podrir

(redireccionado de podridos)
También se encuentra en: Sinónimos.

podrir

(Del lat. putrere.)
v. tr. y prnl. Pudrir [en todas sus acepciones].
NOTA: Se conjuga como: pudrir

podrir

 
tr.-prnl. Pudrir.

podrir


Participio Pasado: podrido
Gerundio: pudriendo

Presente Indicativo
yo pudro
tú pudres
Ud./él/ella pudre
nosotros, -as pudrimos
vosotros, -as pudrís
Uds./ellos/ellas pudren
Imperfecto
yo pudría
tú pudrías
Ud./él/ella pudría
nosotros, -as pudríamos
vosotros, -as pudríais
Uds./ellos/ellas pudrían
Futuro
yo pudriré
tú pudrirás
Ud./él/ella pudrirá
nosotros, -as pudriremos
vosotros, -as pudriréis
Uds./ellos/ellas pudrirán
Pretérito
yo pudrí
tú pudriste
Ud./él/ella pudrió
nosotros, -as pudrimos
vosotros, -as pudristeis
Uds./ellos/ellas pudrieron
Condicional
yo pudriría
tú pudrirías
Ud./él/ella pudriría
nosotros, -as pudriríamos
vosotros, -as pudriríais
Uds./ellos/ellas pudrirían
Imperfecto de Subjuntivo
yo pudriera
tú pudrieras
Ud./él/ella pudriera
nosotros, -as pudriéramos
vosotros, -as pudrierais
Uds./ellos/ellas pudrieran
yo pudriese
tú pudrieses
Ud./él/ella pudriese
nosotros, -as pudriésemos
vosotros, -as pudrieseis
Uds./ellos/ellas pudriesen
Presente de Subjuntivo
yo pudra
tú pudras
Ud./él/ella pudra
nosotros, -as pudramos
vosotros, -as pudráis
Uds./ellos/ellas pudran
Futuro de Subjuntivo
yo pudriere
tú pudrieres
Ud./él/ella pudriere
nosotros, -as pudriéremos
vosotros, -as pudriereis
Uds./ellos/ellas pudrieren
Imperativo
pudre (tú)
pudra (Ud./él/ella)
pudrid (vosotros, -as)
pudran (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había podrido
tú habías podrido
Ud./él/ella había podrido
nosotros, -as habíamos podrido
vosotros, -as habíais podrido
Uds./ellos/ellas habían podrido
Futuro Perfecto
yo habré podrido
tú habrás podrido
Ud./él/ella habrá podrido
nosotros, -as habremos podrido
vosotros, -as habréis podrido
Uds./ellos/ellas habrán podrido
Pretérito Perfecto
yo he podrido
tú has podrido
Ud./él/ella ha podrido
nosotros, -as hemos podrido
vosotros, -as habéis podrido
Uds./ellos/ellas han podrido
Condicional Anterior
yo habría podrido
tú habrías podrido
Ud./él/ella habría podrido
nosotros, -as habríamos podrido
vosotros, -as habríais podrido
Uds./ellos/ellas habrían podrido
Pretérito Anterior
yo hube podrido
tú hubiste podrido
Ud./él/ella hubo podrido
nosotros, -as hubimos podrido
vosotros, -as hubísteis podrido
Uds./ellos/ellas hubieron podrido
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya podrido
tú hayas podrido
Ud./él/ella haya podrido
nosotros, -as hayamos podrido
vosotros, -as hayáis podrido
Uds./ellos/ellas hayan podrido
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera podrido
tú hubieras podrido
Ud./él/ella hubiera podrido
nosotros, -as hubiéramos podrido
vosotros, -as hubierais podrido
Uds./ellos/ellas hubieran podrido
Presente Continuo
yo estoy pudriendo
tú estás pudriendo
Ud./él/ella está pudriendo
nosotros, -as estamos pudriendo
vosotros, -as estáis pudriendo
Uds./ellos/ellas están pudriendo
Pretérito Continuo
yo estuve pudriendo
tú estuviste pudriendo
Ud./él/ella estuvo pudriendo
nosotros, -as estuvimos pudriendo
vosotros, -as estuvisteis pudriendo
Uds./ellos/ellas estuvieron pudriendo
Imperfecto Continuo
yo estaba pudriendo
tú estabas pudriendo
Ud./él/ella estaba pudriendo
nosotros, -as estábamos pudriendo
vosotros, -as estabais pudriendo
Uds./ellos/ellas estaban pudriendo
Futuro Continuo
yo estaré pudriendo
tú estarás pudriendo
Ud./él/ella estará pudriendo
nosotros, -as estaremos pudriendo
vosotros, -as estaréis pudriendo
Uds./ellos/ellas estarán pudriendo
Condicional Continuo
yo estaría pudriendo
tú estarías pudriendo
Ud./él/ella estaría pudriendo
nosotros, -as estaríamos pudriendo
vosotros, -as estaríais pudriendo
Uds./ellos/ellas estarían pudriendo
Sinónimos

