poética


También se encuentra en: Sinónimos.

poética

(Del lat. poetica.)
1. s. f. LITERATURA, POESÍA Disciplina que estudia el lenguaje poético y, en general, el literario.
2. LITERATURA, POESÍA Tratado sobre las reglas de la poesía, tanto de su forma como de su esencia.

poética

 
f. lit. Arte de componer obras poéticas.
Ciencia que se ocupa del lenguaje poético y, en general, literario.
Obra o tratado sobre los principios y reglas de la poesía, en cuanto a su forma y esencia.

poética

(po'etika)
sustantivo femenino
1. disciplina dedicada al análisis de obras literarias El profesor era partidario de la poética de la recepción.
2. composición de obras en verso la poética de los románticos
3. conjunto de principios y reglas de un género, escuela o autor la poética de los expresionistas alemanes
4. tratado sobre los principios y reglas de un género literario la "Poética" de Aristóteles
Sinónimos

poética

sustantivo femenino
Traducciones

poética

poetics

poética

poetica

poética

poétique

poética

SFpoetics sing, art of poetry
Ejemplos ?
Literatura emergente en el trabajo cotidiano del aula: textos que ponen tanto la función poética como la metalingüística en un mismo nivel de goce y reflexión.
Jacobson realizó estudios sobre la comunicación y la Poética aprovechando los puntos de vista de los formalistas rusos, a los cuales él había pertenecido.
¿Cuál sería el carácter de esta civilización?… He aquí un problema que no tiene solución; pero que sin embargo daría materia a una inteligencia vasta y a una imaginación poética como la de Herder, para fraguar un sistema seductor y bellísimo, partiendo de los datos conocidos, y pintándonos lo que pudo ser, sabiendo lo que fue en realidad.
Porque si pudieses hablar por el arte, estarías en estado de hacer lo mismo respecto todos los demás poetas. En efecto, la poesía es un solo y mismo arte, que se llama poética; ¿no es así?
Una especie de soltura deportiva hecha de agilidad, despreocupación y arranca eléctrico; una sonrisa de hombre que está de vuelta; un dinamismo orgánico, inagotable y flagelante, todo eso se ha fundido para perfilar la marca poética de Ferreiro.
Pero el estilo de Dostoyevski consiste precisamente en no retenernos a contemplar el material empleado y colocarnos desde luego frente a puros dinamismos. No la ingenuidad en la ingenuidad, sino lo que de movimiento vivaz hay en ella, constituye su objetividad poética en El Idiota .
Junto a mí, unos ingleses jóvenes suspiraban emocionados por la dulzura melancólica de la música y de la noche, sintiendo ablandarse sus almas bajo un soplo de amor; y viendo yo la corona de luces del Víale del Colli que rasgaba la oscuridad en lo alto de un cerro, y a sus pies el Amo rumoroso y temblón reflejando las rojas serpentinas de los faroles por debajo de las arcadas del Ponte Vecchio, sentíame igualmente conmovido por la romanza, tocado por la emoción poética de los más bellos momentos de la vida, creyéndome por un instante más ligero, en, un mundo extraordinario, de atmósfera sutil y perfumada, donde los cuerpos tuviesen la fluidez de las almas.
Estas mezquinas contrariedades, unidas á las desgracias que en estos últimos años me han sobrevenido, y entre los cuales cuento la pérdida de mis padres y de mi hacienda, en lugar de acobardarme y héchome abandonar mis proyectos, han doblado mi fuerza y los han robustecido y ensanchado más cada dia; así es que en vez de un poema he emprendido dos: y en lugar de apartar mi pensamiento de Granada, le han hecho abarcar toda su poética historia.
Las damas se limpiaron los ojos, emocionadas de oírme: Yo sonreí tristemente, considerando que aquella era la actitud que a lo adelante debía adoptar con las mujeres para hacer poética mi manquedad.
La primera abraza la historia poética de los personajes granadinos, desde el Rey Al-hamar su fundador hasta la leyenda diabólica del Tornadizo, padre del Wasir de su penúltimo Rey Muley Hacén: y la segunda, que es el poema, abarca el período histórico de la conquista, desde el reinado de este último hasta la ocupacion de la capital por los Cristianos.» Cumpliendo con estas ofertas, hechas en mi prospecto de 6 de marzo de 1851, empiezo hoy la publicacion del .
Tú tendrás mientras yo exista un altar dentro de mí.» Y le tiene; aún arde ilesa de su amor en mí la llama; aún la llora y aún la ama en silencio el corazón. Ya la edad sobre mí pesa, pero virgen todavía guarda fiel el alma mía su poética pasión.
La verdad es que, en la primera mitad del siglo xvii, Mé- xico se enorgullecía con ser patria de una gran poetisa— Sor Junna Inés de la Cruz— nacida en 1614, la que mantenía co- rrespondencia poética con laureados ingenios de Madrid, y aun con vates españoles residentes en el Perú.