piojos

Traducciones

piojos

vši

piojos

lus

piojos

Läuse

piojos

lice

piojos

täit

piojos

poux

piojos

uši

piojos

pidocchi

piojos

シラミ

piojos

이들

piojos

luizen

piojos

lus

piojos

wszy

piojos

вши

piojos

löss

piojos

เหา

piojos

bit

piojos

chấy rận

piojos

虱子
Ejemplos ?
Ejemplos son el tifus clásico (transmitido por piojos), el tifus murino (por pulgas) y la fiebre de las Montañas Rocosas (por garrapatas).
Causas y prevención. Las enfermedades provocadas por parásitos externos como los piojos o internos como tenias, anisakis, etc. Sus peligros, transmisión y medidas de higiene y prevención.
La conversación despertó a un tercer poseído, que se pasaba los días matando imaginarios piojos entre sus callosos dedos desgastados, y el barbudo, volviendo su cara pálida, dijo: –Vos viniste a resucitar a los muertos...
Aquí, pies, en civil guerra, con femeniles enojos son de los piojos despojos y con dentelladas bellas los piojos las muerden a ellas y ellas muerden a los piojos.
David era un conato de persona, un renacuajo que vestía calzón con rodilleras y parche en el postifaz, un granuja de esos que se encuentran en Arequipa rascándose el codito o el monte de los piojos, y que, como el Gravoche de Víctor Hugo, se meten en los bochinches que arma la gente grande, sin hacer ascos a la lluvia de píldoras de democracia, vulgo balas de fusil.
17 Y ellos lo hicieron así; y Aarón extendió su mano con su vara, é hirió el polvo de la tierra, el cual se volvió piojos, así en los hombres como en las bestias: todo el polvo de la tierra se volvió piojos en todo el país de Egipto.
–Yo no vine a eso, sino a predicar el verbo del Dios Vivo. El matador de piojos recogió un pie sobre su rodilla y malévolamente insistió: –Debías hacer un milagro.
Yo digo que en aquellos tiempos los reyes se morían hasta de piojos (RISAS) —creo que hay el caso de un rey que murió de algo parecido—, y hoy tiene el hombre todas las ventajas que ha puesto el hombre, los sabios, los inteligentes, los que han producido para la humanidad, que han puesto al mundo en condiciones —de tal forma ha progresado en el orden técnico—, que si lo organizamos un poquito justamente en lo social, puede tener hoy el más humilde lo que no tenía un rey.
¡Casacas cubiertas de la tierra de Chacabuco, hechas andrajos por las balas de Maipú, llenas de piojos agenciados en las miserias de la emancipación!
Llevan las barbas crecidas, el pelo en desorden, las ropas rotas, las camisas en pedazos y negras de mugre, los zapatos o las alpargatas deshechos y el aspecto general miserable, pues buen número de ellos tienen sarna, tuberculosis, piojos, granos...
El se acredita mejor con la vecindad y compañía que tiene que no los ojos de la cara, que éstos son vecinos de los piojos y caspa de la cabeza y de la cera de los oídos, cosa que dice claro la ventaja que les hace el serenísimo ojo, del culo.
Rubio de Auñón no contaba con muchas simpatías entre la gente devota, y por lo tanto la muerte de su mayordomo era menos lamentada por el pueblo que el infortunio de su matador. Los excomulgados alcaldes se vieron comidos de piojos, y gracias que libraron de que la beatería los hiciese trizas.