pleita

pleita

s. f. Tira o faja muy flexible de esparto, rafia o similar, usada para realizar trabajos de cestería.
Ejemplos ?
Encellas para quesos se hacen de pleita embriaga, con tres vueltas algo mas, con el sucio lleno de pleita de tierra de los bantps Ruedos cariñanos.
Se hacen de pleita. Empezando por la hijuela se cosen bien sin perder malla; y en la misma conformidad los ruedos redondos de pleita; faltando estas circunstancias, quedan en falso.
Hacen pleita de varias denominaciones, como de trece, de quince ramales (cada ramal se compone regularmente de seis espartos), que es la ordinaria y la fina, pleita llenuda, que es la más cargada de esparto, otra que llaman briaga, que tiene retorcida la malla formando un cordoncillo, y la que llaman de Palacio que se hace del esparto mas endeble y por consiguiente sale una pleita floja y de poca resistencia.
Expondremos estas labores con alguna restricción, pues no es posible describir todas sus obras: Aventadores de pleita menuda con dos vueltas cumplidas, bien cosido sin perder malla atrás, empezando por el codillo y concluyendo con los remates, asegurándolos con una puntada.
Muchas porciones de pleita se guardan enrolladas para serones, ruedos, espuertas, aventadores, etc. pero la mayor parte se convierte en rollos compuestos de diez o más pleitas de a veintisiete varas de largo.
Trabajan también espuertas de a tres y de a cuatro para los mozos de trabajo con pleita ancha, dándoles una vara o más de largo: se cosen sin perder malla con lazo torcido y el suelo con lía enrollándola con la misma lía.
Los visitantes pueden, además de conocer este maravilloso pueblo, probar platos típicos en los muchos stands que se montan para la ocasión, así como adquirir productos realizados a mano por grandes maestros, como cerámiza, pleita...
e llama espartero al artesano que trabaja en formar toda obra y pieza de esparto. Estos artesanos compran el esparto ya crudo o machacado, hecho liñuelo, lía, pleita, etc.
Pasadas las fiestas se dejaban de oir, para el año siguiente construir otra nueva. Pleita Otro tipo de artesanía popular gastoreña es la elaboración de pleitas, que consiste en una especie de trenzado, que puede llevar de tres a diecisiete ramales hechos con palmas o esparto.
En los lugares en que los vecinos se dedican a coger el esparto de las atochas enrollando las puntas en un palito llamado collazo y que tirando se sueltan y se arrancan las uñas o cabezones que depositan entre los dedos y juntando manos, que atan con un vencejo y con estas montones llegando la noche se retiran al lugar y allí lo venden en rama o laborean ellos mismos para despacharlo a los esparteros. Aunque primero lo cuecen, empozan, curan y machacan; pero siempre dejan una porción por machacar para liñuelo, pleita, etc.
Sería largo de expresar la multitud de materiales que preparan en los lugares para los esparteros y así solo referiremos una porción, como es el niñuelo, guita, tomicilla y teguillo, que todo es uno y es aquella trencilla con que cosen la pleita compuesta de tres espartos cada postura: teniendo cuidado de macerar antes el esparto para que quede correoso y flexible y de agarrar los puñados o manos por el cabezón o uña y sacudir las puntas contra un banco para que suelten y se caigan las extremidades punzantes, porque se herirían a cada paso.
En cuanto a la artesanía en Villanueva del Trabuco históricamente se ha trabajado el esparto, la mimbre y la madera, fundamentales para la creación de los utensilios necesarios para las actividades cotidianas. Era necesaria la utilización del esparto con el cual se hacía la pleita (que es el molde que da forma al queso).