podrir

transitivo y pronominal
Traducciones

podrir

rot

podrir

= pudrir
Ejemplos ?
Yo esperaba que todos los tomates podridos que allí fermentaban por el suelo se estrellarían contra la cabeza del "zelje" de Ouazan; pero los andrajosos, que formaban un círculo en torno de él, se limitaron a reírse con gruesas carcajadas y a injuriarle alegremente en su lengua nativa; y entonces yo, sentándome en el mismo ruedo que formaban los hombres de la tribu de El-Tulat, le arrojé una moneda de plata, y el manco insigne, descalzo y hediendo a leche agria, comenzó su relato, que yo pondré en asequible castellano.
Aquel viernes, a las diez de la mañana estábamos a un paso de la orquídea negra. Ismaíl nos había guiado hasta un pequeño sendero rayado de troncos podridos de ravanales y acacias.
Las células y fibras limitan el crecimiento de los cristales que permanecen microscópicos en ciertos casos, sin embargo donde los troncos eran huecos o podridos ningún tejido hubiera podido limitar el crecimiento del cristal.
Sucediole en el mando don Álvaro de Ordaz, sobrino del que envenenaron en el viaje a España; y el primer uso que hizo de su autoridad fue abandonar prudentemente la conquista y volverse a Cubagua en tal miseria que él y los suyos tuvieron que alimentarse en el viaje con cueros podridos de manatí y el poco marisco que podían coger en las playas.
-Hará un mes, señor -contestó el atribulado capataz. El ingeniero se volvió y dijo: -¡Un mes y ya los maderos están podridos! Eres un torpe, que te dejas sorprender por los apuntaladores que colocan madera blanda en sitios como éste tan saturados de humedad.
Tenía entonces sesenta y ocho años cumplidos; una erisipela le comía toda la piel y los ocho dientes podridos que le decoraban la boca le comunicaban un olor tan fétido que resultaba imposible hablarle de cerca; pero esos defectos precisamente eran lo que encantaban al amante con quien tenía que habérselas.
Si la Tierra es un buque y nosotros somos pasajeros, hagamos lo posible para viajar en primera clase, teniendo buen aire, buen camarote y buena comida, en vez de resignarnos a quedar en el fondo de la cala, donde se respira una atmósfera pestilente, se duerme sobre maderos podridos por la humedad y se consume los desperdicios de bocas afortunadas.
Tenía cuarenta y cinco años, cara de rasgos delicados, muy bellos ojos, pero una boca perversa y dientes podridos, cuerpo blanco y sin vello, trasero pequeño y bien formado y un miembro de cinco pulgadas de circunferencia, por seis de largo.
Julia era alta, bien formada, aunque gruesa y rolliza, con los más bellos ojos oscuros posibles, nariz encantadora, rasgos salientes y graciosos, cabellos muy castaños, cuerpo blanco y deliciosamente regordete, un culo que hubiera podido servir de modelo para el que esculpió Praxíteles, el coño caliente, estrecho y de un goce tan agradable como puede serlo un local así, bellas piernas y encantadores pies; pero la boca peor ornada, los dientes más podridos, y llevaba el cuerpo tan sucio, principalmente los dos templos de la lubricidad, que ningún otro ser, lo repito, ningún otro ser excepto el presidente, poseedor del mismo defecto y amándolo, ningún otro ser seguramente, a pesar de sus atractivos, se hubiera liado con Julia.
Mira si lo que dices de estas dos vidas, la desenfrenada y la moderada, no es como si supieras que dos hombres tiene cada uno un gran número de toneles; que los de uno de los dos hombres están en muy buen estado y llenos éste de vino, este otro de miel, un tercero de leche y otros de diferentes licores; que además los licores de cada tonel sólo se obtienen tras muchas molestias y son muy raros; que aquel hombre que llenó sus toneles no tiene que echar nada más en ellos en lo sucesivo y que por esto puede estar perfectamente tranquilo; el otro hombre puede, es cierto, procurarse los mismos licores tan difícilmente como el primero; sus toneles, en cambio, están podridos y agujereados...
Pero además se trata, sobre todo en el Alto Paraná, donde los horrores que cuento llegan a lo inaudito, de alimentos medio podridos.
Los árboles más cercanos tenían un aspecto raquítico y enfermizo, y muchos de ellos aparecían agostados o con los troncos podridos.