plateresco


Búsquedas relacionadas con plateresco: barroco, churrigueresco, herreriano

plateresco, a

adj. ARQUITECTURA, ARTE Se aplica a un estilo artístico español, desarrollado en el siglo xvi, que se caracteriza por la utilización del repertorio decorativo renacentista.

plateresco, -ca

 
adj. b. art. Díc. del estilo español de ornamentación empleado por los plateros del s. XVI, aprovechando elementos de arquitectura clásica y ojival.
adj.-s. arq. Díc. del estilo arquitectónico desarrollado en España en el s. XVI, de carácter híbrido y gran fastuosidad, a cuya formación contribuyeron elementos renacentistas italianos, góticos preciosistas, temas de arte popular, las innovaciones constructivas de la época y posiblemente el esplendor de la orfebrería.
Traducciones

plateresco

plateresco

plateresco

Plateresque

plateresco

plateresque

plateresco

plateresque

plateresco

plateresque

plateresco

plateresque

plateresco

ADJplateresque
Ejemplos ?
En cuanto a la forma tecnológica y litúrgica, pueden usarse el cedro revestido con planchas de cobre, plata o bronce o bien el oro, uno de los otros metales dorados y de cuya combinación se puede sacar un partido inmenso (como ornamentación, recuerdos de la Pasión, de los misterios religiosos), esculpidos en lo que pudiéramos llamar tras altar, de forma completamente artística y teniendo sitio a propósito para recibir estas magnificas custodias de metal, que tantas hay en toda España, ya sean de estilo plateresco o góticas tal vez.
En España se desarrollaron varios estilos: el plateresco, caracterizado por el uso de paramentos almohadillados, columnas abalaustradas y profusa decoración de grutescos (Alonso Covarrubias, Diego de Siloé); y el purismo, más preocupado por la estructura racional del edificio, abandonando la decoración exuberante del plateresco (Rodrigo Gil de Hontañón, Andrés de Vandelvira).
En la España meridional, este fenómeno produjo modelos de fusión entre estilos como el plateresco y la arquitectura mudéjar tradicional, en diferentes prototipos de casas señoriales y cortijos.
Balcón de San Clemente: Es un balcón de estilo plateresco construido en el siglo XVI y al cual se accedía desde la antigua capilla de San Clemente, donde ahora se encuentra el Museo de San Clemente.
En 1523 se realizó la mayor alteración del monumento con la construcción de una basílica cruciforme renacentista de estilo plateresco en el centro del edificio musulmán.
La portada y entrada principal tiene dos cuerpos más peineta de estilo plateresco, aunque en el siglo son añadidos elementos barrocos.
Constan de varias salas o capillas, llamadas de San Marcos, Nuestra Señora del Reposo o Belén, Galería y Capilla del Calvario o De Profundis. A través de una magnífica portada de estilo plateresco pasamos del Panteón a la Iglesia Colegiata.
Contienen magníficos retablos, imágenes y cuadros de destacados artistas. Se accede al Museo a través de una puerta, también de estilo plateresco, realizada a mediados del siglo XVI.
A la portada con atrio al norte, de estilo plateresco y cubrición con nervaduras, se le adosa la torre de ladrillo de cuatro cuerpos, el superior con campanario de un ojo de medio punto por cada cara, rematada por un pináculo historicista del siglo XIX.
El órgano mayor de la catedral, cuya caja fue descrita por Juan Bautista Labaña en 1610 como de «extremada escultura», se conservó en su aspecto original hasta 1940. Fue realizado por Juan de Moreto y Esteban Ropic en 1529 en estilo plateresco.
Los sucesivos añadidos ocultan gran parte de la belleza e importancia histórica de esta iglesia de una sola nave cubierta con artesa exagonal y arco triunfal apuntado de tipo plateresco.
Destacan en este conjunto la Iglesia parroquial de El Salvador, de estilo renacimiento español, edificada sobre restos de estilo gótico; el llamado lienzo de Doña Ana, uno de los monumentos de mayor abolengo arquitectónico, de estilo plateresco próximo al alto renacimiento; la casa del Inquisidor, la del General Latorre, la casa llamada de Alcañabate, construcción del siglo XVII, de finales del alto renacimiento, que a su valor arquitectónico une el histórico y sentimental de haber pernoctado en ella Santa Teresa de Jesús; la del Doctor La Encina, auténtico palacio con hermosa portada y escudo, y la de la Condesa de Villaleal, cuyo estilo corresponde a la segunda mitad del siglo XVI, con hermosas rejas y balconajes.