pomposo

(redireccionado de pomposa)
También se encuentra en: Sinónimos.

pomposo, a

1. adj. Que es ostentoso y exagerado celebraron una fiesta muy pomposa; se paseaba pomposo en un descapotable nuevo. suntuoso sencillo
2. Que es llamativo o demasiado adornado le regaló un pomposo ramo de flores. aparatoso sobrio
3. Se aplica al lenguaje que es altisonante y grandilocuente.

pomposo, -sa

 
adj. Ostentoso, magnífico, grave y autorizado.
fig.Díc. del lenguaje, estilo, etc., ostentosamente exornado.
Hueco, hinchado y extendido circularmente.

pomposo, -sa

(pom'poso, -sa)
abreviación
1. que se hace con gran lujo y esplendor una fiesta pomposa
2. que llama la atención por ser vistoso o lujoso en exceso Su traje era tan pomposo que rayaba el mal gusto.
3. lenguaje que es afectado o rebuscado Oímos un discurso muy pomposo.
Sinónimos

pomposo

, pomposa
adjetivo
1 rimbombante, retumbante, hueco*, ostentoso, magnífico, suntuoso, aparatoso.
Rimbombante y retumbante se refieren al estilo y tienen sentido despectivo e irónico.
Traducciones

pomposo

pomposo

pomposo

pompous

pomposo

pompeux

pomposo

أبهى

pomposo

pompøse

pomposo

ADJ (= espléndido) → splendid, magnificent; (= majestuoso) → majestic; (= ostentoso) → pompous
Ejemplos ?
Ríe y canta, niña hermosa, Flor pomposa De la vida en el verjel; Ríe y canta mientras dura El regalo y la ventura Y la paz que hallas en él.
Su vegetación es tan pujante y pomposa que ha hecho de esos montones de fragosos peñascos risueñas isletas que el viajero no se cansa nunca de admirar.
Estas influencias fueron reelaboradas siguiendo esquemas típicamente italianos, como los de la Abadía de Pomposa (del Maestro Marzulo), consagrada en el año 1026, con un campanario iniciado por el Maestro Deusdedit en el año 1063.
El arte de Petipa estuvo hecho de rigor técnico, riqueza de medios y un sentido de la elegancia que huía de todo virtuosismo y de cualquier espectacularidad pomposa.
Llamábase don Antonio Montesdeoca, y era hombre de aquellos que sólo usaban el fraque a la francesa en los días de ceremonia o para asistir a alguna fiesta de Iglesia. Su traje ordinario era la pomposa capa española, de seda oscura en verano y de paño del mismo color en invierno.
Y más, que no era bien que un coche igualase a las no tales con las tales; pues, viendo los ojos estranjeros a una persona en un coche, pomposa por galas, reluciente por joyas, echaría a perder la cortesía, haciéndosela a ella como si fuera a una principal señora.
Despliega pomposa a la luz conque brilla la pluma amarilla, que ostenta fugaz, abriendo esponjado y en círculo rico el triple abanico que tiende al volar.
groserean y meten las cuatro, en imperativo categórico. Marcha (composición pomposa). :::Los filosofantes :::elefantes, :::andantes, :::se llevan las paredes por delante.
Como vinieron, así van. (Marcha pomposa, con pequeña variante). :::LOS FILOSOFANTES :::SON GENTE IMPORTANTE, :::CON PASO ELEFANTE, :::EN RITMO DE ANDANTE.
El antiguo sistema de la Logia era asegurar el nombramiento de sus electores por la pluralidad de los sufragios: el novísimo consta de dos partes; votos grandes y votos supuestos, de manera que la elección al paso que más segura resulta, también más espectable y aparentemente apoyada en la opinión general: resuelta la elección en el club cada miembro lleva una minuta y se encarga de ganar el voto de sus amigos y especialmente el de algunos alcaldes de cuartel, para que éstos conviden y dirijan con su influjo a una porción de ciudadanos sencillos fáciles a dejarse conducir; otra minuta lleva a la Logia masónica el presidente Julián Álvarez que la presenta acompañada de una arenga pomposa y ridícula...
Hasta se da uno a pensar si quizá la obra menos estéril de nuestro menguado Parlamento sea, no la efímera, vertiginosa y dislocada de la legislación, en cuya pomposa suficiencia tantos ingenuos ponen todavía la esperanza, sino esa misma función oratoria de que tanto maldecimos; pero donde, en ocasiones (contadas), se salva, al menos, de la común miseria y culpa la personalidad del individuo, y salen siempre a volar por el mundo las ideas puras, vivas y refulgentes, hasta cuando atraviesan labios que mancha la mentira.
Entonces vi a todo Ilión ardiendo en vivas llamas, y revuelta hasta sus cimientos la ciudad de Neptuno, semejante al añoso roble de las altas cumbres, cuando, serrado ya por el pie, pugnan los labradores por derribarle a fuerza de hachazos; álzase todavía amenazante, y trémula en la sacudida copa, se cimbrea su pomposa cabellera; vencida poco a poco, al fin, con repetidos golpes, lanza un postrer gemido y se precipita, arrastrando sus ruinas por las laderas.