Ejemplos ?
Se conoce un ejemplo de cuando una llamado polimorfo «desaparecido» reapareció después de 40 años. Estos llamados polimorfos «desaparecidos» probablemente sean formas cinéticas metaestables.
Walter McCrone declaró que «cada compuesto tiene diferentes formas polimórficas, y que, en general, el número de formas conocidas para un compuesto dado es proporcional al tiempo y el dinero gastado en la investigación sobre ese compuesto». Los polimorfos cristalinos pueden desaparecer.
Ambos polimorfos consisten en láminas de moléculas conectadas a través de enlaces de hidrógeno de los grupos de ácido carboxílico; pero, en la forma I, las láminas se alternan con respecto del momento dipolar neto, mientras que, en la forma II, las láminas se orientan en la misma dirección.
Los cambios estructurales se producen debido a las transiciones polimórficas en óxidos metálicos binarios y éstas dan lugar a diferentes polimorfos en óxidos metálicos binarios.
Estas condiciones incluyen: Efectos solventes (el empaquetamiento de cristal puede ser diferente en disolventes polares y no polares). Ciertas impurezas inhibiendo patrones de crecimiento y favoreciendo el crecimiento de polimorfos metaestables.
Los polimorfos tienen diferentes estabilidades y pueden convertirse espontáneamente de una forma metaestable (forma inestable) a la forma estable a una temperatura particular.
Además, han sido registrados resultados de un estructura cristalina intermitentemente polimorfar de un momento a otro. La droga paroxetina fue objeto de una demanda que giraba en torno a un par de ciertos polimorfos.
Para un sistema enantiotrópica, es una representación de la energía libre respecto a la temperatura mostrando un punto de cruce antes de los distintos puntos de fusión, y puede resultar en la posible conversión de forma reversible entre ambos polimorfos en el calentamiento y enfriamiento, o por contacto físico con un polimorfo de menor energía.
En las fases 0, Ia y Ib, el cuarzo presenta rasgos planares (PFs), PDFs, y mosaicismo, más abundantes en fases más altas. En las fases II y III se empiezan a formar polimorfos de alta presión de la sílice (coesita y stishovita).
En los diccionarios especializados se les define como "instrumentos musicales polimorfos con boquilla y una cavidad que hace de cámara de resonancia" (Villena y colaboradoras) o como "silbatos de barro cocido y agudo timbre en diversos tamaños y formas, vidriados o sin vidriar" (Guerrero).
Para un sistema monotrópico, es una representación de la energía libre de los distintos polimorfos contra la temperatura que no se cruzan antes de que todos los polimorfos se fundan —en otras palabras, cualquier transición de un polimorfo a otro será irreversible—.
En ciencia de los materiales y en mineralogía, el polimorfismo es la capacidad de un material sólido de existir en más de una forma o estructura cristalina, todas ellas con la misma composición de elementos químicos. Por ejemplo, la α-ferrita, la austenita y la δ-ferrita son polimorfos del hierro.