plácido

(redireccionado de plácidas)
También se encuentra en: Sinónimos.

plácido, a

(Del lat. placidus.)
1. adj. Que no tiende a irritarse, enfadarse o alterarse su hermano es un chico plácido. tranquilo inquieto
2. Que es agradable o está exento de cualquier violencia o brusquedad mar plácido; tarde plácida. apacible desapacible

plácido, -da

 
adj. Quieto, sosegado.
Grato, apacible.

plácido, -da

('plaθiðo, -ða)
abreviación
que es tranquilo o se encuentra en ese estado El bebé dormía plácido en su cuna.
Sinónimos
Traducciones

plácido

placid

plácido

pacioso, placido

plácido

ADJplacid
Ejemplos ?
Se ha destacado también la semejanza de su argumento con la leyenda hagiográfica del caballero llamado Plácidas o (Placidus), que posteriormente se convirtió en san Eustaquio y que originó varios libros de aventuras españoles, como el De un caballero Plácidas, del mismo siglo XIV.
El relato arranca como una adaptación de la vida de san Eustaquio, que se personificaba en el caballero Plácido (o Plácidas, como se le llamó en la Península) que protagonizaba una difundida leyenda hagiográfica, encarnada en el caballero Zifar, a partir de la cual se entretejen diversos materiales de carácter didáctico, épico y caballeresco.
Si ya con plácidas glosas tu pecho nunca se embriaga, aún hay canciones gustosas, con que a las tiernas esposas el aura nocturna halaga.
¡Alma blanca, mejillas sonrosadas, Cutis de níveo armiño, Cabellera de oro, Ojos vivos de plácidas miradas, Cuán bello hacéis al inocente niño!
Una noche que mezclada a los grupos de campesinos, bailaba en un prado a la luz de la luna las danzas populares, en medio a una multitud de espectadores, Feliza encontró de repente, bajo el sombrero de un gaucho, la mirada tenaz de Enrique Ocampo. ¡Adiós, plácidas horas de solaz!
Imposible sería describir con la pálida fraseología las bellezas sucesivamente plácidas y sombrías de aquella melodía, del todo imitativa cuyas notas reproducían con todas sus terribles peripecias una trágica leyenda.
Ahora la fe me sublima; ahora la fe me engrandece, y sobre la sepultura donde pronto he de caerme aquí, en el linde del mundo, alzo tranquila la frente; la esperanza me sonríe y me llama, y en mis sienes rueda el pensamiento, y brotan alas al alma, y el éxtasis me lleva en pos, y en sus brisas mi genio se desvanece y hacia ese Dios y ese mundo sus plácidas alas mueve: se explaya en su porvenir, en su esperanza se duerme, y empapado en su poesía, tiembla, llora, calla y cree.
¡Las montañas inmobles y severas que se reflejan en el hondo lago, cuyo luciente espejo auras ligeras tan sólo agitan, en amante halago; sus ondas que en las plácidas riberas lentas expiran con murmullo vago; los nevados que elevan a lo lejos sus cúpulas de fúlgidos reflejos!...
Tras ello el Prometida con plácidas a la Epimetida palabras 390 calma, y 'O falaz' dice 'es mi ingenio para nosotros, o, píos son y a ninguna abominación los oráculos persuaden, la gran madre la Tierra es: piedras en el cuerpo de la tierra a los huesos creo que se llama; lanzarlas tras la espalda se nos manda.' De su esposo por el augurio aunque la Titania se conmovió, 395 su esperanza, aun así, en duda está: hasta tal punto ambos desconfían de las celestes admoniciones; pero, ¿qué intentarlo dañará?
820 Y, cumplido el encargo, desierto deja, fecundo, ese orbe y a sus casas indigentes, sus acostumbradas cuevas, regresa. Lene todavía el Sueño con sus plácidas alas a Erisicton acariciaba.
O bien, pues está en tu mano, da sepultura a mi cuerpo, que encontrarás en el puerto de Velia; o bien, si es posible, si tu divina madre te sugiere algún medio para ello (pues no creo que sin especial favor de los dioses te prepares a surcar la terrible laguna Estigia), tiende la diestra a este infeliz y llévame contigo por esas aguas, para que en muerte a lo menos descanse en plácidas moradas!" Dijo y al punto la habla así la Sibila: "¿De dónde te viene ¡Oh Palinuro!
A éste también: “Márchate fuera, no sea que lejos la gloria de las gestas que finges”, dijo, “lejos de ti Júpiter quede”, 650 y fuerza a sus amenazas añade, y con sus manos expulsar intenta al que tardaba y al que con las plácidas mezclaba fuertes palabras.