poderoso

(redireccionado de poderosos)
También se encuentra en: Sinónimos.

poderoso, a

1. adj./ s. Que tiene poder el ejército se enfrenta a una nación poderosa. potente
2. Se refiere a la persona que es rica e influyente el puerto estaba lleno de poderosos en sus yates. potentado, pudiente
3. adj. Que es eficaz tenía un dolor muy fuerte pero le dieron un calmante poderoso. efectivo, enérgico
4. Se aplica al motivo o razón que es muy decisivo tiene motivos poderosos para no hacerlo. importante

poderoso, -sa

 
adj.-s. Que tiene poder.
Muy rico, colmado de bienes de fortuna.
adj. Grande, excelente en su línea.
Activo, eficaz.

poderoso, -sa

(pode'ɾoso, -sa)
abreviación
1. débil que tiene autoridad para mandar e influir en otros Atila fue un guerrero poderoso.
2. que es muy acaudalado e influyente una familia poderosa
3. que tiene gran potencia y fuerza máquina poderosa
4. ineficaz que tiene gran eficacia un poderoso medicamento
Sinónimos
Traducciones

poderoso

قَوِيّ

poderoso

vlivný

poderoso

magtfuld

poderoso

voimakas

poderoso

puissant

poderoso

moćan

poderoso

強力な

poderoso

강력한

poderoso

machtig

poderoso

mektig

poderoso

potężny

poderoso

mäktig

poderoso

ที่มีอิทธิพล

poderoso

güçlü

poderoso

nhiều quyền lực

poderoso

强大的

poderoso

עוצמה

poderoso

A. ADJpowerful
poderoso caballero es don dineromoney talks
B. SMPL los poderosos (= dirigentes) → the people in power; (= ricos) → the rich and powerful
Ejemplos ?
Si, pues, tenemos que alabar al dios que nos procura esta felicidad, alabemos al amor, que no solamente nos sirve mucho en esta vida, conduciéndonos a los que nos es propio, sino porque además de los más poderosos motivos para esperar que si tributamos fielmente a los dioses lo que les es debido, él nos devolverá a nuestra primitiva naturaleza después de esta vida, curará nuestras enfermedades y nos proporcionará una pura felicidad.
Artículo 12°- La República de Cuba hace suyos los principios antimperialistas e internacionalistas, y :a) ratifica su aspiración de paz digna, verdadera y válida para todos los Estados, grandes y pequeños, débiles y poderosos...
Hasta los más sabios o los más poderosos; hasta los más ricos o los más crédulos y viceversa; en alguna ocasión recibieron algo de un verdadero maestro.
Los judíos más poderosos de la ciudad, prendados de su maravillosa hermosura, la habían solicitado para esposa; pero la hebrea, insensible a los homenajes de sus adoradores y a los consejos de su padre, que instaba para que eligiese un compañero antes de quedar sola en el mundo, se mantenía encerrada en un profundo silencio, sin dar más razón de su extraña conducta que el capricho de permanecer libre.
La cuestión que queda por responder es la de qué ha de hacerse para aplicar estos poderosos recursos intelectuales y materiales de manera que la pobreza en cualquier parte llegue a ser algo del pasado.
En seguida, el discurso dicho a aquellos augures, a la Abuela del Día, a la Abuela del Alba por los Constructores, los Formadores; he aquí sus nombres: Antiguo Secreto, Antigua Ocultadora. Y los Maestros Gigantes hablaron, así como los Dominadores, los Poderosos del Cielo.
Sólo los Constructores, los Formadores, los Dominadores, los Poderosos del Cielo, los Procreadores, los Engendradores, estaban sobre el agua, luz esparcida.
Aquí recogeremos la declaración, la manifestación, la aclaración de lo que estaba escondido, de lo que fue iluminado por los Constructores, los Formadores, los Procreadores, los Engendradores; sus nombres: Maestro Mago del Alba, Maestro Mago del Día, Gran Tapir del Alba, Dominadores, Poderosos del Cielo, Espíritus de los Lagos, Espíritus del Mar, Los de la Verde Jadeita, Los de la Verde Copa; así decíase.
Fueron muchas las que amonestaron a Julio César su muerte; empero a las culpas de asiento en el corazón del hombre, las más veces se añade otra peor, que es la dureza y la incredulidad, de que se fabrica la confianza, a cuyo cargo están las ruinas de los príncipes, las caídas de los poderosos y las desgracias de todos, porque la obstinación fue siempre, y lo será, autora de tragedias.
Todos reconocen cuán magníficos son los hayedos de Dinamarca, pero en la mente de Antón se levantaba más magnífico todavía el bosque de hayas de Wartburg; más poderosos y venerables le parecían los viejos robles que rodeaban el altivo castillo medieval, con las plantas trepadoras colgantes de los sillares; más dulcemente olían las flores de sus manzanos que las de los manzanos daneses; percibía bien distintamente su aroma.
Entonces vino la Palabra; vino aquí de los Dominadores, de los Poderosos del Cielo, en las tinieblas, en la noche: fue dicha por los Dominadores, los Poderosos del Cielo; hablaron: entonces celebraron consejo, entonces pensaron, se comprendieron, unieron sus palabras, sus sabidurías.
Y si con moderación sufre las injurias de la fortuna, ¿con cuánta mayor sufrirá las de los hombres poderosos, sabiendo que son las manos con que ella obra?