe entenderse como un cambio de perspectiva en lo que toca a la valorización de los espacios de la nación peruana.
opulismo es un vocablo de suma ambigüedad, ampliamente empleado, a pesar de que no figura en el Diccionario de la lengua española, que sí recoge «populista» con el significado de «perteneciente o relativo al pueblo» —idénticamente a la primera acepción de «popular» (ambas palabras proceden de la latina popŭlus, 'pueblo')― indicando como ejemplo la expresión «partido populista», que en realidad no es de uso común en castellano, aunque sí en francés (Parti populiste, Francia, 2005) y en inglés (Populist Party, Estados Unidos, de 1891 a 1908).En cambio, el mismo diccionario sí recoge «popularismo» (definido como 'tendencia o afición a lo popular en formas de vida, arte, literatura, etc.', lo que también se designa con los términos «casticismo» o «folclorismo»).
Son frecuentes sin embargo sus descuidos métricos (quizá por la asimilación de la irregularidad métrica habitual en la poesía tradicional) y existe una inclinación cultista en su lenguaje que no logra disimular el esencial popularismo de su poesía piadosa, teológica y moral, recogida en Cancionero de diversas obras de nuevo trovadas (Toledo, 1508); estos versos siguieron también el modelo del beato franciscano Jacopone da Todi en sus Cánticos espirituales.
Las encuestas realizadas en el territorio nacional hondureño, marcaban una tendencia a que el candidato oficial del partido de gobierno abogado José Oswaldo Ramos Soto sería el virtual ganador en las elecciones, cosa contraria sucedería en el escrutinio realizado por la noche y día siguiente que daban una ventaja al candidato del partido liberal doctor Carlos Roberto Reina, la nueva era democrática hondureña, marcaba una clara tendencia y popularismo del pueblo hacia el “liberalismo” que con esta ya contaba tres triunfos a uno del conservadurismo.
Su gran amigo fue el carmelita fray Juan de la Concepción, de quien escribió una Fama póstuma (Madrid, 1754); pero también participó en los círculos literarios madrileños contaminados de un cierto popularismo y epígonos de un conceptismo abaratado, de forma que Francisco Monsagrati y Escobar, Francisco Scoti, Fernández de Córdoba, José Villarroel, Diego de Torres Villarroel, el Marqués de la Olmeda y el Marqués de Avellaneda fueron sus contertulios.
Se le ha llamado poeta de alma germánica por su popularismo, la melancolía amorosa, la sencillez expresiva y cierta vaguedad en el ambiente.
Se distinguen cinco momentos en la lírica albertina: popularismo, gongorismo, surrealismo, poesía política y poesía de la nostalgia.