plutocrático

(redireccionado de plutocrática)

plutocrático, a

adj. SOCIOLOGÍA, POLÍTICA De la plutocracia o de los plutócratas.

plutocrático, -ca

 
adj. Relativo a la plutocracia.
Traducciones

plutocrático

plutocratico

plutocrático

ADJplutocratic
Ejemplos ?
Baquerizo Moreno gobernó con mano plutocrática y guante de caballero humanista, concedió amnistía a los conchistas con lo que devolvió la paz interna a Ecuador, y respaldó políticas sociales de importancia al promulgar la jornada de ocho horas diarias de trabajo y al abolir la prisión por deudas ("apremio personal"), cuya consecuencia fue la progresiva desaparición del concertaje, que en realidad solamente cesó, y no del todo, con la Reforma Agraria de 1964.
Por supuesto, si no se hubiese introducido nunca ni el vapor ni los inventos que hicieron posible el sistema de fábricas, habría sido meramente una cuestión de un tiempo más largo antes de que la clase capitalista, procediendo en este caso mediante los señoríos y la usura, hubiese reducido las masas al vasallaje, y derrocado la democracia como en las antiguas repúblicas, pero los grandes inventos aceleraron asombrosamente la conquita plutocrática.
La libertad reglada por la ley dará por resultado la paz y en las diversas vías de tránsito a través del istmo, en las cuales tenemos interés, se hallará protección y seguridad”. He aquí la concepción plutocrática del derecho en evidencia.
“El hombre debe ser esclavo de la máquina, se le debe proteger sí, que produzca lo mas que pueda, que se le pague alto, pero que produzca mucho para que el rendimiento alto no se detenga”: no importa su psicología no importa la resistencia de su biología, lo que es importante es que la oligarquía plutocrática gane y de el espejismo de pagar más cuando más se trabaje, aún cuando quiebre la biología y la psicología del pueblo colombiano porque la economía de los menos está por encima de la vida de los más.
Si la Revolución no hubiese ocurrido cuando ocurrió, no podemos dudar de que algo parecido a esta dinastía plutocrática universal o alguna oligarquía sumamente centralizada, basada en el completo monopolio de toda propiedad por un pequeño grupo, habría llegado a ser el gobierno del mundo mucho antes de esta época.
"Contempladas como pasos necesarios en la evolución de la sociedad desde la pura monarquía a la pura democracia, estas repúblicas de la fase negativa marcan un escenario de progreso; pero si se contemplan como finalidades eran un tipo mucho menos admirable en su conjunto que las monarquías decentes. Especialmente respecto a su susceptibilidad de corrupción y subversión plutocrática eran la peor clase de gobierno posible.
En Europa el poder financiero europeo y mundial y su influencia a través de la troika (FMI, BCE y Comisión Europea) habrían instaurado una oligarquía plutocrática en Europa que se habría mostrado de manera palpable durante la crisis del euro y la Gran recesión cuando se postergaría las demandas sociales, la lucha contra los paraísos fiscales, el control de la banca, la tasa Tobin y cualquier otra medida que pudiera poner límites a 'establisment' financiero en exclusivo beneficio del poder bancario.
Un historiador radical como Gabriel del Mazo le atribuye responsabilidad a "la oligarquía política y plutocrática en acecho, cuya aspiración enderezó a derribar el gobierno constitucional mediante una operación militar y so pretexto de restablecer el orden alterado".
Defiende también que el conocimiento y la cultura deberían tener garantizados un lugar privilegiado en nuestra sociedad, desafiando la arrogancia del "establishment", la insolencia de los editores, la vulgaridad de los medios de comunicación de masas y la picardía plutocrática.
Prólogo de Rufino Blanco-fombona (1917) La constitución de Estados Unidos como instrumento de dominación plutocrática (1917) Rosas y Thiers: La diplomacia europea en el Río de la Plata, 1838-1850 (1919) Francisco Solano López y la Guerra del Paraguay (1919) La Tercera Internacional.
El pensamiento doctrinario fascista reconoce abiertamente su carácter totalitario y toma el término para autodenominarse, así como adopta deliberadamente para el nuevo Partido-Estado la forma de un culto a la personalidad que asegure por presión social la subordinación de todas las jerarquías al líder de las masas, como expresión del triunfo de la voluntad sobre la inercia de la historia, contra toda forma liberal de pluralismo político o social, o al menos contra toda autonomía "plutocrática" de las diferentes formaciones sociales.
En octubre de 1958, durante la VI Convención del PAP, un grupo de dirigentes juveniles, liderado por Luis de la Puente Uceda, presentó una moción crítica contra la dirigencia del partido, reclamando el retorno al programa primigenio, antimperialista, revolucionario y popular, del PAP, por entonces embarcado en una alianza «conviviente» con el presidente Manuel Prado Ugarteche, surgido de la derecha más rancia y plutocrática.