pimpollo


También se encuentra en: Sinónimos.

pimpollo

(Del lat. pinus, pino + pullus, animal o vegetal joven.)
1. s. m. BOTÁNICA Árbol nuevo.
2. BOTÁNICA Vástago o tallo nuevo de una planta.
3. BOTÁNICA Capullo de rosa.
4. s. m. y f. coloquial Niño, niña o persona joven, atractiva y muy arreglada.
5. pimpollo de oro coloquial Persona joven de aspecto atrac-tivo.
6. ir hecho un pimpollo coloquial Se usa para referirse a una persona elegante y bien arreglada se gasta mucho dinero en ropa y siempre va hecha un pimpollo.

pimpollo

 
m. bot. Árbol nuevo.
fig.Niño o niña, o persona joven de gran belleza.

pimpollo

(pim'poʎo)
sustantivo masculino
1. tallo nuevo de una planta regar los pimpollos
2. capullo de flor un pimpollo de rosa
3. persona de poca edad muy bella Mi niña es un pimpollo.
Sinónimos

pimpollo

sustantivo masculino
Traducciones

pimpollo

Bud

pimpollo

Bud

pimpollo

Bud

pimpollo

pimpollo

pimpollo

Bud

pimpollo

Bud

pimpollo

ניצן

pimpollo

Bud

pimpollo

SM
1. (Bot) (= serpollo) → sucker, shoot; (= brote) → sapling; (= capullo) → bud
2. (= niño) → bonny child; (= mujer) → attractive woman
hecho un pimpollo (= elegante) → very smart; (= joven) → very young for one's age
Ejemplos ?
Castellano: acea, aceas, aceda de pared, acedas de pared, acedera (10), acedera de conejo, acedera de hojas redondas, acedera de monja boba, acedera de pajarilla, acedera inglesa, acedera redonda (2), acedera romana, acederas (2), acederilla, acederones (2), acederón (2), acedirera, acedonera, aceera, acera (2), acercera, acerones (2), acerón (2), aceílla, acicerón, acidera, adeas, adera (2), aderón, agrea, aladeras, alaeras, ancerinos, anserinos, azadera (2), azadera de borrico, azadera de pajarilla, azaderas, azaderas borrachas (2), azaeras, badolas, escudillos (2), grifos, padres, pavón, piallo, pimpollo, sartenejas, vinagrera (6), vinagrera de pájaro, vinagreras, vinagreta, zarza, zarzamoras.
Cucurbita pepo "zapallo de Angola" semillería La Paulita - polinización (mascVE3-femVE1) - 1 - pimpollo femenino, día anterior a la antesis (apertura floral).JPG Pimpollo femenino 1 día antes de la antesis.
Cucurbita pepo "zapallo de Angola" semillería La Paulita - polinización (mascVE3-femVE1) - 0 - pimpollo femenino dos días antes de la antesis (apertura floral).JPG Pimpollo femenino 2 días antes de la antesis.
El CD es un cielo nocturno interrumpido en el sector inferior derecho, por una rosa personificada. Estilizada, de cabellos largos, desnuda, con el pimpollo saliendo de su mano derecha y sus piernas de tallos.
La señorita de era por los años de 1601 un fresco y codiciable pimpollo de diez y seis primaveras, tal como lo sueña un libertino para curarse de la dispepsia.
Doña Claudia Orriamún era por los años de 1640 el más lindo pimpollo de esta ciudad de los reyes. Veinticuatro primaveras, sal de las salinas de Lima y un palmito angelical han sido siempre más de lo preciso para volver la boca agua a los golosos.
EL CHIRIVEJE Pimpollo, rey de tu madre, miagirrinina de la gloria mesma que cayó de los cielos desprendía del botón reluciente d'una estrella: no me jagas pucherinos cuando yo te jaga fiestas; ponme los ojillos tunos, relámbiate con la lengua, jame'l angó, muchachete, que voy a dalte la teta.
Era Miquita un fresco pimpollo, y el sexagenario virrey, que por sus canas se creía ya asegurado de incendios amorosos, cayó de hinojos ante las plantas de la huanuqueña, haciendo por ella durante catorce años más calaveradas que un mozalbete, con no poca murmuración de la almidonada aristocracia limeña, que era por entonces un mucho estirada y mojigata.
Sostenían las cuatro galerías que rodeaban el patio columnas de jaspe; en el centro de éste, rodeada de macetas y estatuas de alabastro, corría una fuente sin cesar, celebrando con su pura e infantil voz, lo mismo al pimpollo entreabierto como una esperanza, que a la flor que caía deshojada como el desconsuelo.
hasta las campanas el Viernes Santo (1) Manuelita Madroño era, en 1824, un fresquísimo y lindo pim- pollo de dieciocho primaveras, pimpollo muy codiciado, así por los Tenorios de mamadera ó mozalbetes, como por los hombres graves.
Su excelencia y la niña iban de trapillo. Paseaban de incógnito, como quien dice, ni más ni menos que un honrado mercader de la ciudad con su pimpollo.
Si te mata, no podré llorarte en tu lecho, querido pimpollo a quien parí y tampoco podrá hacerlo tu rica esposa; porque los veloces perros te devorarán muy lejos de nosotras, junto a las naves argivas.