pirata


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con pirata: corsario

pirata

(Del lat. pirata < gr. peirates, bandido.)
1. adj. De la piratería.
2. Que es clandestino o no está autorizado copia pirata; radio pirata.
3. adj./ s. m. y f. Que roba en el mar le gusta leer novelas de piratas y de aventuras. corsario
4. s. m. Persona cruel y despiadada.
5. pirata aéreo Persona que, bajo amenazas, obliga a la tripulación de un avión a modificar su rumbo.

pirata

 
adj. Pirático.
Clandestino, fraudulento, ilegal.
m. Ladrón que recorre los mares para robar.
fig.Sujeto cruel que no se compadece de los trabajos de otro.

pirata

(pi'ɾata)
sustantivo
1. navegante dedicado al asalto de barcos y costas Henry Morgan fue uno de los más famosos piratas.
2. persona que se aprovecha o copia el trabajo de otros La policía desbarató una banda de piratas que editaba música sin licencia.
persona que accede y manipula ilegalmente sistemas informáticos Un pirata informático infiltró un virus en el sistema de seguridad del banco.

pirata


abreviación
1. característica relativa a los navegantes que se dedicaban al asalto Todavía hay quienes buscan ocultos tesoros piratas.
2. que está realizado fuera y en contra de la ley En la calle se consiguen películas piratas.
Sinónimos

pirata

sustantivo masculino
Traducciones

pirata

pirate

pirata

Pirat

pirata

pirate

pirata

pirata

pirata

pirát

pirata

pirat

pirata

merirosvo

pirata

gusar

pirata

海賊

pirata

해적

pirata

piraat

pirata

pirat

pirata

pirata

pirata

pirat

pirata

โจรสลัด

pirata

korsan

pirata

cướp biển

pirata

海盗

pirata

海盜

pirata

A. SMF
1. (= corsario) → pirate
pirata aéreohijacker
2. (Inform) pirata informático/ahacker
3. (Literat) → plagiarist
4. (= granuja) → rogue, scoundrel
5. (Com) → cowboy, shark
6. (anticuado) (= persona cruel) → hard-hearted person
B. ADJ barco piratapirate ship
disco piratabootleg record
edición piratapirated edition
emisora piratapirate radio station
Ejemplos ?
En el mencionado estado de guerra entre alguna de las Altas Partes Contratantes y una tercera Potencia, ningún ciudadano de la otra, aceptará comision ó carta de marea para el fin de ayudar, ó cooperar hostilmente con su enemigo, so pena de ser tratado como pirata.
Excelentísimo Señor.- Habiendo el Señor Presidente de la real Audiencia de Quito despachado a esta ciudad al Gobernador de los Quijos Don Sebastián García por Juez para la averiguación de la invasión que el enemigo pirata ejecuto el día veinte de Abril del año pasado de seiscientos y ochenta y siete...
Se habló de una horrible tormenta, se imaginó un incendio, se inventaron cien historias a cual más absurdas; que había caído en poder de un pirata...
Contó que los alguaciles reales lo llevaron a una isla del mar, donde vivía gente muy pirata; que allí topó compañeros de robo y se volvió con ellos a la España del Rey Nuestro Señor, donde emprendieron vida de salteadores.
Vosotras, musas del castalio coro, dadme favor, en tanto que con el genio que me distes canto la guerra, los amores y accidentes de dos gatos valientes; que, como otros están dados a perros, o por ajenos o por propios yerros, también hay hombres que se dan a gatos, por olvidos de príncipes ingratos, o porque los persigue la fortuna desde el columpio de la tierna cuna Tú, don Lope, si acaso te deja divertir por el Parnaso el Holandés pirata, gato de nuestra plata, que infesta las marinas por donde con la armada peregrinas, suspende un rato aquel valiente acero con que al asalto llegas el primero, y escucha mi famosa Gatomaquia .
Lo más notable que ocurrió en los cuatro años que gobernó el mitrado fue que principiaron los disturbios del Paraguay entre los jesuitas y Antequera, y que el pirata inglés Juan Cliperton apresó el galeón en que venía de Panamá el marqués de Villacocha con su familia.
Doña Jacobina Lobo Guerrero, sobrina del arzobispo y esposa del refugiado, puso en juego todo género de influencias para que su marido fuese absuelto por el asesinato, absolución que alcanzó del virrey y de la Audiencia, por ser necesarios los servicios del general de caballería para la defensa de la ciudad, amenazada a la sazón por el pirata Heremite.
Entre otras cosas, le vi lanzar al mar la casa de míster Peggotty para dedicarse a una expedición pirata bajo una bandera negra que llevaba como divisa «La práctica de Tidd» y que nos arrastraba tras de sí bajo aquella enseña diabólica a la pequeña Emily y a mí para ahogarnos en los mares españoles.
No siendo licito en este Estado armar en guerra embarcación alguna sin mi licencia, ni admitir a este fin patente ó comisión de otro Príncipe ó República, aunque esté en alianza, cualquiera que se encontrase corriendo el mar con semejantes despachos ó sin alguno, será de buena presa, y su capitán ó patrón castigado como pirata.— Art.
Marcha sin duda a la cabeza de nuestra moderna poesía romántica el joven don José de Espronceda, de quien por nuestro periódico conocen ya nuestros suscriptores algunos fragmentos: entre los aficionados corren con general y justísima admiración las canciones del Pirata, El mendigo, El reo de muerte y otras que honrarían aun a las primeras plumas de Europa.
Fue entonces cuando yo, Súper-Yáñez, el pirata del aire, destructor de extraterrestres, me di cuenta del trayecto que seguían los mercurianos y me dispuse a ser nuevamente un héroe.
Di orden a Don Pedro Cortes y Mendoza para que con doce hombres de su cargo fuese a dicho paraje a tomar conocimiento del enemigo y a impedir, en lo posible, que nos hiciese hostilidades en los contornos de aquel lugar, distantes diez leguas de los cuarteles de Peñuelas, y habiendo llegado a ejecutar dicha orden, halló veinte piratas que aparejaban las cargas de provisiones que habían hecho para embarcar, y acudiendo Don Pedro Cortés y Mendoza a sus obligaciones y a las de sus padres ejecutoriadas(¿), por muchos años, en la guerra de este reino, se puso a menos de media cuadra del pirata que lo recibió con espesa carga de balazos...