pincel


También se encuentra en: Sinónimos.

pincel

(Del cat. pinzell < lat. penicillus .)
1. s. m. PINTURA Utensilio para pintar consistente en un manojo de pelos sujeto en un mango.
2. PINTURA Mano o persona que pinta Velázquez, un pincel siempre actual. pintor
3. PINTURA Manera o estilo de pintar es inconfundible el pincel de Van Gogh.
4. ZOOLOGÍA Cualquiera de las plumas del ala que los vencejos tienen debajo de la segunda de ellas.
5. NÁUTICA Instrumento formado por un palo largo con una escobilla que se usa para dar alquitrán a los costados y en los palos del barco.

pincel

 
m. Instrumento formado por un haz de pelo en la extremidad de un mango, gralte. de madera, para que el pintor asiente los colores sobre una superficie.
fig.Mano o sujeto que pinta.
Modo de pintar.
fig.Obra pintada.
electrón. pincel electrónico Haz de rayos catódicos concentrado en forma de huso mediante una lente magnética o un cilindro de Wenhelt, que forma parte de un tubo oscilográfico receptor de televisión.

pincel

(pin'θel)
sustantivo masculino
1. instrumento formado por un manojo de pelos atados a un mango usado un pincel grueso
2. actividad del artista que se dedica a la pintura La vida para él son los pinceles.
3. modo de pintar de un pintor o período Imitaba el pincel de los fauvistas.
Traducciones

pincel

Pinsel

pincel

pinceau

pincel

štětec

pincel

malerpensel

pincel

sivellin

pincel

kist

pincel

絵筆

pincel

그림붓

pincel

verfkwast

pincel

malekost

pincel

pincel

pincel

pensel

pincel

แปรงทาสี

pincel

bút vẽ

pincel

漆刷

pincel

четка

pincel

SM
1. (para pintar) → paintbrush; [de cocina] → brush
estar hecho un pincelto be very smartly dressed
2. (= pintor) → painter
Ejemplos ?
hay que miniar el papel con una gota turquí de la sangre de una hurí recogida en un clavel, y tomando por pincel el pico de un colibrí, que no iba más que miel; en vuestro álbum, Isabel, no se escribe más que así.
Los cuzqueños miran con gran devoción una imagen del Señor de los Temblores, obsequiada á la ciudad por Carlos V, y que suponen pintada por el pincel de los ángeles.
El desgraciado pintor Ortego, á quien Dios concedió fácil mano para manejar el lapiz y el pincel, tomando camino opuesto al que siguieron nuestros grandes artistas, hace tiempo que se dedicó á poner en caricatura a las órdenes monásticas, y por este medio se granjeó el aprecio de los liberales.
Detrás de los valles, colinas y montes, se veía un horizonte de oro, diamantes y rubíes; ¡un horizonte! Cómo no es posible a la más hábil pluma ni pincel, describir jamás.
Mucho nos falta, efectivamente, que decir, pero acabamos de entrar en cuentas con nosotros mismos, y hecha abstracción de lo que no se debe, de lo que no se quiere, o de lo que no se puede decir, que para nosotros es lo más, podemos asegurar a nuestros lectores que dejamos el puesto humildemente a quien quiera iluminar la parte del cuadro que nuestro pobre pincel ha dejado oscura.
Hasta que dejamos de ser colonia española, no había en Lima casa en cuyo traspatio no se vieran pinturas de churrigueresco pincel.
Calcúlase en cien mil pesos ensayados el valor de los azulejos y maderas que obsequió para la fábrica de la iglesia y convento de San Francisco; y asociada al arzobispo Loayza y al obispo de la Plata fray Domingo de Santo Tomás, edificó el convento de Santa Ana. En una de las salas de este santo asilo contémplase el retrato de doña Catalina, obra de un pincel churrigueresco.
Luego, las chicas se tiran de las orejas, ¡y las orejas no les sangran! Digna era la cara de Santiago, en aquel momento, del pincel de un gran artista.
Llamáralo, aunque muda; mas no sabe El nombre articular que más querría, Ni lo ha visto; si bien pincel suave Lo ha bosquejado ya en su fantasía.
La escultura necesita primero del bruto tronco, que del formón y del escoplo: la pintura pide primero una tabla, o un lienzo, que el pincel y los colores; la arquitectura exige andamios, vigas, puertas y otra porción de partes, que dan los bosques, y están al cuidado de los labradores.
Unos se respondían en sus amores y penaban con dudosas desconfianzas. ¡Oh, qué número dellos echaban la culpa de su perdición a sus deseos, cuya fuerza o cuyo pincel los mintió las hermosuras!
Pintor nacido en mi tierra, con el pincel extranjero, pintor que sigues el rumbo de tantos pintores viejos, aunque la Virgen sea blanca, píntame angelitos negros.