pintor


También se encuentra en: Sinónimos.

pintor, a

(Del lat. vulgar pinctor < lat. pictor.)
1. s. PINTURA Artista que se dedica al arte de la pintura es un pintor muy cotizado.
2. OFICIOS Y PROFESIONES Persona que tiene como profesión pintar puertas, ventanas, paredes y otras cosas semejantes tiene que venir el pintor a pintar el pasillo.
3. pintor de brocha gorda OFICIOS Y PROFESIONES coloquial El que por su profesión pinta paredes, puertas y otras cosas semejantes.

pintor, -ra

 
m. f. Persona que profesa o ejercita el arte de la pintura.
pintor de brocha gorda Persona que pinta paredes, puertas o ventanas.
fig.Mal pintor.

pintor, -ra

(pin'toɾ, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
1. persona que ejercita el arte de la pintura como profesión Magritte fue un pintor surrealista.
2. persona que se dedica a pintar paredes y otras superficies Buscamos un pintor para el pórtico.
a. pintor artístico que se considera malo Los críticos lo tildaron de pintor de brocha gorda.
b. persona que se dedica a pintar paredes y otras superficies Llamaron a un pintor de brocha gorda para pintar el salón.
Sinónimos

pintor

, pintora
sustantivo
acuarelista, pastelista, fresquista, templista, paisajista, retratista, miniaturista, pintamonas (desp.).
Acuarelista, pastelista, fresquista y templista se utilizan según los materiales que se emplean. Paisajista, retratista y miniaturista, según el género que se cultiva.
Traducciones

pintor

painter, Easel

pintor

Maler, Malerstaffelei

pintor

peintre

pintor

malíř

pintor

maler

pintor

maalari

pintor

slikar

pintor

画家

pintor

화가

pintor

schilder

pintor

maler

pintor

malarz

pintor

pintor

pintor

målare

pintor

จิตรกร

pintor

ressam

pintor

họa sĩ

pintor

画家

pintor

SM/F
1.painter
pintor(a) de brocha gorda (de paredes) → painter and decorator; (de cuadros) (pey) → bad painter, dauber
pintor(a) decorador(a)painter and decorator
pintor(a) de suelopavement artist
2. (Cono Sur) (= fachendoso) → swank
Ejemplos ?
Enviaba su fotografía, que fue examinada a simple vista y con una lupa, pues aquello era lo bueno de los retratos, que permitían ser examinados con la lente más nítida, y entonces aún se notaba más el parecido. Esto no lo habría podido hacer ningún pintor, ni los más famosos de los tiempos pretéritos.
La verdad es que yo soy hija de la Gaya Ciencia que inspiraba a mi pintor, la ciencia de la felicidad, la filosofía hecha de amor; acaso porque él tenía ese regocijo amoroso que sus manos y sus ojos dieron forma en mí y en otras de sus obras.
oticia del pintor asturiano Juan Carreño de Miranda, 1870 Origen, carácter y juicio crítico de las Cortes de Castilla, 1871 Historia de la Universidad de Oviedo, 1873 Historia de la enseñanza del Derecho Civil español, 1877, 1880 El Príncipe de Asturias.
Di fin a la restauración, quitamos los andamios, el altar lucía como un ascua de oro; y cuando le echaba la última mirada, vino la curiosa comadre a intentar por otra vez hacerse partícipe de mi “secreto”. - Dígameu, pintor -suplicaba-.
Y el pintor (así me llamaban), como era entonces un joven alegre y había de marchar en el mismo día, encontró muy oportuno aturdir a aquella impertinente con una absurda leyenda.
Has de atender bien y qué atribuyes a Platón, y no a mí, la dificultad vde entenderlo; pero sin dificultad, no hay sutileza. Hace poco que buscaba la imagen del pintor, el cual, querie3ndo expresar con colores Virgilio, el contemplaba.
Semejantes sujetos, vestidos al modo bizantino, podían ser eunucos, verdugos o sabe Alá qué. Imposible establecer quién era más loco, si el pintor Silver o la millonaria disfrazada.
Pintor nacido en mi tierra, con el pincel extranjero, pintor que sigues el rumbo de tantos pintores viejos, aunque la Virgen sea blanca, píntame angelitos negros.
El diario radical hace con este motivo un elogio entusiasta de las obras de este desdichado pintor, que ha prostituido su ingenio pintando en disparatadas caricaturas escenas religiosas, tan ofensivas á la moral como al arte.
Si queda un pintor de santos, si queda un pintor de cielos, que haga el cielo de mi tierra, con los tonos de mi pueblo, con su ángel de perla fina, con su ángel de medio pelo, con sus ángeles catires, con sus ángeles morenos, con sus angelitos blancos, con sus angelitos indios, con sus angelitos negros, que vayan comiendo mango por las barriadas del cielo.
El desgraciado pintor Ortego, á quien Dios concedió fácil mano para manejar el lapiz y el pincel, tomando camino opuesto al que siguieron nuestros grandes artistas, hace tiempo que se dedicó á poner en caricatura a las órdenes monásticas, y por este medio se granjeó el aprecio de los liberales.
Pero no dejaba de echar tampoco ojeadas al joven marino, sentado a su lado. Era un amigo de infancia, hijo de un pintor retratista.