podredumbre


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con podredumbre: poder judicial

podredumbre

1. s. f. Acción y resultado de pudrir o pudrirse una materia la humedad favorece la podredumbre de las frutas. putrefacción
2. Estado de las cosas podridas no se dio cuenta de la podredumbre que había en el frutero.
3. Falta de moralidad le molesta mucho la podredumbre de algunos políticos. corruptela, corrupción
4. BOTÁNICA Enfermedad de algunas plantas producida por bacterias u hongos.

podredumbre

 
f. Calidad dañosa que pudre las cosas.
fig.Sentimiento interior y no comunicado.
bot. Desorganización con muerte y destrucción de los tejidos de las plantas causado por diversos hongos y bacterias.

podredumbre

(poðɾe'ðumbɾe)
sustantivo femenino
1. descomposición una materia o substancia La putrefacción es causada por diversos microorganismos.
2. comestiblesano estado de lo que está podrido Es insoportable el olor a podredumbre del matadero.
3. corrupción de una persona o cosa en el aspecto moral la podredumbre del vicio
Traducciones

podredumbre

تعفن

podredumbre

гниене

podredumbre

hniloba

podredumbre

forrådnelse

podredumbre

Fäulnis

podredumbre

σήψις

podredumbre

پوسیدگی

podredumbre

mätäneminen

podredumbre

putréfaction

podredumbre

רקבון

podredumbre

rothadás

podredumbre

pembusukan

podredumbre

putrefactio

podredumbre

verrotting

podredumbre

gnicie

podredumbre

putrefação

podredumbre

гниение

podredumbre

förruttnelse

podredumbre

การเนาเปอย

podredumbre

çürüme

podredumbre

гниття

podredumbre

sự thối nát

podredumbre

腐朽

podredumbre

podredumbre

腐敗

podredumbre

썩어

podredumbre

SF
1. (= cualidad) → rottenness, putrefaction; (= parte podrida) → rot
2. (= corrupción) → rottenness, corruption
3. (Enología) podredumbre noblenoble rot
4. (= tristeza) → secret sorrow, secret sadness
5. (Med) → pus
Ejemplos ?
-¡Qué Cerro Corá!, añadió lentamente. En el campo habían mujeres muertas, con hijos encima que chupaban aún aquella podredumbre!...
¡Y en un sitial de muerte y podredumbre Sentirle bajo el pie como un juguete, Y reír de la esclava muchedumbre A la sombra de sórdido bonete!
Me hallaba sentado sobre trozos de cuerdas, restos de ruedas y de esqueletos humanos, y sobre horrorosos harapos que la podredumbre había separado de ellos.
Posible es que la sabandija llegue a creerse, de buena fe, la protectora y salvadora del rincón negro y húmedo, y que intente esfuerzos para prevenir que el sol y la escoba entren a él revolucionando, transformando el medio con la destrucción del medio y sus productos. Cumple con ello el deber de la propia conservación, porque ¿a dónde iría ella, falta de miasmas, de sombra y podredumbre?
¿Vuela el alma al cielo? ¿Todo es, sin espíritu, podredumbre y cieno? ¡No sé; pero hay algo que explicar no puedo, que al par nos infunde repugnancia y duelo, a dejar tan tristes, tan solos los muertos.
Ya no me espanto de las pestilenciales dolencias que con tanta freqüencia afligen á Persepolis; capaz es de envenenar todo el globo terraqüeo la podredumbre de tantos muertos y de tantos vivos apeñuscados en un mismo sitio.
Teme además el cúmulo de leyes adicionales, y cada vez más extensas, que la regulación de las leyes anteriores de páuperos causa; pero esto viene de que se quieren legislar las formas del mal, y curarlo en sus manifestaciones; cuando en lo que hay que curarlo es en su base, la cual está en el enlodamiento, agusanamiento y podredumbre en que viven las gentes bajas de las grandes poblaciones...
Gladiadores de la luz, veréis una sucia sombra devorar vuestras frentes. Acabar y desvanecerse no es nada; lo intolerable es acabar en lo repulsivo, desvanecerse en la podredumbre.
Cada noche, sin embargo, soñaba con ella; era siempre el mismo sueño: se acercaba a ella, pero cuando iba a abrazarla, se le caía deshecha en podredumbre entre sus brazos.
El son de las campanas llenaba el aire, y el grave cántico de los clérigos parecía reposar en la tierra, donde todo es polvo y podredumbre.
Ni sella (no te asombres) esta losa a un devoto, que cantando himnos al Hacedor en compungido tono y clamor doliente, pálido, cabizbajo y penitente dejaba el templo, y sus dineros sacros derramaba en profanos simulacros, mientra el mendigo mísero y transido recibía a sus puertas, a la ambición y al aparato abiertas, vil ochavillo o tísica piltrafa; en fin, no aquí la estafa yace disuelta en polvo y podredumbre...
Y eso que vivían en uno de esos hacinamientos humanos, entre cuatro paredes destartaladas, viejas, feas, en la callejuela inmunda de las mujeres perdidas, hedionda a todas horas, alumbrada de noche por escasos faroles, y donde resuenan en perpetua llamada a las zambras de echacorvería, las arpas y los acordeones, y el ruido de los marineros que llegan al burdel, desesperados con la castidad de las largas travesías, a emborracharse como cubas y a gritar y patalear como condenados. ¡Sí!, entre la podredumbre, al estrépito de las fiestas tunantescas, el chico vivió y pronto estuvo sano y en pie.