polonés

(redireccionado de polonesas)

polonés, a

adj./ s. De Polonia.

polonés, -nesa

 
adj.-s. De Polonia.
Traducciones

polonés

Polish, Pole
Ejemplos ?
14 Sonata para violín y piano en fa mayor, Op. 15 Seis polonesas melancólicas para piano, Op. 17 Sonata para violonchelo o violín y piano en mi mayor, Op.
Seis fugas para el violín solo, op.10, ibid 30 preludios para el violín solo en todas las diferentes tonalidades, mayores y menores, sirviendo de estudio para perfeccionar la afinación, op.12, ibid. Seis polonesas para el violín solo con acompañamiento de un segundo violín ad libitum, op.13, ibid.
19 Cuatro polonesas melancólicas para piano, Op. 22 Variaciones sobre un romance de Méhul, Op. 23 Dos polonesas para piano, Op. 24 Concierto para piano n.º 2 en mi mayor, Op.
La mujer viste con paniers o verdugados anchos y aplastados en los dos frentes, corpiño acorsetado y escote con gasas o encajes. Polonesas, batas con cuello de encaje y manga larga.
18, el Andante Spianato y Gran Polonesa Brillante Op. 22, el Scherzo n.º 1, las Mazurcas Op. 24 y las Polonesas Op. 26. El compositor Robert Schumann al reseñar el 7 de diciembre del año anterior sus Variaciones Op.
Destacan sobre todo las polonesas en la bemol (Op. 53), en fa sostenido menor (Op. 44) y la Gran Polonesa Brillante para piano y orquesta Op.
Sin embargo, esta obra, junto a sus primeras polonesas, tiene más de calco de la música «folclórica» de autor de Karol Kurpiński, Meyseder, Oginski, Lipinsky y Elsner, entre otros.
74 n.º 1). Además de las polonesas y las mazurcas, Chopin compuso obras basadas en otras danzas. Al igual que aquéllas, estas piezas no son precisamente música para bailar, sino una estilización, «música de salón» (como buena parte de la producción de Chopin), escrita para tocar en los salones, aunando el impulso rítmico, la expresión y el brillo instrumental.
Así, en su madurez sus polonesas recogieron el vigor rítmico y el espíritu caballeresco y heroico de su país, lleno de audaces armonías y bajo una brillante y emotiva escritura pianística.
A menudo, las obras surgían en la mente (y en los dedos) del maestro con rapidez; sin embargo, a posteriori solía emplear mucho tiempo en la transcripción y redacción definitiva de estas. Una parte muy representativa de sus obras, como sus Polonesas (incluido el Andante spianato y Gran Polonesa Brillante Op.
Cybulski, director de la Escuela de Organistas y uno de los pocos editores de música polacos de su tiempo; ese mismo año compuso otra Polonesa en si bemol mayor. A estas siguieron otras polonesas, además de marchas y variaciones.
En relación a este asunto la novelista afirmó a las pocas semanas de la llegada a la isla que Chopin trabajaba en sus Preludios Op. 28, el Scherzo en do sostenido menor Op. 39 y las Polonesas Op. 40, y alguna otra pieza más.