pontazgo


Búsquedas relacionadas con pontazgo: barcaje, montazgo

pontazgo

s. m. Derecho que se paga en algunos lugares para pasar por los puentes.

pontazgo

 
m. Derecho que se paga para pasar por un puente.
Ejemplos ?
La legislación del siglo XVIII sobre la fundación de nuevas villas, también legisla sobre los puentes, previendo su construcción, determinando que el cobro de estas obras públicas, el llamado «pontazgo», pasa a ser una de las rentas del cabildo.
A partir de éste la luz de los arcos decrece gradual y simétricamente hacia ambos lados, siendo los de menor ancho los ubicados en cada extremo. El puente disponía de dos torres de puerta en el propio puente en las que se cobraba el pontazgo.
Atraviesa la villa y cruza el río Duero por un puente del XIX, junto al que existe un "descansadero" y abrevadero; en la salida había un pontazgo.
El cobro de derechos de pontazgo constituyó una notable fuente de ingresos no sólo para el concejo, sino también para el Arzobispado de Toledo, del que aquel dependía.
El primer uso documentado del término «Amsterdam» aparece en un certificado del 27 de octubre de 1275, en que los habitantes, que habían construido un puente con una presa (dam en neerlandés) sobre el río Amstel, quedaban exentos de pontazgo por orden del conde Florentino V.
Esta torre, de carácter defensivo, fue construida hacia el siglo XIII junto a un puente que cruzaba el río Caudal, para vigilar el paso y cobrar los derechos de pontazgo.
Frente a la Puerta del Duero o de Navarra derribada en 1848, se encontraba el puente, conocido como Puente de Piedra, que supera el río Duero por el este de la ciudad y que disponía de dos torres de puerta en el propio puente en las que se cobraba el pontazgo.
Hay testimonios de que en el siglo XVI los labradores de San Martín –por lo menos los “mayores”, esto es, los ricos– vivían bien y comían mejor y hasta pudieron comprar un reloj en 1607 y construir un molino y una pontecilla de madera que pronto se llevó una riada. Mientras estuvo en servicio, el concejo cobraba pontazgo, lo mismo que peaje por pasar en la barca.
Es en esa época en la que el ayuntamiento adquiere la propiedad del puente y en la que se derriba la torre que había al inicio de éste y que servía para el impuesto de pontazgo.
De aquella época sólo se conservan dos arcos ojivales de los cinco con los que cuenta la construcción, pues los dos de los extremos son producto de la reforma de Martín de Sarasola a fines del siglo XVI y el segundo arco saliendo de la Villa es obra de 1816, pues en 1812 fue dinamitado por las tropas napoleónicas. Desde 1462 y hasta 1909, se debía pagar el derecho de pontazgo al conde de Ledesma por cada persona que cruzara por este puente.
Finalmente, en 1774 y después de varios años con el viaducto clausurado por ruina, se emprendió el proyecto de reconstrucción diseñado por Marcos de Vierna que no contemplada el mantenimiento de la puerta una vez que las funciones que habían justificado su existencia –la recaudatoria del derecho de pontazgo y las estratégicas de observación y defensa– quedaron obsoletas.
La importancia del puente se destaca por el hecho de que en el año 1346 el rey Pedro IV de Aragón concedió el pontazgo, o derecho de cobro de un peaje por el uso del puente, a Luna (ya que en esas fechas Puendeluna era una aldea de Luna), durante cinco años, para la reconstrucción del puente afectado por una riada, siendo el privilego ampliado por cuatro años más en 1348.