pizarra

(redireccionado de pizarras)
También se encuentra en: Sinónimos.

pizarra

(Del vasco lapitz-arri, piedra de pizarra.)
1. s. f. GEOLOGÍA Roca de color gris oscuro y estructura hojosa compuesta de mica, cordierita y andalucita, que se utiliza en construcción para tejados. esquisto
2. Trozo de esta roca de forma rectangular, y con marco de madera, usado para escribir sobre él con tiza.
3. ENSEÑANZA Tablero pintado de negro o verde, de distintos materiales, colocado en la pared de las aulas, usado para escribir el profesor escribió el esquema de la clase en la pizarra. encerado

pizarra

 
f. petrog. Roca metamórfica de color negro azulado y grano muy fino, que se divide con facilidad en hojas planas y delgadas.
Trozo de pizarra oscura, pulimentada, en que se escribe o dibuja con pizarrín, yeso o lápiz blanco.
Tablero pintado de negro para escribir en él con tiza.

Pizarra

 
Mun. de la prov. española de Málaga; 6 586 h.

pizarra

(pi'θara)
sustantivo femenino
superficie sobre la que se escribe para que varias personas lo vean La maestra llenó la pizarra de ejercicios.
Sinónimos

pizarra

sustantivo femenino
Traducciones

pizarra

bílá tabule, břidlice, tabule

pizarra

hvid tavle, skifer, tavle

pizarra

kirjoitustaulu, liitutaulu, liuskekivi

pizarra

bijela ploča, školska ploča, škriljevac

pizarra

スレート, ホワイトボード, 黒板

pizarra

슬레이트, 칠판, 화이트보드

pizarra

skiffer, svart tavla, vita tavlan

pizarra

กระเบื้องหินชนวน, กระดานดำ, กระดานสีขาว

pizarra

bảng đen, bảng trắng, đá phiến

pizarra

Шисти

pizarra

板岩

pizarra

צפחה

pizarra

SF
1. (= piedra) → slate; (= esquisto) → shale
2. (Escol) → blackboard
3. (Cono Sur) (= tablero) → notice board, bulletin board (EEUU)
4. (LAm) (= marcador) → scoreboard
Ejemplos ?
« ¡Menudo lio habrán armado en sus pizarras antes de que el juicio termine!», pensó Alicia. Uno de los miembros del jurado tenía una tiza que chirriaba.
Todavía lo estoy viendo: una habitación larga, con tres hileras de pupitres y seis de bancos, y todo alrededor perchas para sombreros y pizarras.
Un vallado de puntiagudas pizarras detuvo al toro, y mientras salvaba el obstáculo, el tío Amaro y las vacas se acogieron a seguro.
Una tarde, sin embargo, mientras la gamita recorría el monte comiendo las hojitas tiernas, vio de pronto ante ella, en el hueco de un árbol que estaba podrido, muchas bolitas juntas que colgaban. Tenían un color oscuro, como el de las pizarras.
Así se encuentran enterradas varias capas de troncos en secuencias alternadas de limonitas, areniscas, pizarras y material volcánico, de lo que puede verse en la quebrada de Los Sábalos.
Ciegos los ojos, sordos los oídos, la lengua muda y soñolienta el alma, vagando va por el erial escueto detrás de veinte cabras que las tristezas del silencio ahondan con la música opaca del repicar de sus pezuñas grises sobre grises fragmentos de pizarras...
Alicia pudo ver, tan bien como si estuviera mirando por encima de sus hombros, que todos los miembros del jurado estaban escribiendo « ¡bichejos estúpidos!» en sus pizarras, e incluso pudo darse cuenta de que uno de ellos no sabía cómo se escribía «bichejo» y tuvo que preguntarlo a su vecino.
Es un bello sol de Junio que derramado se esparce por techos, plazas y torres, gran farol de fiesta grande. Sus rayos de grana y oro se quiebran y se deshacen, se estremecen y reflejan en pizarras y cristales.
Las pizarras del tejado dejaban caer a plomo un calor pesado, que le apretaba las sienes y la ahogaba; se arrastró hasta la buhardilla cerrada, corrió el cerrojo y de golpe brotó una luz deslumbrante.
Cada día durante tres horas tocaba el tambor sobre el tejado del castillo, hasta que rompió la mayoría de las pizarras, y entonces se puso a dar vueltas alrededor del jardín corriendo lo más veloz que pudo.
Repitió esta última palabra dos o tres veces para sí, sintiéndose orgullosa de ella: Alicia pensaba, y con razón, que muy pocas niñas de su edad podían saber su significado. Los doce jurados estaban escribiendo afanosamente en unas pizarras.
«Me parece que el juicio no va a cambiar en nada por el hecho de que este animalito esté de pies o de cabeza.» Tan pronto como el jurado se hubo recobrado un poco del shock que había sufrido, y hubo encontrado y enarbolado de nuevo sus tizas y pizarras, se pusieron todos a escribir con gran diligencia para consignar la historia del accidente.