podrido


También se encuentra en: Sinónimos.

podrido, a

1. adj. Se aplica a lo que resulta de pudrirse el mueble se mojó y tiene las puertas podridas. pútrido
2. Se refiere a la persona, institución o acción que está corrompida la política está podrida. infectado

podrido, -da

(po'ðɾiðo, -ða)
abreviación
1. sustancia que se encuentra en proceso de descomposición una fruta podrida
2. que está dominado por la corrupción y el vicio un viejo podrido
3. persona que siente tedio o está harta de alguien o algo Estoy podrido de tus quejas.
tener algo en abundancia Está podrido de riquezas.
Sinónimos
Traducciones

podrido

عَفِن

podrido

shnilý

podrido

rådden

podrido

mätä

podrido

pourri

podrido

truo

podrido

腐った

podrido

썩은

podrido

rot

podrido

råtten

podrido

zgniły

podrido

podre

podrido

rutten

podrido

เน่าเปื่อย

podrido

bị thối rữa

podrido

腐烂的

podrido

רקוב

podrido

ADJ
1. (putrefacto) → rotten
2. (= corrupto) → rotten, corrupt
el sistema está podrido por dentrothere is corruption inside the system
están podridos de dinerothey're filthy rich
3. (Cono Sur) (= harto) → fed-up

podrido-a

a. rotten, decomposed.

podrido -da

(pp of pudrir) adj rotten
Ejemplos ?
El odio y el deseo de venganza es un germen podrido que infecta nuestra sociedad, y tenemos el deber y la obligación de construir algo mejor y más digno para todos.
En esto se llegó a él un soldado bizarro, sobrino del alcalde, diciendo: -¿No veis cuál se ha quedado el gitanico podrido de hurtar?
Nueve años del gran Zeus transcurrieron ya; los maderos de las naves se han podrido y las cuerdas están deshechas; nuestras esposas e hijitos nos aguardan en los palacios; y aún no hemos dado cima a la empresa para la cual vinimos.
Un pajarillo, dentro de una jaula tan chica como él, hace un ruido monótono saltando desde el palito al suelo y del suelo al palito; pero no canta ni silba. En la habitación reina un olor extraño a insano a cuero podrido, a manzanas guardadas y a libros apolillados.
Desde El sueño de las calaveras, de Quevedo, hasta el Obispo podrido, de Valdés Leal, y desde la Marbella del siglo XVII, muerta de parto en mitad del camino, que dice: La sangre de mis entrañas cubriendo el caballo está.
Muza, el usurero, para contrarrestar el maravilloso tufo a queso podrido y a residuos que flotaba en el aire, tenía junto a la muralla dentada un jardín extendido, apretado de limones, con "parterres" tupidos de claveles y rosales, que cinco esclavos del aduar de Mhas Has cuidaban diligentemente, mientras Muza, plácido como un santón, se mesaba la barba y miraba venir a sus clientes.
Alguien me decía, hace unos meses atrás, que por qué no permitíamos que el sistema democrático –ese que llaman en Venezuela democrático–, madure, y yo le decía que, y aprovechando que he probado unos dulces de mango muy exquisitos aquí en La Habana, les ponía el ejemplo del mango, que en Venezuela se pierde porque no sabemos aprovecharlo, y le decía un mango madura cuando está verde, pero un mango podrido jamás va a madurar; de un mango podrido hay que rescatar su semilla y sembrarla, para que nazca una nueva planta.
Nada aceptaremos que venga del corazón podrido del mal gobierno, ni una moneda sola ni un medicamento ni una piedra ni un grano de alimento ni una migaja de las limosnas que ofrece a cambio de nuestro digno caminar.
Un tronco seco de encina o de pino, que la lluvia no ha podrido aún, sobresale un codo de la tierra; encuéntranse a uno y otro lado del mismo, cuando el camino acaba sendas piedras blancas; y luego el terreno es llano por todas partes y propio para las carreras de carros; el tronco debe de haber pertenecido a la tumba de un hombre que ha tiempo murió, o fue puesto como mojón por los antiguos; y ahora el divino Aquileo, el de los pies ligeros, lo ha elegido por meta.
Volví a pasos lentos y precedido de Francisco, que entró con las bujías de un candelabro, encendidas para alumbrarme el camino. El nauseabundo olor era el de las últimas flores pedidas a Cannes, que al descomponerse, habían podrido el agua de los vasos.
¿Qué más decirse podría en tu alabanza y loor, después de decir que un día fuiste sin mancha, ¡oh María!, la Madre del Redentor? Corazón que ante tu planta no adore grandeza tanta, ¡muerto o podrido ha de estar!
El doctoral miró con extrañeza el pobre pelaje de la mujer, y ella, comprendiendo el sentido de la mirada, balbució: -Yo soy cigarrera, y gano muy poco, que tengo mala vista, el Señor me consuele... Mi hermano, podrido de onzas, y nunca un cuarto me da...