platónico


También se encuentra en: Sinónimos.

platónico, a

(De Platón, filósofo griego.)
1. adj. FILOSOFÍA De este filósofo griego o del platonismo.
2. FILOSOFÍA Que profesa el platonismo.
3. SICOLOGÍA Se aplica al sentimiento que no se manifiesta en actos sino sólo de manera ideal su amor es meramente platónico .

platónico, -ca

 
adj.-s. filos. Que sigue la escuela o filosofía de Platón.
adj. Relativo a esta escuela o filosofía.
Desinteresado, honesto, meramente ideal.

platónico, -ca

(pla'toniko, -ka)
abreviación
1. filosofía que está relacionado con la doctrina de Platón la escuela platónica
2. persona que sigue esta doctrina un filósofo platónico
3. sentimiento que es imposible que tenga consecuencias reales por ser muy idealizado y puro un amor platónico
Sinónimos

platónico

, platónica
Traducciones

platónico

platonico

platónico

platonischen

platónico

Platonische

platónico

柏拉图

platónico

柏拉圖

platónico

אפלטונית

platónico

ADJplatonic
Ejemplos ?
Uno de sus apasionados ha tenido la ocurrencia de regalarle una edición diamante de los más poéticos libros de la mística española; otro adorador, este platónico, le ha recomendado las obras de Schleiermacher (la Duquesa ha sido embajadora en Berlín, y ha vivido en Viena con un célebre poeta ruso).
Y el último pensamiento de Caín al dormirse ya no fue para la menor de las Contenciosas ni para el benedictino de Abel, ni para el propio remordimiento. Fue para los socios viejos del Casino que le llamaban platónico; «¡él, platónico!».
Si esto es cierto, aunque también lo hallemos escrito en otros (sin embargo, Apuleyo Madurense, platónico...
Hay otro signo aquí relaciona por oposición a ambos Sócrates. El platónico velaba su cabeza y descalzaba sus pies en signo de religión, de alta moral.
Incluso la decidida incapacidad que se conoce con claridad, o también con fuerte antipatía, es totalmente imposible en la pura carencia, y presupone, cuando menos, capacidad y simpatía parcial. Lo mismo que el eras platónico, esta sensibilidad negativa es, pues, hija del exceso y la pobreza.
Desde el zoón politikón al alma razonable han quedado suficientemente delimitados los campos en los que pace la bestia o canta el hombre, no siempre con muy templada voz. Cratilo, en el Diálogo platónico al que presta su nombre, esconde a Heráclito entre los pliegues de su túnica.
Lo que sé es que, después de dos meses de obstinado asedio por parte de Monteagudo, que derrochando oro conquistó el auxilio de una celestina con hábito de beata comulgadora, que frecuentaba la casita como amiga de la chi- clayana la fortaleza se rindió á discreción, desapareciendo una noche María Abascal del honrado hogar de sus favorecedores. El amor romántico ó platónico es algo que se parece mu- cho al vino aguado.
ándanme, ingenios nobles, flor de España, que en esta junta y Academia insigne, en breve tiempo excederéis no sólo a las de Italia, que envidiando a Grecia, ilustró Cicerón del mismo nombre, junto al Averno lago, sino Atenas, adonde en su platónico Liceo, se vio tan alta junta de filósofos, que un arte de comedias os escriba que al estilo del vulgo se reciba.
Finalmente, sea lo que se fuere, yo la quiero bien; y no con aquel amor vulgar con que a otras he querido, sino con amor tan limpio, que no se estiende a más que a servir y a procurar que ella me quiera, pagándome con honesta voluntad lo que a la mía, también honesta, se debe. A este punto, dio una gran voz el Asturiano y, como exclamando, dijo: -¡Oh amor platónico!
naturalmente, se enamoraba de su mujer... por lo platónico. Carmen se confesaba en aquel instante a sí misma que toda la noche había pensado en el subteniente, que le era muy simpático, aparte de ser buen mozo; porque se le veía que admiraba a Ventura, que sentía aquella manera, que ella comprendía también, y muy a su costa, por cierto.
Conferencias de la paz, masas de labradores y de obreros que piden la paz, comerciantes partidarios de la paz, pensadores y artistas que hacen la propaganda de la paz, todo eso es platónico.
Que ni por razón de los cuerpos aéreos, ni por habitar en lugar superior, se aventajaban los demonios a los hombres CAPITULO XVI. Lo que sintió Apuleyo platónico de las costumbres de los demonios CAPITULO XVII.