Ejemplos ?
La luz del triple mechero del velón señalaba las acentuadas líneas del rostro del párroco, las espesas cejas canas, el cráneo tonsurado, pero revestido aún de blancos mechones: la piel roja, sanguínea, que en robustos dobleces rebosaba el alzacuello.
La vista de vuestras ciudades hiere los ojos de mi gente. Quizá porque el «piel roja» es un salvaje y no lo comprende. No hay silencio alguno en las ciudades de los blancos, no hay ningún lugar donde se pueda oír crecer las hojas en primavera y el zumbido de los insectos.
Cuando el último piel roja de esta tierra desaparezca y su recuerdo sea solamente la sombra de una nube sobre la pradera, todavía estará vivo el espíritu de mis antepasados en estas orillas y estos bosques.
Manchas de grasa y de tabaco seguían sobre su ancho pecho la línea de los pequeños botones, y aumentaban al alejarse de su alzacuello, en el que descansaban los pliegues abundantes de su piel roja; estaba salpicada de manchas amarillas que desaparecían entre los nudos de la barba entrecana.
El cuerpo del viejo estaba surcado de terribles cicatrices. Semejantes a un follaje de piel roja y brillante, se extendían irregularmente por todos sus miembros.
Entró en el círculo de observación de Próspero, dando un brinco y siguiendo su carrera, el gentisilo Huelmul, (el ciervo de la montanera); largos cuernos, revestidos de piel, labio leporino, esto es, partido en el centro, piel roja con manchas blancas.
Algunas veces tomaba la forma de un oso, una pantera, o un ciervo, y conducía al extrañado cazador por intrincados bosques o entre peñascales, hasta que el piel roja se encontraba al borde de un precipicio o de un impetuoso torrente.
En el mismo momento, los ojos de Silvia vieron el corsé de Petrilla; recordó que había palpado papeles en él; saltó sobre él como un tigre sobre su presa; se rodeó con el corsé el puño y se lo mostró a Petrilla, sonriendo, como un piel roja sonríe a su enemigo antes de arrancarle la piel del cráneo.
A pesar de que estudió en la Universidad de California, Berkeley, seguía siendo prácticamente autodidacta cuando comenzó a escribir la música de su propia, pero en la década de 1920 recibió clases de Arthur Bliss (entonces en Santa Bárbara) y el compositor estadounidense de alto nivel e investigador del Indio Americano (entonces llamado "Piel Roja") la música, Arthur Farwell.
Muchos argumentan que su nombre (Redskins) es para honrar la bravura y dignidad de los nativos americanos; sin importar su uso anterior, hoy la palabra "piel roja" se refiere al equipo de fútbol.
Herrero (2000), sección oficial Festival de Valladolid, Premio de Radio Nacional “Ojo Critico” a la Mejor Interpretación Femenina y nominada a Fotograma de Plata Mejor Actriz; “Gitano”, de M. Palacios (2000); “X”, de Luis María (2001); “El deseo de ser piel roja”, de A.
traje: Tipo capitán del siglo XIX ya putrefacto con su piel verde y botas negras. Traje Alterno: el mismo solo que con piel Roja.