Ejemplos ?
Cuando era ministro popular daba al teatro sus mejores dramas y, obligándonos a alabárselos, nos ponía en el aprieto de parecer aduladores; y ahora que no es ministro empieza a dar los peores, poniéndonos igualmente en el amargo trance de parecer enemigos suyos. Esto es por su parte poco generoso.
Uno de los medios para conseguirlo es usar de él lo menos posible y eludir gastos innecesarios, procurando mantener la paz, pero sin olvidarse de que haciendo algunos de­sembolsos para conjurar el peligro, se ahorran luego mayores gastos para repelerlo; también evitar que se acumulen deudas, no sólo huyendo de las ocasiones de gastar, sino haciendo vigorosos esfuerzos en tiempo de paz para pagar las deudas que hayan ocasionado las guerras inevitables, y no cargar a la prosperidad, de un modo poco generoso, con un peso que nosotros debemos soportar.
Me había vengado. Lo confieso, fui poco generoso y más maligno que Mefistófeles. Han corrido años, y aquella mi innoble venganza me remuerde, hoy que ando achacoso como judío en viernes.
Después del primer deslumbramiento al llegar a la ciudad y del engaño de que es víctima en el puesto de una frutera, que no quedará sin réplica, comienza a asimilar los prácticos consejos que le da Teodoro, el sacristán, y, aunque vuelve a ser burlado, esta vez por los pupilos alojados en casa de su amo, pone en juego toda su habilidad para sangrar al poco generoso sacristán y vengarse, también de forma desproporcionada.
Por lo general, mientras escribe para la televisión, Sorkin rara vez deja que otros escritores se queden con el crédito por realizar el guion; Peter De Jonge informó que los antiguos guionistas de The West Wing dijeron: «Sorkin es excepcionalmente poco generoso cuando se trata de acreditar a otra persona».
(Al mundo del más acá, que fue tan poco generoso con él, prefirió guardarlo bajo siete llaves en el ropero de su casa infantil, la única casa que conoció en sus 55 años de vida.) Como escritos en el agua, sus poemas son transparentes.
En este caso, Wagner se mostró poco generoso respecto a Luis, aprovechando la confianza del joven soberano y haciéndole creer deliberadamente que entre él y Cosima no había ninguna relación.