pituco

pituco, a

1. adj./ s. Amér. Merid. Se aplica a las personas cursis, o que se preocupan de seguir las modas y que alardean de ello.
2. Argent. INDUMENTARIA Y MODA Se refiere a la persona que viste con elegancia.
Traducciones

pituco

/a (Andes, Cono Sur)
A. ADJposh
B. SM/Ftoff, posh person
Ejemplos ?
jaibón (inglés high, alto, elevado; born, nacido): nacido en noble cuna o aristócrata; cuico, cursi, encumbrado, esnob, pituco, siútico.
En cuanto se apagaba la luz nos tomábamos de la mano y comenzábamos a besarnos hasta que llegaban los carabineros y nos llevaban presos"., La Segunda, 25.10.1989; recogido en Letras.s5; acceso 03.07.2011 Ingresó a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, pero allí "se sintió incómodo" por "el ambiente burgués y pituco", así es que se cambió al Instituto Pedagógico en pleno período de los grandes cambios sociales que vivió Chile en la década de los setenta.
Con parte del dinero que aún les queda del legado de su padre se matricula en una de las más prestigiosas academias “Pre-Arte” de Lima. Ahí, Deyvis se enfrenta a una nueva realidad, a un mundo que agrupa lo más pituco de la sociedad limeña.
Esta desigual relación hiere profundamente el orgullo de Adrián, el pituco más guapo de la academia, y el de Nancy, vecina y eterna fan enamorada de Deyvis, a quien él le prometió no involucrarse con nadie sentimentalmente hasta no terminar sus estudios y triunfar, tal como se lo había prometido a su padre.
Pese a la irrupción de una segunda generación de pintores integrada por Juan Ayala Cuerva, Francisco García Jiménez, Pituco, Miguel Martínez y Carmen Pinteño, el Movimiento Indaliano quedará relegado a un fenómeno pictórico meramente local, apenas significativo dentro del conjunto general del arte español contemporáneo.
En el mismo, Gimnasia no pudo clasificar en la zona de grupos terminando en la quinta posición a seis puntos de Chacarita Juniors —el puntero— pero logró terminar invicto como local y derrotar a dos grandes del fútbol argentino como River Plate por 2:1 y San Lorenzo por 3:2. El Pituco fue considerado por ser el mejor de todos los clubes indirectamente afiliados a la A.
En el mismo, el Pituco debió enfrentar en el «Grupo A» rivales como Deportivo Bowen, Juventud Unida de San Luis y San Martín de San Juan accediendo a la siguiente instancia tras clasificar segundo.
En 1958, el Pituco cumplió medio siglo de vida en la fútbol cuyano y tras este hito el diario Los Andes tituló: En 1964, Gimnasia y Esgrima obtuvo su noveno certamen y con la aparición y joven presencia en ese entonces de su actual y mayor ídolo Víctor Legrotaglie empezó a marcar un estilo de juego exquisito donde dicha liga fue peleada junto a Huracán Las Heras con quien tras haber igualado en veintisiete puntos en la tabla de posiciones disputó dos finales de desempate ganándolas primero 4:1 y luego 2:1.
Debieron pasar ocho años para que el Pituco volviera a dar una vuelta olímpica, y fue en 1931 de la mano de Roberto Irañeta, uno de sus jugadores emblema de la época que llegó a disputar el Mundial de 1934 para la selección argentina; y de Bruno Rodolfi, otro ídolo del momento en la entidad.
por lo que cuando el mismo decidió darle la revancha, el diario Los Andes tituló: A mediados de 1910, realizó su primera gira lejos de su provincia visitando la localidad de San Juan donde enfrentó al «Club Atlético Sanjuanino» cuyos jugadores recibieron al plantel Mensana después de siete horas de viaje en tren. El partido fue ganado por el Pituco 2:0 en el terreno de juego «San Pantaleón».
2º Lugar: Emiliano Ruiz y José Tomás Meza (Litoral Central) en ¨Cancionero¨ y ¨Melí¨, +31 (9+6+9+7). 3º Lugar: Francisco Ramos y Eduardo Salas (Bío-Bío) en ¨Roto Bueno¨ y ¨Pituco¨, +30 (8+5+8+9).