plegarse


Búsquedas relacionadas con plegarse: comandadas, pliegan

plegarse

(ple'γaɾse)
verbo pronominal
aceptar un hecho inconveniente o someterse a la voluntad de otra persona Se plegaron a las pruebas que tenían.
Traducciones

plegarse

to give in, collapse, crease, fold, submit
Ejemplos ?
Verdad es que él sirvió para sofocar, aunque momentáneamente, la rebelión administrativa, Belgrano, incapaz de plegarse á ninguno de los parti­dos políticos, era poco favorecido de ellos.
4 Y todo el ejército de los cielos se corromperá, y plegarse han los cielos como un libro: y caerá todo su ejército, como se cae la hoja de la parra, y como se cae la de la higuera.
Podríamos decir sobre todo órgano constitucional lo que Renan dice sobre el seminario de Issy (10): "La primera regla de la compañía era abdicar todo lo que puede llamarse talento, originalidad, para plegarse a la disciplina de una comunidad mediocre.
Se le dijo que sé aceptaría sus servicios si venía a plegarse a la revolución contra Juárez, y como protestara contra la invitación, pasó preso y desarmado a una pieza interior.
Más aún: el Texto mismo tuvo por fin que plegarse a sufrir una torsión, hasta ponerse él de acuerdo con la ciencia, o por lo menos, hacer cesar la evidente contradicción de que primero se había hecho justo mérito.
Tarea ingrata, pero cuan noble la de recordar el espíritu y la letra del Pacto a aquéllos que deben plegarse a las necesidades cotidianas de una política de contemporización y de prudencia.
Los lunares que de quando en quando se notan ya en el estilo, ya en los pensamientos, son mas bien hijos de la materia que de su genio, el qual tenia muchas veces que plegarse á ciertas puerilidades y modos de decir indignos ciertamente de la magestad de la Historia.
el Gobierno provisorio; esto unido a las correspondencias de Ayacucho que me aseguraban las tendencias de ese Ejército de plegarse a Suárez...
Ningún individuo, gremio o sector puede estar por encima del interés general, y éste no puede plegarse a quienes en primera y también en última instancia deben tener presente el sacrificio, muchas veces esforzado del pueblo y del Estado para proporcionarles preparación profesional en las escuelas superiores que, si bien es cierto son autónomas, se sostienen con las contribuciones de todos nuestros compatriotas.
¿Qué extraño puede ser que por algún tiempo la causa de la libertad pareciese perdida y que mexicanos, tal vez de recto corazón, pero débiles e ilusos, se dejasen sobrecoger por el desaliento y creyesen que ya no quedaba otro recurso sino plegarse al hado que parecía contrario?
Si fuera prácticamente posible, lo ideal es que no hubiesen cobrado nunca. Y en este caso, sencillamente, hay que plegarse ante la realidad de que necesitan cobrar y, por lo tanto, deben cobrar.
Convengo en que no pueden hacerse tantas leyes como hombres; pero las leyes pueden ser tan dulces, en tan pequeño número, que todos los hombres, del carácter que sean, puedan fácilmente plegarse a ellas, y aun exigiría yo que ese pequeño número de leyes sea susceptible de poder adaptarse fácilmente a todos los distintos caracteres; que el espíritu de quien las dirija sea emplear mayor o menor severidad, en razón del individuo al que habrían de afectar.