planto

planto

(Del lat. planctus, lamentación.)
1. s. m. POESÍA Subgénero literario de la poesía cortesana medieval que tiene como tema el dolor por la muerte de una persona.
2. POESÍA Composición elegíaca.
Ejemplos ?
allá donde se encuentren -si se encuentran- comprendan el dolor de ver las aulas enmierdadas de falacias y acepten nuestro planto: ¡Qué bien que murieron sus gardenias para no agonizar entre los ascos de la porquería!
Caballero de todas las cuentas, otra vez cero, nadie... nada. Planto que me hace la crucificada virgen sin su rosario de deseos… ACTO SEGUNDO ¿NO DOS…?
A todo esto, el señor mi amo estaba en el púlpito de rodillas, las manos y los ojos puestos en el cielo, transportado en la divina esencia, que el planto y ruido y voces que en la iglesia había no eran parte para apartalle de su divina contemplación.
¡Y cuenta que se me suba la mostaza a las narices y me atufe un tantico, que en un verbo me planto en el Cuzco y torno chanfaina y picadillo a esos canónigos barrigudos y abarraganados!
Todo esto, y mucho más que yo iré apuntando, según usté vaya escribiendo, quiero yo que se ponga en toda regla y que salga de contado en letras de molde en los diarios de esta ciudad. En seguida compro una porrá de impresos y doy uno a cada vecino y planto otro en cada esquina del pueblo.
CENTURIÓN Amigo Luciano Santos la vida no es una carta, que si usted pierde o encarta cuanto quiera dice: «planto»; ella es, el mejor encanto siendo dulce o siendo amarga, uno a la grupa la carga sin que le llegue a pesar, naide la quiere soltar y nunca parece larga.
-Aquí me planto -decía a su vez el de Sierrabella, encendiendo un riquísimo puro en el mechero de Guamanga con esmeraldas y rubíes.
Y a vos dama gentil, soberbia y dura, que guardáis en desdén y en hermosura ¡un cadáver de amor! planto y riego distinta enredadera para que gane cumbre más severa ¡ídolo superior!
Menazóli la duenna con la falda del manto, ESto fo pora elli un muy mal quebranto, Fúso e desterrósse façiendo muy grant planto, Fincó en paz el monge, graçias al Padre sancto.
DON ELEUTERIO ¡Y gastan el tiempo en hacer estas estupideces! Aquí les planto una banderilla que ha de salir mañana en el periódico.
-»Mire usted, maestro, que me desgracio si usted me engaña. Si dan las ocho de la noche de ese día y no me ha cumplido usted su promesa, vengo y le planto un balazo.
Y puede que, en efecto, sea una chifladura...; pero cuando paso ante bosques de campesinos, a los que he salvado de la tala; cuando oigo el rumor de un joven bosque plantado por mí, reconozco que el clima está algo en mis manos y que si, dentro de mil años, el hombre es feliz, será un poco por causa mía... Cuando planto un pequeño abedul, al que veo después verdear y mecerse con el viento, se me llena el alma de orgullo y...