Ejemplos ?
Perico se metió al fin a revendedor de billetes de los teatros y de la Plaza de Toros, con lo que ya podía purear de cuando en cuando e ir él y su mujer de Pascua en San Juan al paraíso del Real, y la ignominia de la Zarzuela; pero como entonces la autoridad aún tenía la reventa de billetes por lo que las antiguas leyes de Castilla llamaban monipodio y castigaban como tal, Perico fue cogido una noche revendiendo billetes, y por buenas composturas le secuestraron todos los que tenía, y gracias que no fue también su persona secuestrada en el Saladero.
1773) Epístola del Paular Memoria para el arreglo de la policía de los espectáculos y diversiones públicas, y sobre su origen en España (1790) Informe en el expediente de la Ley Agraria (1794) Memoria sobre la educación pública (1801) Memorias histórico-artísticas de arquitectura (1804-1808) Memoria en defensa de la Junta Central (1811) Obras: Ilustradas con numerosas notas, y dispuestas por órden de materia (1839) Obras - Tomo IV (Logroño, 1847) Pan y toros — Oración apológica que en defensa del estado floreciente de la España en el reinado de Carlos IV dijo el autor por los años de 1786 en la plaza de toros de Madrid Memoria sobre la Policía de los espectáculos y diversiones públicas...
Pensando en la arena candente de la política se le aparecía la plaza de toros en un día de corrida en Agosto y desde tendido de sol.
le confieso a usted que se me hincha la vanidad de castellano cuando veo entrar a los pueblos por esas reformas. Una plaza de toros no debe faltar nunca en ninguna población nuestra que se aprecie en algo.
Sea, por un momento, la plaza de toros la piedra, la tajada fundamental; llamemos al público lego, y a los bailes de campo, regatas, cucañas..., y al aire libre, la salsa económica...
En la Plaza de Toros se desencadenó de repente una potencia devastadora, a la cual nada hay que objetar, porque funcionó conforme a su calculada y útil estructura.
Despechados los progresistas, se aliaron por otro lado con los conservadores y se fueron el 23 de Abril á la plaza de Toros con toda la milicia de la monarquía.
Fábricas de barriles para el envase de uvas. Fábrica de mosaicos hidráulicos. Casinos, cafas, circo, teatro, frontón y Plaza de Toros. Datos historircos .
De la muchedumbre de gente de armas reunida en la calle, no salió un eco: pero los gritos del fiero negro lo tuvieron en los ámbitos más apartados a manera de imponentes rugidos. El cuadro estaba formado en una explanada verde y espaciosa, en las proximidades de la plaza de toros.
Según su excelencia, mientras los generales libertadores salían desterrados a Canarias desde el puerto de Cádiz, aquel pueblo, tantas veces llamado, después acá, cuna de la Libertad y baluarte de qué sé yo qué, aplaudía frenético en la plaza de toros la corrida de la tarde, en tanto lloraba el señor Ayala desde la playa la marcha de los desterrados, y si otro día pudo creerse que los mismos gaditanos se disponían a protestar con la fuerza contra los decretos del Gobierno referentes a los mismos proscritos, porque el gobernador de la plaza tomaba serias precauciones militares, las apariencias mentían.
Ir de paseo al cementerio el día de finados por ver y hacerse ver, por aquello de «¿adónde vas, Vicente?, adonde va toda la gente», como se va a la plaza de toros; por novelería y por matar tiempo, es cometer el más repugnante y estúpido de los sacrilegios.
¿Qué realidad de carne y hueso puede desarrollarse en esas cuatro tablas? -¿De modo que, según tú, debiera representarse en la plaza de toros?