poema


También se encuentra en: Sinónimos.

poema

(Del lat. poema < gr. poiema.)
1. s. m. LITERATURA Obra de cierta extensión escrita en verso, o en prosa, pero de género poético.
2. MÚSICA Pieza musical para un instrumento o para un solista.
3. poema sinfónico MÚSICA Composición para orquesta inspirada en una obra literaria o en una idea poética.
4. ser un poema o todo un poema coloquial Se aplica a lo que llama la atención por cómico, exagerado u otra cualidad era todo un poema verlos bailar y cantar por la calle.

poema

 
m. lit. Obra en verso, gralte. de corta extensión.
Obra en prosa, pero análoga a un poema por su fondo o estilo.

poema

(po'ema)
sustantivo masculino
1. composición literaria compuesta en verso un poema romántico
2. situación o cosa considerada cómica o ridícula Sus gestos al hablar son un poema.
Sinónimos

poema

sustantivo masculino
Traducciones

poema

poem

poema

poème

poema

poema

poema

báseň

poema

digt

poema

Gedicht

poema

runo

poema

pjesma

poema

poema

poema

gedicht

poema

dikt

poema

wiersz

poema

dikt

poema

บทกวี

poema

şiir

poema

bài thơ

poema

poema

poema

SMpoem
ser todo un poemato be quite a sight, be just like a fairy tale (pey) → to be a complete farce
Ejemplos ?
El primer poema que un español compuso — La Farsalia, de Lucano — cantaba a un vencido, y el héroe de nuestra mejor novela personifica la enorme capacidad del hombre para ser derrotado.
¡Maravilloso hallazgo, trascendental poema, que en conmoción hondísima dos mundos va a poner: que va a cambiarlo todo del mar en ambas costas, que nuevo rumbo a todo va a dar, nuevo interés, y nuevos objetivos, y nuevos ideales y aspiraciones nuevas, luz nueva y nuevo ser, y a abrir en era nueva la cuenta de los siglos; dejando a los dos pueblos britano y portugués detrás del de Castilla confusos y envidiosos, los mapas trastornados, la Europa en desnivel, cubierto el mar de flotas, de ejércitos la tierra, la sociedad sin rumbo, la ciencia de través, la Iglesia estupefacta, los reyes espantados, la tierra dando vueltas, y atónita la fe.
Simplemente trata de expresar en un idioma llano, directo, lo que su alma emocionada sentía. Ejemplo de ello es su poema, con ciertos rasgos filosóficos, intitulado: Las hojas.
Menéndez y Pelayo cree á pie juntillas en la existen- cia real de la poetisa, y forzando, con el admirable talento que le es propio, la disquisición, llega hasta á bautizarla con el nombre de doña María de Alvarado.— En Huánuco, agre- go yo, no ha faltado vecino que, estimándola como ascen- diente suya, la llamó doña María de Figueroa; y hasta hay quien lü supone hija de don Diego de Aguilar, autor de un poema titulado El Marañón que no debe valer gran cosa, pues aun se conserva inédito en un archivo de España.
Por eso es que de pronto, ante el fracaso conductista para explicar hechos tan simples como una respuesta diversa, o tan complejos, como la creación de un poema o una sinfonía, el reinado conductista se restringió a lo que es: una aproximación a la naturaleza biológica de las reacciones del ser humano, aunque molestare a los domadores.
12 A dónde está la voz que yo tenía arrumbada en mis labios de poeta; acaso se pasea entre los residuos de aquello que no quiso ser poema.
Mas, agotados de fatiga mis miembros, después que semimuertos en mi cama yacían, este, alegre amigo, poema te hice, por el que percibieras mi dolor.
Mas ya en las brisas del jardín aspiro el perfume de nardos con que ungiste tu cuerpo para nuestros esponsales. IV Cuando tiendo mis brazos a tu cuello A causa del suicidio del poeta, el poema ha quedado para siempre inconcluso.
Laurette Séjourné en “Pensamiento y religión en el México Antiguo” nos dice: “Por su súbita emergencia y su vigor creador, Teotihuacán parece concebida en el deslumbramiento de esta revelación exaltante y, como en un vasto poema, cada uno de los elementos que lo componen forma rigurosamente de un todo altamente inspirado.
Informacion a favor de Manuel de Faria e Sousa, etc, 1640 Peregrino instrucciones Imperio de la China e cultura evangelica, etc. Nenia: un poema acróstico a la reyna de España D.
arta XLVIElogio de una obra de Lucilio Recibí el libro que me habías prometido, y con la intención de leerlo con libertad, lo abrí solo para tomarle el gusto, pero él me sedujo y fui más allá (algunos han creído que este libro era el poema de Lucilio sobre el Etna, que poseemos en pare, pero no es demasiado posible, puesto que en la Carta 79 Séneca trata de este poema como de cosa nueva.
Fue en el momento en que evocamos al Orinoco de las Fuentes, al Orinoco de las Selvas, al Orinoco de los saltos, al de la erizada cabellera que en la Fuente se alisa sus cabellos y en Maipures se despeina; y luego hablamos del Orinoco ancho, el de Caicara que abanica la tierra, y el del Torno y el Infierno que al agua dulce junta un mal humor de piedras, y ella quedó colgada de mis labios, como Palabra de carne que hiciera vivo el Poema, porque le dije, amigos, mi Parábola, la Parábola del Orinoco, la Parábola del Volcán y las Siete Estrellas.