picantería

Traducciones

picantería

SF (Andes, Cono Sur) → (cheap) restaurant (specializing in spicy dishes)
Ejemplos ?
Nos disponíamos ya á emprender el regreso á la ciudad, llevando cada uno de bracero á la percuncha res- pectiva, cuando sentimos un gran tropel de caballos que se detuvieron á la puerta de la picantería, y una voz aguarden- tosa que gritó: — I Rendirse todo el mundo, vivos y muertos, que aquí está Lacunza el guapo!
Por los años de 1807 existió, en la calle ancha de Cochar- cas (hoy Buenos Aires), la más afamada picantería de Lima, como que en ella se despachaba la mejor chicha del Norte y se condimentaban un seviche de camarones y unas papas ama- rillas con ají, que eran cosa de chuparse los dedos.
La propietaria de la picantería era una mulata de Chiclayo, casada con un lambayecano que trabajaba como ebanista en una fábrica de muebles.
En la tarde del 8 de Septiembre, día en que medio Lima concurría á las fiestas que se efectuaban en homenaje á la Virgen de Cocharcas, fiestas que, después de la solemne misa y procesión, concluían con opíparo banquete dado en el con- ventillo por el canónigo capellán, lidia de toretes, jugada de gallos, maroma y castillitos de fuego, entró á la picantería una negra que llevaba en brazos una preciosa niña, de raza blan- ca, y que revelaba tener nueve ó diez meses de nacida.
El padrino, que trabajaba ya en taller propio y que, mo- neda á moneda, guardaba como ahorro un centenar de pelu- conas, resolvió que su mujer cerrase la picantería; y el ma- Irimonio fué á establecerse en el extremo opuesto de la ciu- dad, en la calle del Arco, donde con modesta decencia arregla- ron una casita.
María llegó á cumplir los seis años en la picantería, y era un tipo de gracia y belleza infantil, que traía bobos de ale- gría á sus padres adoptivos.
Legendario dúo de Música Criolla y Arequipeña formado por los hermanos Víctor, primera voz y primera guitarra, y José, segunda voz y segunda guitarra. Hijos de don Víctor Dávalos Pacheco, músico, y doña Albina Salazar Riveros, dueña de una picantería.
Allí su madre tenía una picantería donde se cantaba música arequipeña; muy cerca estaba el Asilo Lira y también por allí pasaba el tranvía eléctrico rumbo a Paucarpata, elementos que influyeron en la vida artística y sentimental de los jóvenes José y Víctor quienes estudiaron la primaria en una escuelita cerca su domicilio, en donde no fueron precisamente alumnos destacados, según reconoce Víctor Dávalos.
El lugar de encuentro de ambos amigos era en muchos casos la misma calle, donde Genaro ofrecía la lotería, o también en la picantería “La Josefa”, ubicada en la Antiquilla.
De ahí pasaba a la picantería, donde acostumbraba servirse el tradicional timpo de rabos, para luego tomar el tranvía y dirigirse a su casa de la calle Siglo XX.
La picantería arequipeña, como ya dijimos en otro momento, fue un espacio democrático, adonde iban el Alcalde, el Prefecto, el Presidente de la Corte, pero también el hombre del pueblo.
El 13 de febrero de cada año – según cuenta su hijo Reynaldo - se contrataba un ómnibus con capacidad para 50 personas, que era aproximadamente el número de familiares del maestro Benigno, para trasladarse a la picantería a festejar al dueño del santo.