picaflor

(redireccionado de picaflores)
También se encuentra en: Sinónimos.

picaflor

1. s. m. ZOOLOGÍA Colibrí, pájaro insectívoro.
2. Amér. Central y Merid. Hombre enamoradizo y galanteador.

picaflor

 
m. zool. Colibrí.
Sinónimos

picaflor

sustantivo masculino
Traducciones

picaflor

colibrí

picaflor

Kolibri

picaflor

hummingbird

picaflor

kolibro

picaflor

colibri

picaflor

colibrì

picaflor

ハチドリ

picaflor

kolibrie

picaflor

SM (LAm)
1. (Orn) → hummingbird
2. (= tenorio) → ladykiller, Don Juan; (= mariposón) → flirt; (= amante) → lover, boyfriend
Ejemplos ?
Revoloteando juegan por los jardines y en la fuente se bañan los chiquilines. Unos son amarillos; otros rojillos; algunos picaflores o gorrioncillos.
Así que María completó su conquista e hizo imperar su voluntad, se concentró dentro de sí misma y llamó a silencio a todas las alegrías pasadas. Alejó la jaula del jilguero, abandonó los picaflores y echó un velo obscuro sobre sus instrumentos de música.
Y fue maestro, y aportó a las lides humanas las armas para vencer las esclavitudes de dogmatismos. Y fue artista, y dispersó sus volanderías entre luzbelas y picaflores.
Naturaleza, vida y economía de los Páramos de Chilla, Chillacocha, Corredores y Clavelillos En los páramos de la Cordillera de Chilla, especialmente, de Corredores y otros lugares, el viajero se divierte contemplando el vuelo rápido de los picaflores, que se lanzan en el espacio como chispas eléctricas de varios colores, para luego ir a zumbar en una chuquiragua, en una flor de "tipo" y aumentar el ruido que produce el viento, el andar entre las pajas de una multitud de torcazas, tórtolas y cuculíes.
Ermilo se paseaba en las palabras florecientes de sus soles mayas y su Abreu incendiado con Sor Juana se metía tan Gómez en el tiempo de las albas Arqueles volandero entre sus lámparas ardientes que lo iluminaban Vela, en cantatas y poemas de esperanza escurría sus ensueños picaflores.
En una sociedad democrática, en la que hasta doctores en física o en matemáticas, no se diga en letras o psicología, para ganarse la tortilla pueden dedicarse a chafiretes, el alborozo de esta canción es una muestra de esos personajes, nuevos Garatuzas, o Periquillos, o Quince uñas, o Pito Pérez, o Picaflores, que exclaman:“¡Ya chole chango chilango, qué chafa chamba te chutas!
Al mismo tiempo comenzó a poblarse el aire que circundaba la cabeza de María, con una nube de picaflores de todo tamaño, zumbando, temblando y luciendo los tornasoles metálicos de sus inquietas alitas.
Es la fiesta de les picaflores, azulitos, loros, predicadores, solitarios, que ponen un acento de animación con sus orquestaciones polifónicas y con un signo de inocencia y esplendor.
De esta regla general, hacen una excepción los picaflores o quinces, que precisamente en la región sub-andina y andina destacan todo su brillo.
Son los bosques enanos, un escenario de árboles retorcidos donde las dimensiones parecen haberse trastocado por capricho de la naturaleza: aquí los árboles son pequeños y los musgos, gigantes; los venados miden unos cuantos centímetros y los picaflores el tamaño de una paloma.
En los bosques, de la base de los cerros Pajarillo y Copacabana, hay una gran cantidad de aves entre las que se destacan los zorzales chiguanco (Turdus chiguanco), colorado (Turdus rufiventris) y mandioca (Turdus amaurochalinus); el rey del bosque (Saltator coerulescens), el siete colores (Thraupis bonariensis), diferentes especies de pájaros carpinteros, de picaflores y las catitas serranas chica (Bolborhynchus aurifrons), y grande (Bolborhynchus aymara).
La Selva Alta es considerada el "paraíso de los picaflores", pues de las 112 especies que viven en el Perú, más de 40 habitan en esta ecorregión, siendo 19 de ellas endémicas.