polluelo

(redireccionado de polluelos)

polluelo, a

s. ZOOLOGÍA Pollo de pocos días.

polluelo, -la

 
m. f. Dim. de pollo.
Traducciones

polluelo

Küken

polluelo

chick

polluelo

poussin

polluelo

pulcino, stile

polluelo

ptáče

polluelo

kylling

polluelo

kananpoika

polluelo

pilence

polluelo

ひよこ

polluelo

병아리

polluelo

kuikentje

polluelo

fugleunge

polluelo

pisklę

polluelo

nykläckt kyckling

polluelo

ลูกไก่ ลูกนก

polluelo

civciv

polluelo

gà, chim con

polluelo

小鸡,

polluelo

Пиле

polluelo

polluelo

אפרוח

polluelo

SMchick
Ejemplos ?
-Que no se obtiene lo que con paciencia se obtendría. Callaron los polluelos, proponiéndose no volar hasta que les hubieran nacido las plumas.
Dime: ¿Bajo la nada de los cielos, alguna noche la tormenta impía cayó sobre el juncal, y entre los velos de la niebla, sin vida tus polluelos flotaron sobre el agua al otro día?
Levanto ahora la mirada al gallo que se ha posado sobre el borde de la valla, y veo que tiene una significación muy distinta del de la veleta, tan encumbrado, pero que, en cambio, no puede gritar, y no digamos ya cantar. No tiene gallinas ni polluelos, sólo piensa en sí y cría herrumbre.
En todos lados tiene habitaciones para huéspedes; las cluecas viven independientes, las gallinas con sus polluelos, también, y los patos tienen una salida especial al agua.
La Reina fue emparedada; pero su ama, que la quería mucho, logró hacer un agujero en la pared, y por allí la suministraba alimentos, como nosotras a nuestros polluelos; y esta señora vive, aunque una vida de mártir.
Después que el dragón se hubo comido al ave y a los polluelos, el dios que lo hiciera aparecer obró en él un prodigio: el hijo del artero Cronos transformólo en piedra, y nosotros, inmóviles, admirábamos lo que ocurría.
Creo que nos ocurrirá lo que diré si vino realmente para los teucros, cuando deseaban atravesar el foso, esta ave agorera: un águila de alto vuelo, a la derecha, llevando en las garras un enorme dragón sangriento y vivo, que hubo de soltar pronto antes de llegar al nido y darlo a los polluelos.
Como el dragón devoró a los polluelos del ave y al ave misma, los cuales eran ocho, y con la madre que los dio a luz, nueve, así nosotros combatiremos allí igual número de años, y al décimo tomaremos la ciudad de anchas calles.
Como los polluelos que, percibiendo de improviso el rápido descenso del gavilán, corren lanzando pitíos desesperados a buscar un refugio bajo las plumas erizadas de la madre, aquellos grupos de mujeres con las cabelleras destrenzadas, que gimoteaban fustigadas por el terror, aparecieron en breve bajo los brazos descarnados de la cabria, empujándose y estrechándose sobre la húmeda plataforma.
Cuando alumbre el combate el sol naciente, »Día para vosotros de desvelos, »El tigre beberá sangre caliente »Y comerán del buitre los polluelos.» ¡Oh voz cruel...!
Aquella noche estalló una terrible tempestad; las gallinas, los polluelos y hasta el propio gallo corrieron al refugio; el viento arrancó la valla que separaba los dos corrales.
El viento se había llevado la valla, y los rayos y truenos habían cesado. -¿Qué me decís de este canto? -preguntó el gallo a las gallinas y polluelos-. Salió un tanto ronco, sin elegancia.