petrarquista

(redireccionado de petrarquistas)

petrarquista

(De Petrarca, poeta italiano del siglo xiv.)
1. adj./ s. m. y f. LITERATURA Que admira o imita el estilo poético de dicho poeta.
2. LITERATURA Que está especializado en el estudio de este poeta y su obra.
3. adj. Del petrarquismo.

petrarquista

 
adj.-com. Admirador de Petrarca, o imitador de su estilo poético.
Traducciones

petrarquista

ADJPetrarchan
Ejemplos ?
Emparentada con la estancia italiana (stanza) introducida durante el primer tercio del siglo XVI en la lírica española por los petrarquistas Garcilaso de la Vega y Juan Boscán, no debe ser confundida con esta: la estancia italianizante posee una distribución repetida en varias estrofas con el misma esquema métrico, cada una de las cuales se divide en dos partes ("fronte", formada por dos pies de unos tres versos, y "sírima" o "coda", también formada por dos pies de unos tres versos) engarzadas por un verso de enlace, concluyéndose la serie métrica con un "envío" o "vuelta" final de cuatro versos.
En ella lamenta el nuevo ritmo que imponía la estética del Petrarquismo ("Bien se pueden castigar / a cuenta de anabaptistas, / pues por ley particular / se tornan a baptizar / y se llaman petrarquistas") y su nuevo lenguaje lleno de metáforas, antítesis y perífrasis y sutilezas o conceptos de amor que imponía, o sea, rodeos que eludían el nombre cotidiano de las cosas:: Nuestra lengua es muy devota: de la clara brevedad: y esta trova, a la verdad,: por el contrario, denota: oscura prolijidad.
Pero, por ejemplo, le molesta el verso suelto ("usan ya de cierta prosa / medida sin consonantes") y señala la razón que movía a los más de los petrarquistas: la falta de un verso largo flexible y digno para tratar temas mayores:: Y qu'el metro castellano: no tenía autoridad: de decir con majestad: lo que se dice en toscano: con mayor felicidad.
Una interpretación de esto es que los sonetos de Shakespeare son, en parte, un pastiche o una parodia de la tradición de sonetos amorosos petrarquistas que dominó parte de la poesía europea durante tres siglos.
Sobre los aspectos religiosos en su poesía, la información es mínima pues los especialistas casi no han abordado en él y sólo mencionan que: “sus poemas devotos, o bien son de corte popular y están inspirados en la Contrarreforma (mediación de la Virgen y de los santos, exaltación del sacramento de la Eucaristía) o bien, están escritos en moldes petrarquistas y están inscritos en la reforma erasmiana” (Castro, 136).
Los doscientos sonetos recorren, desordenadamente y con incrustaciones de otros asuntos, el itinerario obligado de los canzonieri petrarquistas.
Contiene 382 poemas, de los que 183 son romances, 68 décimas, 45 sonetos, 36 quintillas, 17 letras líricas, 8 redondillas, 6 canciones petrarquistas, 4 silvas, 4 madrigales, 4 seguidillas, 3 chambergas, 2 liras y 2 octavas reales.
La poesía de Garcilaso está dividida por su estancia en Nápoles (primero en 1522–1523 y luego en 1533). Antes de ir a Nápoles su poesía no está marcada por rasgos petrarquistas, es en Nápoles donde descubre a los autores italianos.
También fueran importantes los petrarquistas Dinko Ranjina (1536-1607) de Ragusa, y Dinko Zlatarić (1558-1609) traductor del Electra y Aminta de Sófocles; Junije Palmotić (1606-1657) de Ragusa, con dramas históricos en poesía como Pavlimir, Atlanta, Captislava, Bisernica, Kristijade o Gomnaide; Dživo Bunić-Vucičević (1592-1658) con los idilios pastorales con influencia del marinismo italiano Plandovanja («Placeres») y Mandaljena pokornica («Magdalena arrepentida»); y el ban croata Petar Zrinski (1620-1671) con Adrianskoja muera sirena («La sirena del Adriático»).
-Del resto de poemas cabe destacar ocho composiciones petrarquistas en latín a una dama llamada Isabel, cuatro paráfrasis de salmos, el In Garsiae Lassi laudem genethliacon ("Genetlíaco en alabanza de Garcilaso") publicado como preliminar en las Anotaciones de Herrera, un poema épico In effigiem Io.
Para 1560, Laura había escrito casi 200 poemas y publicado su primer libro de poesía, El Primer Libro de Obras de Toscana, dedicado a la duquesa Medici, Eleonora de Toledo. El libro era una antología clasificada de sonetos petrarquistas.
En muchos de sus textos, los conceptos están encadenados unos con otros dando lugar así a lo que normalmente se denomina "concepto extendido" (extended conceit) Al contrario de las metáforas de otros poetas isabelinos, atados al estilo de Petrarca, que de forma monótona repiten las metáforas petrarquistas (como la rosa por el rubor de las mejillas, las perlas por los dientes, los lirios o la nieve por la blancura de la piel o los hilos de oro por los cabellos), las metáforas usadas por los poetas metafísicos logran una mayor profundidad al relacionar objetos completamente distintos con ideas también nuevas.