pesadilla


También se encuentra en: Sinónimos.

pesadilla

1. s. f. SICOLOGÍA Sueño caracterizado por imágenes y situaciones que causan angustia y que con frecuencia despiertan con miedo a quien lo tiene el niño se despertó en medio de una terrible pesadilla. delirio
2. Dificultad de respirar que se experimenta mientras se duerme. angustia
3. Preocupación grande y continua la enfermedad de su hijo es una pesadilla para ella. zozobra
4. Cosa que resulta molesta o enojosa estas vacaciones resultaron una pesadilla. suplicio

pesadilla

 
f. Opresión del corazón y dificultad de respirar durante el sueño.
Ensueño angustioso y tenaz.
fig.Preocupación grave y continua del ánimo causada por la resolución de un asunto importante, por un peligro inminente, etc.
fam.Persona o cosa enojosa.

pesadilla

(pesa'ðiʎa)
sustantivo femenino
1. sueño que causa angustia o miedo Tengo pesadillas constantes.
2. preocupación grave y continua causada por una persona o situación Los últimos días de cada mes la oficina es una pesadilla.
Sinónimos

pesadilla

sustantivo femenino
paroniria (medicina).
Traducciones

pesadilla

nightmare

pesadilla

Albtraum, Nachtmahr, Alptraum

pesadilla

cauchemar

pesadilla

incubo

pesadilla

nachtmerrie

pesadilla

noční můra

pesadilla

mareridt

pesadilla

painajainen

pesadilla

noćna mora

pesadilla

悪夢

pesadilla

악몽

pesadilla

mareritt

pesadilla

koszmar

pesadilla

pesadelo

pesadilla

mardröm

pesadilla

ฝันร้าย

pesadilla

karabasan

pesadilla

cơn ác mộng

pesadilla

噩梦, 恶梦

pesadilla

惡夢

pesadilla

סיוט

pesadilla

SF
1. (= mal sueño) → nightmare, bad dream
una experiencia de pesadillaa nightmarish experience
2. (= tormento) → nightmare
ha sido la pesadilla de todosit has been a nightmare for everybody
ese equipo es nuestra pesadillathat is our bogey team

pesadilla

f. nightmare.

pesadilla

f nightmare
Ejemplos ?
Algunas veces un confuso delirio me embargaba, y las ideas quiméricas, funambulescas, ingrávidas, se trasmudaban con angustioso devaneo de pesadilla.
En mayo llegaron los insectos, y la hacienda de Gardner se convirtió en un lugar de pesadilla, lleno de zumbidos y de serpenteos.
Guy de Maupassant LA NOCHE (La nuit, 1887) (Pesadilla) AMO la noche con pasión. La amo, como uno ama a su país o a su amante, con un amor instintivo, profundo, invencible.
Yo vivía, o deliraba dentro del sepulcro. Mis labios murmuraron maquinalmente un nombre, el nombre de siempre, mi pesadilla.... --¡«Ramón!» --¿Qué quieres?--me respondió la sombra que había a mi lado.
Pero la noche anterior, la primera que siguió al fallecimiento de la hermana, al quedarse dormido el malvado en su cama junto al oloroso jazmín, se abrieron todos los cálices; invisibles, pero armadas de ponzoñosos dardos, salieron todas las almas de las flores y, penetrando primero en sus oídos, le contaron sueños de pesadilla; luego, volando a sus labios, le hirieron en la lengua con sus venenosas flechas.
A Joseíto, aferrado con mano crispada a las crines y al atajarre, sin perder felizmente los estribos y apoyándose en las cargas sujetas a la grupa, antojábasele aquello una pesadilla; un dolor vivo y taladrante parecía penetrar su costado; además, la sangre empapaba su camisa.
Allí, en el río, estaba el peligro de la ciudad, la pesadilla de Valencia, la mala bestia cuyo recuerdo turbaba el sueño de las gentes honradas, haciendo amargo el vino y desabrido el pan.
Las espantables bestias prehistóricas, erizadas de dientes, púas y sierras; el oso de las cavernas, grande como un toro; el ciervo, enorme como un castillo y de sanguinaria ferocidad; toda la fauna horripilante, de formas fantásticas, aborto de una pesadilla de la Naturaleza, retrocedió en la noche, guiñando los ojos con aullidos de asombro, ante el rojo sol de la hoguera encendida en la lóbrega planicie, al amparo de cuya luz pudieron dormir tranquilos los humanos.
(247) Ya cercado se creia De los hijos que dejó, De la muger y los deudos Que le venian en pos El sustento demandándole De que con él les privó, Cuya fatal pesadilla Le oprimía el corazon.
Los chicos no lo notaron tanto porque iban a la escuela todos los días; pero no pudieron evitar el enterarse de las habladurías, las cuales los asustaron un poco, especialmente a Thaddeus, que era un muchacho muy sensible. En mayo llegaron los insectos y la hacienda de Gardner se convirtió en un lugar de pesadilla, lleno de zumbidos y de serpenteos.
Y un muro, al que el muchacho Visillac no quiso acercarse más cuando supo que la manea que colgaba de un clavo en esa pared de pesadilla estaba forrada con piel de hombre… Escudriñó un instante la calle Plata, y dijo: “Creo que antes se le llamó “callecita de la luna”.
Como en una pesadilla lo veía al maldito teniente Benegas, rodeado de sus soldados, incitándolos a concluir la obra destructora con un asalto a la bayoneta.